Sólo 9 universidades respetan los derechos de autor: Cempro | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

Sólo 9 universidades respetan los derechos de autor: Cempro

Sólo nueve instituciones de educación superior del país cuentan con la licencia de reproducción reprográfica, de libros protegidos por el derecho de autor, pese a que la fotocopia de estos textos es un delito, denunció Fernanda Mendoza Ochoa, directora general del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (Cempro). Agregó que de acuerdo a estudios recientes, el sector estudiantil en México imprime al año unos siete mil millones de copias, que equivalen a 25 millones de libros de 250 páginas, lo cual supone pérdidas a los autores de más de 200 millones de pesos por concepto de regalías, y una disminución en ventas cercana a los seis mil millones de pesos, en perjuicio de editores y libreros. En entrevista con Crónica, Mendoza Ochoa aseguró que debido a la negativa o poco interés de las universidades por cumplir con este requisito legal, en los próximos meses Cempro podría iniciar procesos de demanda contra algunas de ellas. Sostuvo que prácticamente el 100 por ciento de las fotocopias de textos protegidos por derechos de autor, son requeridas por estudiantes de educación media superior y superior, y cerca de la mitad se realizan en los centros de copiado de las mismas instituciones de las que forman parte. La directora general de dicho organismo que representa a poco más de 60 casas editoriales del país y a más de una decena de autores, lamentó que las instituciones educativas hagan una interpretación errónea sobre su derecho a reproducir obras protegidas, lo cual podría traerles fuertes sanciones económicas de llevarse los casos ante la ley. “No sabemos a ciencia cierta cuántas universidad cuentan con centros de fotocopiado, pero al menos las grandes, las federales, y las estatales, cuentan con ese tipo de servicios, y por parte de las privadas, sabemos que la gran mayoría tienen estos espacios, sin embargo hoy sólo diez instituciones cuentan con una licencia, ocho son privadas y dos públicas”, informó. Sostuvo que para las instituciones de enseñanza media superior y superior existen dos tipos de licencias. “Hay universidades que trabajan a base de antologías y para ellas el costo de la copia por alumno es de quince centavos, si la antología es de 150 páginas, serían 22.50 pesos lo que tendrían que pagar por derechos de autor. “En el caso de las copias que se sacan, sin saber a ciencia cierta cuántas requiere el estudiante por periodo, se otorga una licencia genérica por año, que cuesta 31.50 pesos por alumno, es decir que las grandes instituciones pueden acogerse a este tipo de permisos, y pagar esa cantidad por cada joven matriculado”, específico. Fernanda Mendoza aseguró que desde hace dos años Cempro inició una fuerte campaña para invitar a las instituciones a regularizar su situación respecto a los permisos de reproducción y que al menos en el caso del Distrito Federal ya el 100 por ciento de las instituciones saben que incurren en una falta “pero no lo consideran un tema prioritario”, mientras en el interior del país falta mucho trabajo para entrar en contacto con las instituciones. “Hasta hace unos años no había una entidad como Cempro que les dijera que infringían la ley, y hoy en una errónea interpretación de la legislación autoral, por parte de las áreas jurídicas de las universidades que se acogen a lo que se establece como excepciones al derecho patrimonial porque, dicen, no tienen fines de lucro. “La ley, en concordia con el Convenio de Berna, establece que puedes reproducir sin autorización siempre y cuando efectivamente no tengas fines de lucro y no atentes contra la normal explotación de la obra, y cada vez que se fotocopia para 15 o 30 alumnos, se atenta contra la normal explotación del texto, que es su venta en libro”, explicó. La representante de dicho organismo aseguró que su intención no es iniciar un procedimiento legal en contra de las instituciones, sino convencerlas de que tienen que cumplir con la ley, y llegar a acuerdo para comenzar a pagar. “Después de dos años nadie puede darse por ignorante del tema al menos en el DF, porque hemos carteado a infinidad de universidades, algunas nos han respondido, algunas nos han abierto la puerta y hemos comenzado a tener acercamientos, pero otras ni siquiera nos han contestado el teléfono, y con esas, tengan por seguro, vamos a tener que tomar otras medidas y seguramente empezaremos este año”, advirtió. Agregó que el recurso legal sería “una demanda por reparación de daños, por lo cual tendrían que pagar mucho dinero. El límite lo establece el juez, nosotros peleamos por todo lo que han reproducido sin autorización a partir de la creación de Cempro, estamos hablando de 1998, obviamente nosotros iríamos por todo”. Mendoza Ochoa, informó que la obtención de la licencia se da en unos cuantos días, y hoy la Universidad del Claustro de Sor Juana, la Universidad Iberoamericana (UIA) de León, el Colegio de Michoacán, la Escuela Nacional de Antropología e Historia, y la Biblioteca de la Suprema Corte de Justicia de la Nación son las instituciones con las cuales se han iniciado pláticas formales para dicho trámite. Hasta ahora sólo nueve instituciones cuentan con la licencia de reproducción reprográfica que otorga el Cempro; 80 por ciento son privadas. El cobro por derechos de autor en estas instituciones y algunos centros de fotocopiado externos, significó una recuperación económica apenas cercana al millón de pesos. La UNAM y el IPN faltan a su compromiso ético La directora general de Cempro, Fernanda Mendoza, lamentó que las grandes instituciones como la UNAM, o el IPN en el caso de la Ciudad de México, no acaten la disposición legal de contar con un permiso de reproducción fotográfica de obras protegidas por derechos de autor, con el argumento de que ello “podría representarles algún tipo de conflicto social hacia al interior de las mismas, con los propios estudiantes o con los centros de fotocopiado. “En el caso de que tuvieran centros de copiado concesionados tampoco pueden argumentar que el problema es de quienes tienen la concesión, pues quien la concede es la propia institución y debe incluir el costo de la licencia dentro del acuerdo”. Comentó que además de incumplir con un deber frente a la ley, todas las instituciones donde se fotocopian libros protegidos por el derecho de autor, faltan a su compromiso ético con su comunidad. “No pueden enseñar a formar a estudiantes dentro de dos escalas de valores distintos, donde hay leyes que si se cumplen y otras que no. “Porqué se deben acatar ciertas normas y otras se las pueden brincar olímpicamente; eso es algo que tendrían que responder del otro lado los rectores o directores de las universidades, no nosotros”, dijo. Agregó que la falta de recursos no debe ser un pretexto “porque simplemente existe un derecho protegido por ley, el cual hay que acatar”. Además, las grandes instituciones que cuentan con sus propias áreas editoriales podrían afiliarse a Cempro, cobrar por los derechos de las obras que producen y que se fotocopian en muchas otras instituciones, y así obtener una compensación entre lo que pagan y reciben”, añadió. Instituciones con licencia reprográfica Privadas: Universidad Iberoamericana, Santa Fe; Escuela Bancaria y Comercial; Universidad del Pedregal; Universidad Intercontinental; Universidad Virtual del Instituto Teconológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM); la Casa de la Música, y la Escuela de Periodismo Carlos Septién. Públicas: La Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco, y la Universidad de la Ciudad de México.

Imprimir