El hombre que guarda todos los recuerdos de su vida en bits | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

El hombre que guarda todos los recuerdos de su vida en bits

Imagine que todas las personas que ha conocido en su vida han sido fotografiadas y sus datos conservados. Imagine que todo lo que ha leído, desde los libros de su infancia hasta la última factura por pagar, está almacenado. Imagine que quedaron grabadas todas sus conversaciones. Imagine que hay una copia de todo lo que escribió. Imagine que quedó registro de la temperatura y del color del sol y hasta de cuantas veces latió su corazón en su última cita. Y que todo está disponible en una base de datos en su PC listo para ser rememorado. Estas no son suposiciones de ficción, sino uno de los experimentos en que está trabajando Microsoft. Se trata del proyecto MyLifeBits y la persona que está grabando toda su vida es Gordon Bell, investigador del Media Presence Research Group de esta compañía. En una entrevista exclusiva con Crónica, Bell, de 71 años y que radica en San Francisco, cuenta el sorprendente plan: dejar registrada su vida en formato electrónico. De esta forma, los diarios personales dejarían de ser sólo un cuaderno con anotaciones parciales. Podríamos revivir un determinado momento a través de sus huellas imborrables, aquellas que van más allá de los engaños de la memoria humana, y quedan fielmente registrados en el recuerdo digital. MyLifeBits es interesante desde dos niveles: su experimentación en relación a guardar toda una vida, y los desarrollos en el software necesarios para ello. Su software fue desarrollado por Jim Gemmell y Roger Lueder y permite hipervínculos, anotaciones y búsquedas rápidas del material. También se busca que la grabación sea un proceso sencillo. Inicio. Todo empezó cuando Gordon Bell comenzó a escanear el material de su oficina, para evitar la utilización del papel como medio de archivo. La idea de digitalizarlo todo fue creciendo hasta transformarse en este proyecto, en el que viene trabajando desde 2001. Bell piensa que los beneficios de este proyecto se verán también en la vida cotidiana de cualquier persona, ya que “brindará la posibilidad de conservar en un lugar todo lo que pasa a lo largo de la vida”. El investigador ya ha capturado y guardado digitalmente artículos, fotografías, dibujos, presentaciones, libros, cartas, CDs de música, memos, anotaciones, videos caseros, conferencias, y archivos de voz. Ahora, comenzó a sumar llamadas de teléfono, mensajes instantáneos y contenido de radio y televisión. Paralelamente, fotografía a toda la gente con que se encuentra y hasta utiliza un dispositivo de GPS que registra cada paso que da, en conjunto con una grabadora de audio y una cámara SenseCam que saca automáticamente hasta dos mil fotografías por día. También comenzó a registrar información biológica, como los latidos del corazón o las calorías que quema. Archivo. Este proyecto guarda aproximadamente 1 GB por mes. Ya hay grabados mil 300 videos, 5 mil archivos de sonido, 43 mil imágenes, casi 100 mil correos electrónicos y 70 mil páginas web, entre otros. En total tiene cerca de 250 mil archivos. En Microsoft calculan que para grabar 80 años de recuerdos de una vida se necesita un Terabyte. Vivencias. Ante tal avalancha de información, bien vale preguntarse cómo se distingue después lo importante de lo trivial. Bell afirma que la relevancia “depende de uno mismo y del contexto de lo que está guardado, ya que en algún punto, todo puede ser relevante o útil para algo”. — ¿Cómo cambió su vida desde que encaró MyLifeBits? — Siento que me ofrece una forma de “descargar” mi memoria, porque lo recuerda todo. Puedo decir que me hace sentir más libre y a la vez más responsable. — ¿Cómo toman su familia y sus amigos el que usted esté todo el tiempo grabando todo, incluso a ellos? — ¡Les encanta! isobre todo cuando quieren alguna foto o grabación que saben que tengo. — De los recuerdos que tiene guardados, ¿cuál es el que más aprecia? — Las fotos de mi familia, de mis nietos. Y por otro lado, también considero importantes todos mis, documentos, expensas, las cuentas que he pagado, etcétera. Igualmente la información médica que guardo lo es. Lo que es importante puede variar… Puede ser simplemente un mensaje telefónico o un número de teléfono o contacto de una persona que necesito encontrar. — ¿No teme que las nuevas tecnologías que registran todo puedan convertirse en un riesgo para nuestra vida privada? — No, en absoluto. El riesgo no es peor que si alguien entra a tu casa y roba tus archivos. Además uno puede encriptar todo lo que guarda para protegerlo. — ¿Qué mejoras necesitan realizarse todavía en MyLifeBits? — Nos gustaría tener un software que una las fotos con texto hablado, para hacer el sistema más fácil de usar. Y encontrar algún método para clasificar y organizar automáticamente la información de acuerdo a categorías arbitrarias, archivos, palabras clave etc. — ¿Cuáles han sido los avances alcanzados gracias a este proyecto? Actualmente podemos almacenar más contenido, incluyendo cada latido del corazón o información médica. Esto posibilita el acceso y la acumulación de otra información sobre nosotros mismos. También se logró captar información de una variedad de fuentes posibles, como teléfono celular, Internet, habitaciones, reuniones, etc. — ¿Qué es lo más importante que debería saber la gente sobre MyLifeBits? — Que todo el que esté usando una PC ya ha empezado a construir su propio LifeBit. Por eso, creo deberían guardar todo lo que puedan dentro de la máquina y asegurarse de hacer copias de seguridad. Y no deberían desechar nada, uno no sabe cuándo va a necesitar algo. Bell considera como el principal desafío incrementar las aplicaciones que exploten la estructura natural de la base de datos. Se trabaja para perfeccionar el sistema de almacenaje, de forma tal que se puedan crear links que faciliten la organización y las búsquedas. En cuanto a la duplicación por parte de los usuarios comunes de este uso de la tecnología, sin dudas se verá facilitado día a día, ya que cada vez más cosas (fotos, música, cartas, artículos periodísticos, etcétera) vienen en formato digital. Y gracias a la creciente capacidad de almacenamiento de los discos duros y la facilidad para capturar imágenes desde videocámaras y celulares, todos podremos armar nuestra propia memoria virtual. O por el contrario, quizás lleguemos a pensar, como Martin du Gard, que la vida es imposible si se recuerda todo, y que el secreto está en saber elegir lo que debe olvidarse.

Imprimir