John Patitucci se inició tocando cumbias en bodas | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

John Patitucci se inició tocando cumbias en bodas

Confesión. La música es lo que más amo, dice John Patitucci desde Nueva York.
“Parte de mi formación incluyó tocar cumbias con grupos mexicanos, de esos que actúan en las bodas. Es algo que siempre me gustó”, recuerda John Patitucci en entrevista con Crónica vía telefónica desde su casa en Nueva York . Este sábado 2 de diciembre Patitucci va a ofrecer un concierto en El Lunario, a las 20:00 horas, y estará acompañado por Antonio Sánchez en la batería y Ed Simon al piano. Sobre esta relación, recuerda: “Conocí a Antonio en París. Él era estudiante de Danilo Pérez. He tocado en su trío muchas veces, lo respeto mucho y siempre que puedo busco la manera de trabajar con él. Su carrera ha crecido mucho desde que lo conocí”. Tres décadas. Virtuoso del contrabajo y el bajo eléctrico, John Patitucci tiene ya 30 años en la escena mundial del jazz y en cada uno de sus trabajos pone siempre un toque latino. El músico comentó que “siempre he estado muy interesado en la música latina, por alguna razón u otra. Cuando era chico yo era muy aficionado a la música de Carlos Santana. Luego me empezó a gustar el jazz y el new age, pero siempre terminaba escuchando a músicos latinos, de Puerto Rico, de Cuba, de Brasil. Me gusta mucho el sentimiento. “Tal vez influyen también mis raíces latinas, porque tengo ascendencia italiana, y crecí escuchando la música folclórica latina. Siempre encontré una conexión entre el jazz, su origen africano y América, el ritmo y la cadencia siempre me llamaron la atención y esa conexión me intrigaba”. Aunque no han grabado un disco de jazz propiamente, sí les ha tocado estar juntos en el estudio de grabación, a lo que el bajista dice que espera poder grabar un buen álbum de jazz con él. Destacado. Reconocido en el mundo entero por sus colaboraciones con Chick Corea y Wayne Shorter, Patitucci tiene en su haber más de veinte producciones discográficas propias y otras tantas como parte de las bandas de otros músicos. Ahora llega con Line by line bajo el brazo, un trabajo en el que incluye temas de grandes músicos. ”Estoy muy emocionado con él, la verdad es que está vendiendo más de lo que yo esperaba. Creo que muestra que he crecido un poco como compositor y músico. Es un trabajo fresco. Verás, a mí me gusta tener al mismo tiempo un par de tríos. “Para un bajista como yo, el formato de trío es muy enriquecedor, genera un entorno muy positivo porque abre mucho espacio para el instrumento. El disco cuenta con la participación de Brian Blade en la batería, Adam Rogers en las guitarras, Chris Potter en el sax y además cuenta con un cuarteto de cuerdas”. Homenaje a Falla. En este material explaya como compositor, pero brinda un espacio para rendir un homenaje a Manuel de Falla con la composición Nana. Sobre esto, dice que “De Falla es un gigante, es fantástico e increíble, es el más grande de los músicos españoles que existe, fue un verdadero honor un tema de él”. Agregó, “la música es lo que más amo, así que trato de escoger con sabiduría en qué proyectos me involucro. Para grabar la composición de otra persona, en lo primero que me fijo es que tenga cierto nivel, que me guste y me atraiga, que la composición sea interesante. Y bueno, con De Falla no tenía ningún pretexto, simplemente es un maestro”. 3c EL sábado 2 de diciembre Patitucci ofrecerá un concierto en El Lunario (a un costado del Auditorio Nacional), a las 20:00 horas. Estará acompañado por Antonio Sánchez en la batería y Ed Simon al piano. Maestro en el Instituto de Jazz Thelonius Monk Además de sus presentaciones y giras, John Patitucci es maestro en el The Thelonius Monk Institute of Jazz y forma parte del programa Betty Carter Jazz Ahead. De esta experiencia con alumnos platica: “De pronto sí me tratan como lejano, como si fuera alguien muy importante jajaja. la verdad es que me gusta el respeto, creo que es básico, pero también me gusta que se acerquen, no quiero que me tengan miedo. “Trato de hacerlos sentir cómodos para que cuando tengan una duda se acerquen y pregunten, porque si les infundes miedo se quedan con las dudas y no crecen. Lo que les pido es que lo tomen en serio, que trabajen duro. “Pero en general son excelentes alumnos, es un trabajo que disfruto mucho realmente. Son gente muy motivada, y son alumnos que vienen de todo el mundo, los he tenido de países europeos como Alemania, sudamericanos, como Brasil, algunos son de Estados Unidos. Nunca he tenido alumnos mexicanos, por cierto”. Finalmente expresa: ”¡Oh! Vanessa es mi bajo acústico. Desafortunadamente esta vez no viaja conmigo, porque levaré a Bertha, un bajo que está conmigo desde que tengo 18 años. Vanessa es un viejo bajo acústico francés. Lo uso para tocar en Nueva York, casi nunca lo saco”.

Imprimir