Archie Lanfranco vive La Pasión de Cristo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

Archie Lanfranco vive La Pasión de Cristo

Por sexto año consecutivo, el actor y modelo español Archie Lanfranco personificó a Jesucristo en el Via Crucis que se realizó en las cercanías de la iglesia de Santa Teresita, en las Lomas de Chapultepec. Crónica estuvo presente con él durante su sesión de maquillaje y caracterización, así como durante la representación que congregó alrededor de 300 personas. Para él participar en este evento es un sueño realizado, pues desde niño se sintió atraído por la figura de Jesús. "Cuando era monaguillo, una vez mirando una cruz dije, ¿Qué se sentirá estar ahí? Me gustaría estar ahí algún día. Y fue un sueño que se me volvió realidad", comentó el actor, quien proviene de una familia católica. "Es un regalo de Dios poder representar a Nuestro Señor Jesucristo, en algo muy chiquitín que es lo que yo hago", comentó humildemente Archie, que además de participar en telenovelas ha modelado para las más prestigiosas marcas. EL RETO DE CONVERTIRSE EN JESÚS. Mientras era caracterizado por Julio Castro, Archie confesó que cada año le pide a Dios la fe suficiente para enfrentar el reto. Y, claro, tiene que mantenerse en buena forma, visitando el gimnasio, ya que a la hora de dar vida al Nazareno lleva a cuestas una cruz de madera que pesa noventa kilogramos, por más de una hora, bajo el sol implacable y en completo ayuno. En las semanas anteriores al Viernes Santo, medita y lee pasajes de la Biblia, además de complementar su preparación mediante la abstinencia sexual. LO HACE CON TODO EL CORAZÓN. Ninguna de las personas que participan en el Via Crucis cobra un solo centavo. "Es todo de corazón. Aquí no venimos a posar, venimos a hacerlo por Nuestro Señor, a quien se lo dedicamos", comenta Lanfranco, para quien lo más importante es "llevar un mensaje de amor, paz y sensibilizar a la gente." Habiendo perdido a su padre en enero, Archie ha encontrado que cada latigazo recibido durante el Via Crucis le hace sentir de una manera especial: "Se me cruzan muchas emociones: de amor, de una paz interior muy fuerte", señaló el actor, devoto de la Virgen de Guadalupe. Al final del día, Archie Lanfranco termina con la espalda lacerada por los latigazos, con golpes en las rodillas y una muñeca lastimada, tras una caída inesperada. Todas esas marcas corporales desaparecerán en unos días, pero la conexión espiritual con Dios permanecerá con él en lo más profundo de su ser.

Imprimir