Las tres telenovelas de mayor audiencia en Portugal exhiben la homosexualidad | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Las tres telenovelas de mayor audiencia en Portugal exhiben la homosexualidad

Tres de las telenovelas con mayor audiencia de la televisión portuguesa muestran por vez primera de modo abierto la homosexualidad y, a tenor de los últimos índices conocidos, se trata de una apuesta exitosa para los responsables de programación. Para tales responsables, los registros correspondientes a "Nadie como tú", "Mundo mío" y "Fresas con azúcar" han venido a demostrar que incluir la temática homosexual ha sido un acierto, mientras en la calle la comunidad "gay" y lesbiana reclama a los poderes públicos nuevas leyes que los igualen a los heterosexuales. Para algunos comentaristas periodísticos, lo más sorprendente es que hasta el lesbianismo ha entrado de lleno en los guiones televisivos de éxito, pese a que tradicionalmente ha recibido un mayor rechazo social que la homosexualidad masculina. Curiosamente, las tres telenovelas se emiten en la parrilla de la misma cadena televisiva, "Televisao Independente" (TVI), perteneciente al grupo Media Capital, en el que el español PRISA adquirió recientemente derechos de participación. El personaje de "Liliana", en "Fresas con azúcar" no oculta su condición lésbica, como Alexandre y Joao exhiben sin ambigüedad su homosexualidad masculina en "Nadie como tú" o como sucede con el Miguel Angelo de "Mundo mío". La coordinadora de la primera serie, Inés Gomes, ha explicado que la temática homosexual "la tomamos en consideración hace bastante tiempo" y fue ahora programada por "razones de oportunidad". Otro responsable de la productora, Joao Matos, asegura que las cuestiones relativas a la orientación sexual forman parte desde hace tiempo de "Casa da Criasao", responsable de las telenovelas. Matos cree que si se refleja más ahora la homosexualidad en la pequeña pantalla que en el pasado, se debe a que "Portugal está saliendo del armario", una opinión compartida con el autor de "Nadie como tú", Rui Vilhena. El mismo explica que "hablamos de una telenovela moderna y contemporánea y para que se identifique el público con ella debe ser un espejo de la sociedad" y añade que carece de sentido escribir una historia urbana sin homosexuales en estos tiempos. Pero la mayor parte de los responsables admiten que han tratado provocar una polémica como la que provocó en Brasil el romance lésbico de dos protagonistas de "Torre de Babel", considerada una afrenta moral por la Iglesia Católica y que fue boicoteada. Silvio Abreu, guionista de esa telenovela, escribió un nuevo final para la pareja lesbiana, que murió en la ficción en la explosión de un centro comercial. Pero los guionistas portugueses no temen a las reacciones adversas del público, porque de entrada han evitado las aristas en la redacción ya que, como sostiene Vilhena, "no quiero conmocionar a la gente, porque así no conseguiré mi objetivo, es decir, que reflexionen sobre lo que ven". Además, se recuerda que "Fresas con azúcar" no es la primera telenovela en la que una actriz portuguesa interpreta a una lesbiana, puesto que María Joao Bastos ya encarnó hace menos de un año un papel de ese tipo en "El secreto", una producción luso-brasileña. Para Joao Matos las telenovelas ayudan a romper tabúes y sus colegas Ines Gomes y Rui Vilhena estiman "como son un modo de llegar a todas las personas" y contribuyen a "romper las limitaciones sociales". Vilhena cita al Nóbel colombiano Gabriel García Márquez cuando comentó que "una telenovela puede hacer más por mi pueblo que uno de mis libros". El pasado 25 de junio, miles de homosexuales salieron a la calle en Lisboa, con motivo del "Día del Orguyo Gay", y reclamaron el fin de la homofobia con lemas como "Todos los derechos para todos los amores". Convocados por las varias organizaciones homosexuales, como ILGA Portugal, SAFO, Opus Gay, Pantera Rosa y Nao te Prives, recorrieron la céntrica Avenida da Liberdade coreando lemas como "Cumplir la Constitución. Homofobia no", "Amo a quien quiero, sea hombre o mujer", o "Ni menos, ni más. Derechos iguales".

Imprimir