“Al teatro mexicano le falta Manolo Fábregas”: su viuda | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

“Al teatro mexicano le falta Manolo Fábregas”: su viuda

En la noche del pasado jueves, la Familia Sánchez Navarro celebró con una misa oficiada por el sacerdote Efraín Gutiérrez en la Iglesia de Covadonga, el décimo aniversario luctuoso de don Manolo Fàbregas “El Señor Teatro”, quien está en el corazón y memoria de su viuda doña Fela Fábregas, sus hijos, Manuel, Rafael, Martha, Virginia y Mónica -ausente-, así como sus nietos. Acompañados en este momento tan especial y aún triste, pero con resignación para los deudos, observamos en el templo a la actriz Susana Lozano, Carlos Ignacio, Irma Dorantes, el dramaturgo Williberto Lòpez, y demás amigos muy cercanos a la familia. El padre Efraín Gutiérrez en la homilía, al hacer una reflexión y oración por don Manolo Fábregas, pidió por el eterno descanso que en vida fue un hombre que fomento enormemente la cultura de nuestros pueblos, no sólo en México, también en el resto de los países de América Latina. Al proseguir con sus palabras de reconfortación y admiración a los descendientes de El Señor Teatro, comentó a doña Fela, a sus hijos y amigos; que es muy gratificante ver unidas a las personas en estos momentos de recordar al ser amado perdido, “estamos aquí para pedir por el eterno descanso de la persona que quisimos mucho en vida. Es un gusto verlos reunidos en amistad y solidaridad para con los deudos”. “ME HACE FALTA”. Doña Fela Fábregas comenta que la ausencia de su esposo a 10 años de su fallecimiento, “es insustituible. Tengo un dolor enorme, hace mucha falta. Estuvimos juntos durante 40 y tantos años desde muy jóvenes y parece, que ya lo superé, estoy bien, estoy contenta; que lo acepto, pero me queda algo de dolor y sale a flote. Indica la doliente que, “yo creo que al Teatro Mexicano le hace falta a Manolo. Tenía un público que lo seguía al actor, de director y como productor teatral. Hoy en día es menos los que tienen casta artística”. Por su parte, su hijo mayor Manuel Fàbregas, comenta, “después de estos 10 años, confieso que extraño su sentido del humor. Extraño mucho a mi papá arriba de los escenarios. Yo soy el que más estuvo en las producciones, arriba de los escenarios con él. Extraño mucho las Navidades con él. Extraño la ausencia de la cabeza. Hoy lo platicábamos, parece ser que después de una década, espero que esté feliz y haga teatro allá arriba”. En este sentido, el actor Carlos Ignacio recuerda que “fui el último afortunado de ser dirigido por él, en la obra Sálvese quien pueda. Después de haber pasado la prueba, era una gente maravillosa con las personas que se ganaban su confianza: muy amigo, muy ameno, lleno de anécdotas que se podría estar con él noches enteras, en pláticas divertidísimas. Conservo de él una carta, en la que me augura mucho éxito Me dice cosas muy bonitas, y él no me llamaba Carlos Ignacio, sino Lorenzo Rafael”, reseña. * Semblanza Nació el 15 de Julio 1921 en la ciudad de Vago España Su verdadero nombre fue Manuel Sanchez Navarro Schiller. Fue hijo de Vigo Schiller y Manuel Sanchez Navarro, ilustres artistas españoles. A pesar de su gusto por el cine, siempre se involucró más en el teatro. Fue considerado El Hombre Teatro. Fue uno de los pioneros del género dramático en nuestro país. Su abuela fue Virgina Fábregas de quien recibió una gran educación dentro de la actuación. Fue un de los pocos actores que se preocuparon en montar musicales de Broadway y Londres en México. Desde su niñez participó en grandes producciones teatrales y al paso de los años se convirtió en uno de los galanes más codiciados. Se fue a buscar éxito en España y fue con la cinta La Noche del Sábado participó con María Félix, ahí logró un prestigio y el reconocimiento del público español. En el año 1950 llegó a México y empezó a producir obras de teatro como Celos al aire con Silvia Pinal, Carmen Montejo. En 1951, contrajo nupcias con Rafaela Salinas mejor conocida como Fela Fábregas quien se encargó además de sus relaciones públicas. De esa relación tuvo seis hijos: Manolo, Virginia, Martha, Mónica y Rafael. En 1955, fue premiado como el mejor galán y actor más popular de la televisión por su programa La Telenovela dominical de Manolo Fábregas. Siempre se preocupó por lanzar a artistas españoles en México como Aurora Batista, Amparo Rivelles y Enrique Rambal. En 1965, inauguró el teatro que lleva su nombre en la colonia San Rafael donde dirigió y actuó en la obra Cualquier miércoles donde compartió el crédito con Fernando Soler y Silvia Pinal. En ese mismo escenairo se presentó El Violinista en el tejado. En 1977, El diluvio que viene fue otra de sus grandes producciones y duró en cartelera tres años en un local con un cupo para mil 400 personas. En 1990 abre sus puertas el teatro Virginia Fábregas utilizado en un principio como taller de sus alumnos de la escuela Manolo Fábregas, dedicado a presentaciones poco conocidas como Sor-pre-sas, obra que estuvo un año en cartelera. En cine su participación fue estupenda. Películas como “La herencia macabra”, “El asesino x”, “Arrabalera”, “Lagunilla mi barrio”, “El mártir del calvario” y “Mecánica Nacional” por la cual obtuvo una Diosa de Plata por su actuación. Empero, el 4 de febrero de 1996 Manolo Fábregas dejó de existir víctima de un paro cardiaco, se le rindió un último homenaje de cuerpo presente en el teatro San Rafael y fue sepultado en el Panteón Jardín de la Ciudad de México.

Imprimir