La Crónica de Hoy | Hallan en Tula mural dedicado a Quetzalcóatl

Hallan en Tula mural dedicado a Quetzalcóatl
Notimex en Tula | Cultura | Fecha: 22-jul-06 | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 02:23:13
Esplendor. El mural a Quetzalcóatl (recuadro) fue encontrado cerca de la zona prehispánica de Tula, Hidalgo.
Gente que trabaja en la construcción de un distribuidor vial en Tula de Allende, Hidalgo, halló vestigios arqueológicos de un conjunto habitacional distinto a los habituales en la zona, que confirmarían el paso de Quetzalcóatl por el lugar, tal y como indican algunos estudios. El hallazgo incluye depósitos, ofrendas, entierros de adultos y muestras de diversas fases constructivas que, según estimó el arquitecto Sergio Camarena, director del centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Hidalgo, “permitirán avanzar en la comprensión del proceso evolutivo de Tula y de la cultura tolteca en general”. Aclaró que si bien no se trata del descubrimiento de una pirámide o de un gran templo, en la investigación arqueológica cualquier vestigio es importante para descifrar el rompecabezas que suponen las civilizaciones antiguas y merece ser estudiado a profundidad. En el lugar del descubrimiento, el arqueólogo encargado de los trabajos, Luis Manuel Gamboa Cabezas, destacó que en este momento se realizan trabajos de rescate arqueológico que han permitido resguardar unas 300 bolsas con material diverso. Incógnita. De entre los diferentes hallazgos destacan unos fragmentos de una pintura mural dedicada a Quetzalcóatl, que podría datar del año 900 d.C. Se trata de una pintura en colores rojo, amarillo, verde y azul que llaman la atención debido a que no concuerda con las de la población de la zona, pero tampoco corresponde a la élite. “Presumimos que se trata de una zona de paso de Quetzalcóatl. No se trata de un templo, sino de un sitio con advocaciones que comprobarían los estudios ya existentes en el sentido de la presencia del Quetzalcóatl, hombre que, se cree, habitó y gobernó en Tula a los toltecas, una de las mayores civilizaciones mesoamericanas. Sobre el fresco refirió que no se trata de una construcción propia, sino de una especie de muros de otras construcciones, colocados como ofrenda, de manera intencional, de cara hacia arriba, cubiertos cuidadosamente con depósitos de una especie de concreto que han hecho difícil su obtención. Por las dimensiones de la pintura, las cuales no han sido determinadas aún, es que también se ha solicitado la colaboración de la Coordinación de Conservación, a fin de que se haga un correcto manejo y preservación del material y quizá pueda pensarse en exponerse en el museo local, comentó. Gamboa explicó que para la obra vial se habían realizado seis excavaciones de donde se han extraído fragmentos de cerámica, figurillas y lítica tallada, asociados a piedras careadas y fragmentos de pisos estucados. “Esto hace suponer que se trata de construcciones habitacionales, de la fase Tollan (950-1150 d.C), con reocupación durante el periodo post clásico tardío (1310-1521 d.C)”, dijo Gamboa. “Por el tamaño de la habitación”, agregó, “estaríamos hablando de superficies de unos tres metros cuadrados en las que habitaban de tres a cuatro personas. En lo que respecta a sus acabados, éstas corresponderían a una clase intermedia. También se informó que ya se realizan estudios botánicos por medio de muestras de tierras que se envían al laboratorio, donde se separan los restos orgánicos y micro restos que señalan la vegetación existente en el entorno, y en específico, lo que se estaba ofrendando en este sitio. Continúan obras viales Los trabajos de rescate de los vestigios recién comenzaron y se estima que pasarán más de dos meses para que concluya esta fase en la que se toman muestras para su estudio. Sin embargo, hasta el momento no tienen previsto detener las obras viales que, consideran, también son importantes para el desarrollo de la actual sociedad de Tula. El Distribuidor Vial de Tula de Allende se ubica en el entronque de la Avenida Nacional y Melchor Ocampo, frente al Parque Nacional del Municipio, en la zona denominada B, protegida por un decreto de 1993 que la declaró área de reserva de investigación y protección al entorno de la zona arqueológica de Tula. De ahí que esté sujeta a las disposiciones del INAH en materia de protección del patrimonio cultural arqueológico. Al respecto, el arqueólogo Gamboa Cabezas aclaró que el trabajo del equipo del INAH en la zona no es de excavación, que les permita ampliar los hallazgos, simplemente de rescate arqueológico para consolidar lo ya descubierto, y una vez tomadas las muestras pertinentes para su estudio, volver a cubrirlas. Explicó que en estos trabajos han participado de manera coordinada las autoridades y la empresa encargada de la obra, de tal manera que han facilitado el rescate arqueológico, mientras la obra pública avanza en las zonas que liberan los arqueólogos.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems