Edith González, ante su mayor reto: ser jurado | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Edith González, ante su mayor reto: ser jurado

Edith González se enfrenta a su más grande reto: ser jurado en el programa Bailando por un sueño, pues alterna con grandes del baile como lo son Félix Greco, Roberto —pareja de Mitzuko— y Emma Pulido. “Esto es un gran honor. He tomado clases de todo: flamenco, hawaiano, ballet clásico, jazz —desde niña—; a la mejor no soy una experta consumada, pero sí tengo bases sólidas para emitir un juicio”. A diferencia de otras emisiones donde ha habido jueces, aquí no habrá ni buenos ni malos: “Nos han pedido sinceridad, nadie va a tener un rol específico. No vamos a generar polémica por generarla, se trata de darles a los concursantes las armas para lograr la excelencia. No podemos ser suaves, tenemos que ser severos, críticos. Hay que saber decir las cosas, pero eso depende de la personalidad de cada uno. El objetivo es que la gente goce un buen espectáculo, que haya una competencia sana y que ellos se partan el alma, los juanetes y las ampollas”. No cree que los artistas que aquí participan tomen sus críticas como algo personal: “Al principio tenía ese temor, pero lo que dije el domingo fue dicho con mucho cariño. Siento que pude reflejar lo que sentía, que a cada cual le dije realmente algo que le sirviera como arma para defenderse en su siguiente participación. Creo que todos han tenido el sentido de la crítica. Todos tenemos muy buena disposición”. Como toda un profesional, Edith domina el lenguaje de la danza y esto lo hará ver cada domingo por la noche: “El chiste es ir combinando los dos ‘idiomas’ (el coloquial y el profesional) porque también estamos hablando para el público que baila muy bien y que probablemente en muchas cosas sepan hasta más que nosotros. Cada día tendremos que dar opiniones y éstas deberán ser más específicas. Obviamente ellos van a ir mejorando y nosotros tendremos que se más sagaces, como el pedir un apunte en un pie por ejemplo”. De no haber sido jurado le hubiera gustado participar en esta emisión: “Me encantaría bailar, de pronto los estoy viendo y me dan ganas de pararme a bailar. En le escenario veo cosas muy bonitas, muy bien realizadas, gente que a la mejor no hace tan bien un paso, pero si con mucho sabor”. Desmiente que alguna vez haya pensado en incursionar en la política: “Nunca dije eso, lo que sí hago es leer tres periódicos diarios, leo sobre gente que me importa como Jesús Silva Herzog Márquez, Federico Reyes Heroles, Ricardo Alemán, René Delgado. Me gusta estar informada porque mientras más informados estemos mejores ciudadanos seremos y así tendremos más armas para pedirles a nuestros representantes que acaten lo que nosotros necesitamos”. Su rostro se ilumina cuando se le pregunta por su pequeña Constanza: “Es una muñonguísima, es una cosa hermosa, es un regalo de Dios. Todos los días le abro las cortinas para que vaya viendo la luz del Sol. De pronto estoy en el baño, la veo en el espejo y ya me grita. Eso es ahorita, ya después me mandará por un tubo, por eso quiero disfrutarla en esta edad. Mañana cumple un año. Todavía no camina pero ya quiere dar pasitos. Mi casa nunca fue pensada para un bebé, pero ya estoy tomado las medidas precuatuorias; creo que no serán suficientes, pues un bebé siempre te rebasa”.

Imprimir