Atribuirán paternidad a quien rechace someterse a prueba de ADN, establece la Suprema Corte | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

Atribuirán paternidad a quien rechace someterse a prueba de ADN, establece la Suprema Corte

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó ayer que es inconstitucional aplicar “medidas de apremio” para practicarle exámenes de ADN a alguna de las partes en un juicio de paternidad. Sin embargo, resolvió también que la renuencia a la práctica de exámenes de ese tipo se tomará como elemento jurídico de presunción de la paternidad, y por consecuencia, para resolver que el progenitor está obligado a las responsabilidades que marca la ley. Los Códigos de Procedimientos Civiles del Estado de Nuevo León y el Estado de México —entidades que han presentado las controversias por juicios de paternidad— establecen castigos para quienes incumplan una orden judicial de practicarse exámenes de ADN. De acuerdo con la Corte, sin embargo, tal medida es inconstitucional, pues los artículos 14 y 16 de la Constitución Federal garantizan el derecho a la integridad corporal, la cual incluye la libertad de decisión respecto del propio cuerpo y la protección que el Estado debe brindar para evitar que el gobernado sufra invasiones en su integridad física. “Lo anterior no significa que se deje a merced de la voluntad del presunto ascendiente el interés superior del menor, pues el hecho de que las medidas de apremio no sean aplicables a este tipo de juicios, no implica que la negativa u oposición para la práctica de la prueba quede sin consecuencia alguna, pues en todo caso debe operar la presunción de la paternidad”. La Corte basó su veredicto en el artículo cuarto de la Constitución Federal, así como el tercero, sexto, séptimo y octavo de la Convención sobre los Derechos del Niño, y el 22 de la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes. “Los menores tienen derecho a conocer su identidad, y la importancia de ese derecho fundamental no sólo radica en la posibilidad de que conozcan su origen biológico, esto es, quiénes son sus padres, sino en que de ese conocimiento deriva el derecho del menor, constitucionalmente establecido, de que sus ascendientes satisfagan sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano esparcimiento para su desarrollo integral, además de que puede implicar el derecho a una nacionalidad determinada”, consideró la Corte. Ante la negativa del presunto ascendiente a practicarse la mencionada prueba, debe operar la presunción de la paternidad, ya que los derechos del menor a conocer su origen y tener un medio de manutención están por encima de las otras garantías del presunto progenitor, “lo contrario llevaría a dejar el interés superior del niño a merced de la voluntad del presunto progenitor y no se respetaría su derecho fundamental a conocer su identidad”.

Imprimir