La Crónica de Hoy | Ku Kux Klan, una organización racista que obsesiona la memoria de EU

Ku Kux Klan, una organización racista que obsesiona la memoria de EU
AFP en Filadelfia | Mundo | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 14:21:14
El Ku Klux Klan (KKK), una organización racista y violenta que llegó a tener hasta dos millones de miembros durante 1920, sigue rondando en la memoria de los estadounidenses, aunque ya pertenece al pasado. Fundada en 1866 en Tennessee (sur) el KKK convoca la nostalgia por el sur esclavista del país, y se distingue por sus rituales, entre ellos marchas con antorchas, además de sus vestidos y cogullas blancas con símbolos astrológicos. Al año siguiente, el KKK se transformó en una fuerzaparamilitar bajo el liderazgo de ex oficiales del sur, del cual el general Nathan Bedford Forrest fue el primer "gran brujo imperial" del "imperio invisible". El objetivo de la organización era aterrorizar a los antiguos esclavos, que lograron su libertad en 1867, y de "poner fin al dogma de la igualdad racial". Sus encapuchados miembros pretendían reconquistar por la violencia lo que una cruenta guerra civil y las urnas les habían quitado: la supremacía blanca en el sur. Ese primer KKK empezó a desaparecer progresivamente, mientras los conservadores del sur, aliados del Partido Demócrata, volvieron a las andadas en el sur e instauraron leyes segregacionsitas inflexibles. En 1915 emergió un nuevo KKK, que atacó no sólo a los negros, sino también a la Iglesia Católica, sospechosa de maquinaciones antiestadounidenses, a los judíos, a los nuevos inmigrantes y a todos los que enfrentaran el orden moral establecido. A comienzos de los años 1920, este KKK atrajo a millones de simpatizantes, incluidos influyentes políticos. En agosto de 1925, 40.000 de sus miembros desfilaron delante de la Casa Blanca. Pero discrepancias, escisiones y escándalos empezaron a debilitar la organización hasta hacerla casi desaparecer a finales de los años 1930. Sin embargo, el KKK reapareció en 1945 en algunos estados del sur, y el movimiento de reivindicación de los derechos civiles, durante los '60, le ofreció el escenario para manifestarse de nuevo. Aprovechando la mansedumbre de las autoridades locales, los extremistas blancos se lanzaron contra los adversarios de la segregación. Pero sus actos violentos chocaron contra la opinión de la sociedad norteamericana, y contribuyeron a su marginación. En 1963, la explosión de una bomba en una iglesia de Alabama (sur) mató a cuatro niñas, y en 1964 tres jóvenes militantes de los derechos civiles, dos judíos y un negro, fueron asesinados en Mississippi (sur). Por este crimen este martes un tribunal de Filadelfia (Mississippi) halló culpable a Edgar Ray Killen. Hoy los herederos del KKK no son más que un puñado dividido en grupúsculos, a veces violentos, pero incapaces de pesar en la sociedad norteamericana contemporánea.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems