Homenaje a María Rubio por 50 años de actuar | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

Homenaje a María Rubio por 50 años de actuar

Dos razones preponderantes tiene la aparición en el mercado de publicaciones, la revista bimestral Super TV. Una, rendirle un homenaje justo por su trayectoria de 50 años, a la primera actriz María Rubio. La otra es reconocer la importancia de la novela Cuna de lobos, en la televisión mexicana, como la de mayor éxito e importancia de todos los tiempos, a 20 años de su estreno en la pantalla chica. Así, directivos encabezados por Álvaro Cueva y Macarena Quiroz, citaron en la sala 2 de la Cineteca Nacional a los protagonistas de esta telenovela. Lamentablemente tres de las “cabezas” de esta producción fallecieron: el escritor Carlos Olmos, el compositor de la música Pedro Plascencia y el productor Carlos Téllez, a quien se les recordó con un minuto aplausos. Sin embargo, estuvieron presentes en su ausencia, la señora Margarita y Matilde Morgan, hermana y madre de Carlos Olmos, la productora Mapat, por Carlos Téllez y la actriz y empresaria de Aventurera, Carmelita Salinas, por su hijo Pedrito Plascencia. A ellas, no sólo se les entregó, el reconocimiento-diploma por parte de la revista, sino también una fotografía enmarcada de ellos. Álvaro Cueva, al reflexionar sobre la relevancia de Cuna de lobos, como tema central abordada en las páginas de la revista, dice muy tajante: “A mí lo que me interesa es que México recuerde qué nos significó esta telenovela y sobre todo que la conozcan las nuevas generaciones que no la vieron, para que la puedan valorar”. Detalla que fue un melodrama serial que marcó una época. Un fenómeno social, sin precedentes, un producto que revolucionó la manera de hacer, ver y entender las telenovelas. CATALINA CREEL: MI MÁXIMA PERSONIFICACION. María Rubio, previamente a ser homenajeada en vida por cinco décadas en la actuación, confiesa que: “Yo sabía que no iba llegar otra Catalina, ¡nunca jamás!”. Reconoce la primera actriz que “el haber encarnado a Creel, me dejó ser muy conocida por todo México, porque desde niños, mujeres y hasta viejitos sabían de mí. Nunca me agredieron y siempre me hablaron con respeto. También ser conocida en el extranjero. Otra de las satisfacciones que me dejó, fue hacer la mejor villana en la televisión mexicana”. La señora Rubio, precisa que “nunca me casé con Catalina Creel, la enterré en su momento y vive en mi recuerdo...”. Acepta que a dos décadas de la aparición en su carrera de esta telenovela, hubo una ”laguna” de cinco años de inactividad posterior a esta producción. No obstante, lo ve como “sube y baja, o de como viene y como va esta profesión. Entonces, la carrera hay que tomarla así...”. Comenta María que tampoco está deseosa de personificar cuanto papel de novela se le ofrece, aun cuando tiene una exclusividad en Televisa. “Un buen personaje bienvenido... lo que pasa es que las buenas son muy tontas y a mí no me gustan; sino las malas. Que quedan en la memoria y gusto de la gente”. Y mientras se le requiere para otra novela de televisión, está ensayando la obra Esta noche es mi noche, con Juan Ferrara, Victoria Ruffo, Ana Layevska, Pompín Iglesias, con la dirección de José Elías Moreno. LLEGÓ LA MONTEJO. En este sentido, también arribó la excelsa actriz Carmen Montejo, quien en su momento interpretó a Esperanza Mandujano. Por cierto recuerda: “Le puse ternura a esta historia como Bracho, porque el resto de los personajes se caracterizaron en hacer puras villanías”. Comenta que ahora que se va a retomar para su producción el guión de Cuna de lobos, espera que “mi papel de Esperanza lo haga Diana Bracho, por sus cualidades histriónicas. Sin embargo, sabemos que la que se va a robar nuevamente las cámaras será Catalina Creel, como lo logró María”. Muy animosa llegó doña Carmen Montejo, luego de haber sido operada de sus rodillas semanas anteriores, por lo que, en su casa se sostiene con una andadera, para no perder el equilibrio y continuar con sus proyectos de teatro. Un personaje, el de Catalina Creel, marcó la vida profesional y personal de María Rubio. Con una trayectoria de más de 50 años en la actuación recibió reconocimiento. La ojiazul ha confesado, con un dejo de tristeza, que este personaje la hirió, porque la gente sólo la recuerda como la malvada Catalina Creel. Carlos Olmos creador de la historia y Carlos Téllez su productor, jamás imaginaron que Cuna de lobos sería un parteaguas en las telenovelas mexicanas. Hay un antes y un después de esta historia cuya música original es del querido compositor Pedro Plascencia Salinas. Estos tres creativos se han ido. Catalina, la villana del parche, la falsa tuerta, dio a María la fama y popularidad que la Rubio nunca habría conocido sin ella. Al finalizar la novela su vida cambió porque durante cinco largos años nadie le dio trabajo. ¿Qué personaje haría de la altura de la Creel?... Finalmente, el talento de María se antepuso al personaje, la contrataron de nuevo y demostró su calidad de primera actriz. (Elvira Gómezturja)

Imprimir