La Olmeca sí fue la principal cultura madre mesoamericana | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

La Olmeca sí fue la principal cultura madre mesoamericana

Ann Marie Cyphers Tomic, investigadora del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y con 15 años de experiencia en la cultura Olmeca, asegura que esta sí es una cultura madre, y afirma que el reciente artículo de James Stoltman, de la Universidad de Wisconsin, publicado en la revista de la Academia de Ciencias de EU, carece de un fundamento profundo para minimizar su importancia, pues “aunque es una buena investigación por su concepción metodológica y empírica, tiene un gran defecto: polariza el asunto y se basa únicamente en la cerámica, olvidando cuestiones de mayor relevancia como las arquitectónicas o económicas de un lugar como San Lorenzo —primera capital olmeca—“. Hace una semana Stoltman, basado en un estudio realizado en piezas de cerámica de hace tres mil años, aseguró que “después de todo los olmecas no son una cultura madre” pues contrario a lo que “se creía esta cultura fue una gran importadora de cerámica y no exportadora”. Bajo ese argumento el investigador mencionó que “la cerámica procedente de cinco sitios arqueológicos demuestra que los intercambios de artefactos entre los puntos principales del altiplano y de las tierras bajas eran recíprocos y no en un sólo sentido”. Con ello, la conclusión del estudio echaba por tierra la teoría de que los olmecas difundieron su cultura hace 3 mil años desde Veracruz al resto de Mesoamérica. Sin embargo, Cyphers Tomic explica que el artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, es una respuesta a una investigación de Jeffrey Blomster, académico de la Universidad de Washington, que se dio a conocer en Science en febrero pasado. “Esta causó mucha polémica porque en ella se propone a San Lorenzo, como sitio único que producía y exportaba a Chiapas, Veracruz, Oaxaca y a través de lo cual propusieron que el mismo manejo de esa cerámica era la manera en que los Olmecas influyeron en la trayectoria del desarrollo del altiplano”. “A mi manera de ver, ambos estudios son muy importantes porque queda claro que la cerámica decorada, en la que se basan los dos, no va ayudar a resolver las dudas que aún tenemos del Preclásico temprano”. El estudio de Stolman tiene un doble sentido y no comprueba que no existe un sólo punto de origen. Mientras, Blomster muestra un exageración en querer basar un influencia muy profunda con tan sólo piezas de cerámicas, afirma Cyphers Tomic, quien ha estudiado por más de 15 años San Lorenzo, la zona de discordia de las investigaciones. “Por el tiempo de investigar la capital olmeca, podemos decir que tiene una escala, tamaño y estilo que ninguna otra región, creo que en los artículos hay un intento de minimizar los logros de esa cultura para seguir promoviendo un debate por la cultura madre y este tipo de debates polarizan demasiado y hace que se opaque la evolución del preclásico”. La investigadora añade que Stolman “alega que en el artículo de febrero exageran todo y que los logros de San Lorenzo no son relevantes. Pero peca de lo mismo pues omite evidencias políticas y sociales, además asegura que la zona no es tan grande pero no está al tanto de las últimas excavaciones que nos dicen que poseía 500 hectáreas de extensión”. La académica menciona que otro punto a analizar es el denominado “Palacio Rojo”, el cual posee una arquitectura distinta y una columna de piedra “que tuvo que ser importada”, y al que minimizan “pero donde hay evidencia que era un lugar donde los reyes olmecas ejercían su poder”. “Eso es buscar una manera de validar rechazando evidencia”, indica. “Las investigaciones son valiosas por su concepción metodológica y empíricas, nos ponen a pensar muchas cosas que de pronto olvidamos, sin embargo los argumentos requieren de mayor trabajo, con menos polarización dentro del asunto, es decir, no más blanco y negro”.

Imprimir