Muñoz Ledo revela estrategia de Fox para concretar reformas estructurales | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Muñoz Ledo revela estrategia de Fox para concretar reformas estructurales

El ex embajador de México ante la Unión Europea Porfirio Muñoz Ledo reveló que hubo una estrategia seguida por el gobierno del presidente Vicente Fox Quesada para concretar acuerdos con el ex presidente Carlos Salinas de Gortari en que el ex canciller Jorge Castañeda jugó un papel clave. “ Estando bajo mi jurisdicción en Bruselas, la víspera de la visita del presidente Fox a la Unión Europea, hubo un encuentro en el restaurante Lola, entre el ex canciller Jorge Castañeda y Salinas, del cual surgió todo este proyecto”, apuntó. A su vez Cuauhtémoc Cárdenas aseguró que no observa nada de ilegal en la reunión que sostuvieron el secretario de Hacienda, Francisco Gil, con priistas en casa de Carlos Salinas de Gortari y recordó que “muchos funcionarios actuales fueron colaboradores del gobierno de Salinas”. “El presidente (Vicente Fox) no estaba enterado de la reunión, eso fue lo único que nos dijeron ayer en esta entrevista. Yo creo que nunca se había pensado que no existiera y no veo nada ilegal, no veo nada de ilegal, no sé si ustedes lo ven…” sostuvo. Entrevistados por separado durante el anuncio de la Coalición Ciudadana que se realizó en el polyforum ambos políticos se refirieron a las declaraciones de Salinas de Gortari aunque Muñoz Ledo fue más abundante en sus opiniones mientras que Cárdenas se mostró lacónico. Muñoz Ledo abundó en que la estrategia consistía en “ganarse a Salinas y a través de Elba (Esther Gordillo), dividir el voto del PRI (Partido Revolucionario Institucional) para aprobar sus reformas estructurales y la otra fue chantajeando al PRI”. Otra —agregó— fue la de amenazar al PRI y chantajearlo con lo del Pemexgate, pero al final se dejó de presionar sobre ese tema y tampoco hubo comisión de la verdad. La otra estrategia era la de ganar las elecciones intermedias para obtener la mayoría en el Congreso y aprobar las reformas, pero todas fallaron. “Entonces el diseño que habiamos hecho era para la Reforma del Estado, pero se optó por lo otro”, aseguró En ese sentido Muñoz Ledo explicó que esta administración prefirió no impulsar una reforma del Estado ni tampoco crear una comisión de la verdad para resolver los crímenes del pasado ni los daños que se hicieron al patrimonio nacional en administraciones anteriores. En vez de hacer la reforma del estado que implicaba una convocatoria a todas las fuerzas políticas, organizar una comisión de la verdad, para convocar a las fuerzas como se está convocando ahora de nuevo, se optó por sacar las llamadas reformas estructurales, que era un compromiso con los sectores económicos, explicó. Indicó que ése fue el principal error del gobierno federal, “el poner por delante sus reformas, como no tenían mayoría, en vez de hacer una reforma política para tener mayoría, que es lo que nosotros propusimos”. “Esas reformas eran parte de una reforma mucho más importante, ni la apertura del sector eléctrico ni las reformas laborales del país, ni el IVA es el problema hacendario de México. Eran secundarias y dudosas, pero se querían sacar, como programa de gobierno”, explicó. Castañeda lo considera delator y ardido [ Moisés Sánchez Limón ] Ayer el ex canciller Jorge G. Castañeda rechazó haber sido negociador de las frustradas reformas fiscales de 2003 y consideró a su acusador, Porfirio Muñoz Ledo, como un delator que está ardido, es intuitivo, sabe muchas cosas y otras las inventa. Y aunque aceptó haberse entrevistado con los ex presidentes de la República, entre ellos Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo, como lo acusó Muñoz Ledo, negó haber mediado entre los ex mandatarios con legisladores priístas, Elba Esther Gordillo y el secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, para negociar la frustrada reforma fiscal en diciembre de 2003. Incluso recordó que la reunión que sostuvo hace cuatro años con Carlos Salinas, en Bruselas, fue tramitada por el propio Muñoz Ledo, “pero no había secreto alguno e incluso fue en un lugar público”. Además explicó que el presidente Fox lo instruyó para mantener informados a los ex presidentes de la República sobre la política exterior del país. “Yo tuve una relación con Salinas, con Ernesto Zedillo, con Miguel de la Madrid, con Luis Echeverría y con José López Portillo, eso fue evidente”. —Entonces, ¿cómo califica las acusaciones de Muñoz Ledo de que usted negoció los encuentros para ver el asunto de la reforma fiscal?-se preguntó a Castañeda en entrevista, al término de la reunión que tuvo ayer con el secretario de Gobernación, Carlos Abascal Carranza. —Todo es producto de la imaginación fértil y fecunda de Muñoz Ledo, también rancia porque los años pesan. Porfirio dice muchas cosas. —¿Niega entonces que usted haya usado a Elba Esther Gordillo para impulsar las reformas fiscales? —Mi amistad es muy cercana con la maestra que ahí dio una gran batalla y la perdió; podría haber usado su amistad, por supuesto, y todos los recursos, pero yo salí antes. —¿Niega que se le haya ofrecido trato preferencial a Carlos Salinas si apoyaba sacar esas reformas? —Yo salí (renunció a la Secretaría de Relaciones Exteriores) el 15 de enero de 2003, lo que haya ocurrido después no es mío, aunque me hubiera encantado pactarlas, pero no está dentro de mis talentos vaticinar las cosas año y medio antes. —¿Por qué, entonces las acusaciones de Muñoz Ledo en contra suya? —Los años le pesan, y es mejor que use los años que le quedan en otras cosas. —Pero dijo que usted se reunió con priístas para pactar esas reformas. —Yo me reuní con priístas cincuenta veces como canciller, incluso para ver el caso de Irak; concerté con Beatriz Paredes (entonces presidenta de la Cámara de Diputados) y con Enrique Jackson (presidente del Senado) a propósito de las posturas del gobierno (de México). ¡Nada más eso faltaba! —¿Entonces en el desafuero de Andrés Manuel López Obrador hubo alianza del gobierno con el PRI? —Ahí que me esculquen. —¿A qué atribuye estas delaciones, como usted las alude, de Muñoz Ledo? —Él es Juan Camaney, el sabe todo. ¿Recuerdan cómo les dije a los cubanos? ¡Ardiditos! Así está él. Por otra parte, respecto de su entrevista con el secretario de Gobernación, Carlos Abascal, Jorge G. Castañeda informó haberle pedido que el gobierno de México no se meta en el litigio que habrá entre la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, respecto de su demanda para que se le admita registrarse como candidato ciudadano a la Presidencia de la República. Y es que refirió que en diez días más interpondrá ante la CIDH demanda en contra de la SCJN que le negó ese derecho, y de la incompatibilidad del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales con lo dispuesto por la Corte Interamericana. Estableció que mantiene la idea de ser candidato a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, aunque sea en calidad de externo por el PAN pero al frente de una gran coalición, e igualmente ha mantenido pláticas con otros “partidos pequeños” para buscar la candidatura a la Presidencia de la República.

Imprimir