La Crónica de Hoy | En México hay un mal diagnóstico del trastorno por déficit de atención

En México hay un mal diagnóstico del trastorno por déficit de atención
Patricia Huesca | Salud | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 22:09:21
Prevención. Si no se tiene una terapia adecuada en la enfermedad puede causar farmacodependencia.
La elección de fármacos para tratar el Trastorno por Déficit de Atención (TDA), es uno de los mayores conflictos que tienen los padres a la hora de elegir la terapia adecuada pues en algunos casos existe el riesgo de que desarrollen adicción. Y es que el TDA simple o con Hiperactividad (TDAH), afecta ya a cinco millones de mexicanos, de los cuales, 1.5 millones son niños de entre seis y 12 años, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud. Uno de los medicamentos más utilizados en el país es el Rytalin, cuya principal sustancia es el metilfenidato, componente análogo a la cocaína y las anfetaminas, según la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), perteneciente a la Organización de las Naciones Unidas. Este fármaco no puede ser empleado para tratar a adolescentes con TDAH que sean adictos a alguna droga como cocaína o alcohol, porque esa situación provocaría un mayor riesgo de continuar en el consumo, revelan estudios realizados por la Organización Internacional Citizen Commission on Human Rights. El paciente que tiene antecedentes de abuso de drogas tratado con metilfelinato debe ser vigilado más estrechamente, porque existe un riesgo aumentado de que cometa un abuso de Rytalin, ya sea que lo tome de manera excesiva o por otras vías de administración diferentes al oral como pudiera ser por inhalación. Edith Alva, profesora del curso de neurología pediátrica del Centro Médico La Raza explicó a Crónica que “efectivamente, el metilfenidato es un derivado de la cocaína pero la sustancia activa no tiene nada que ver con la cocaína”. El metilfenidato es un estimulante selectivo del sistema nervioso que se utiliza en forma precisa y exclusiva para déficit de atención. Sin embargo, se ha abusado de la prescripción y se han incrementado las dosis. Además, reconoció la neuróloga pediatra, uno de los problemas fundamentales es que existe un mal diagnóstico. “De cada 50 pacientes con TDA, 15 tienen epilepsia del lóbulo temporal, es decir, una descarga del cerebro que nos puede simular síntomas parecidos a trastorno de conducta con agresividad e impulsividad sin ser estrictamente TDA”. Al respecto, la Organización Internacional Citizen Commission on Human Rights, ha venido informando que en México son pocos los padres de hijos que padecen TDAH que han sido alertados sobre los efectos secundarios que produce el consumo de Rytalin. Dicha Organización precisa que este tipo de drogas psiquiátricas pueden causar adicción, delirio, alucinaciones y disminución en la intensidad de la expresión emocional, por lo que los familiares del paciente deben de recibir toda la información por parte de médico. Por su parte, la presidenta de la Asociación Mexicana por el Déficit de Atención Hiperactividad y trastornos Asociados A.C. (AMDAHTA), Adriana Pérez, destacó a Crónica la necesidad de legislar en materia de hiperactividad para ayudar a los niños que ahora sufren este trastorno. “Actualmente, dos terceras partes de los afectados por el TDA son adultos que no fueron atendidos a tiempo y están siendo afectados en todos los aspectos de su vida, pues esta condición viene acompañada de violencia, inestabilidad familiar, problemas económicos y adicciones”, dijo Adriana Pérez. “Este trastorno puede presentarse con diferentes características. Si el niño no manifiesta problemas de conducta nadie se da cuenta que no está aprendiendo, simplemente lo califican como flojo”, abundó. Patricia Romano Vázquez psiquiatra del Grupo Psiquiátrico Infantil explicó que el TDA “es un problema neurobiológico, que se presenta entre el siete y el 10 por ciento de la población en general, donde se ven afectadas una serie de funciones cerebrales, como la capacidad de fijar la atención, medir las consecuencias y elaborar juicios sociales, entre otras”. Por lo general, el TDA se identifica a través del desempeño académico del niño por ello, dijo, “es necesario modificar el programa educativo. Sería ideal que los maestros cambiaran su método pedagógico desde que están en formación”. Al respecto, la presidenta de AMDAHTA reconoció la necesidad de que incluso, los programas de los estudiantes de pedagogía incluyeran más los aspectos de la conducta de los niños. Sólo hay 200 neuropediatras para atender a los menores Los especialistas que se necesitan para atender el TDA son neurólogos y psiquiatras, en cuanto a los médicos que cuentan con el registro ante la Secretaría de Salud, México tiene alrededor de 200 neuropediatras y 300 paidopsiquiatras mientras en el país existen 33 millones de menores de 14 años. El trastorno es caracterizado por tres aspectos principales: impulsividad, hiperactividad y déficit de atención. Durante muchos años fue considerado un castigo del cielo, por lo que los niños eran vistos como endemoniados o perturbados. Hasta 1903 aparece una clasificación médica que lo coloca entre las enfermedades mentales. Además, existen trastornos asociados que incluyen hiperactividad con ansiedad, depresión, impulsividad severa e impulsos motores, de lo que surge una nueva clasificación llamada cormovilidad, que trata el padecimiento de forma particular. El TDA es un padecimiento de por vida, que suele aparecer entre los tres y cuatro años, de tal forma que desde que cursan preescolar, quienes lo padecen tienen problemas de aprendizaje y adaptabilidad. Pendiente, legislar sobre el tema: SEP y SSA El año pasado, la fracción del PVEM (16 marzo 2005) presentó un punto de acuerdo donde solicitó a la Secretaría de Educación Pública establecer en los diferentes niveles de enseñanza básica programas y acciones para orientar detectar y canalizar adecuadamente a niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Además, la propuesta incluía la creación de una Norma Oficial (por parte del Sector Salud) que contemplara las previsiones necesarias para coadyuvar a que el personal docente de los centros educativos identifiquen o reconozcan esos comportamientos a efecto de orientar a los padres de familia para que, en su caso, acudan a las instituciones del sector salud para los diagnósticos y tratamientos correspondientes, sin condicionar el sitio donde puedan recibir esa atención, sin embargo, la iniciativa fue desechada.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems