La Crónica de Hoy | Toma de la tribuna, causa de enardecidos debates

Toma de la tribuna, causa de enardecidos debates
Cecilia Téllez Cortes | Nacional | Fecha: 09-ene-07 | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 15:13:28
Diputados del PRD tomaron la tribuna de la Cámara de Diputados para tratar de impedir la protesta de Felipe Calderón.
Legislar para evitar que ocurran tomas de tribunas “sería estúpido”, expresó Joel Ortega, especialista en Historia y catedrático de la UNAM. “Las tomas de tribuna existen desde la Revolución Francesa, es pan de todos los días en todas partes: en Francia, España, Inglaterra”, dijo, y agregó: “Que se agarren a golpes, que pasen tres días de pijamada y sandwiches o cantando no es el mal espectáculo”. En diversos tonos, académicos e investigadores señalaron que las tomas de tribunas están inspiradas por la cerrazón, la necedad o la estupidez, aunque algunos las justifican. Para el doctor en Derecho José Elías Romero Apis, “estos hechos suceden cuando fracasa la política y cuando por encima de ella se impone la intolerancia y la intransigencia. Su incursión en nuestra sociedad obedece a la crispación política”. Añade:”No es necesario legislar, la ley es muy clara. Nada más tendrían que aplicarla. Se comete un delito que se llama sedición y se castiga con prisión a los que tratan de impedir que se instale uno de los poderes públicos”. Joel Ortega precisa que “el mal espectáculo es que (los legisladores) sean tan ineptos y no sirvan para nada; que sean corruptos, ladrones y los mismos de siempre, quienes han medrado durante100 años con el erario”, añade el especialista. Es contundente: “Estamos muy provincianos y cualquier cosa nos parece fuera de lugar. No se trata de ningún mal espectáculo”. Las cobijas, bolsas de dormir, almohadas, las veladas con canciones que empezaron a formar parte del paisaje del salón de sesiones del Palacio de San Lázaro tres días antes de la toma de posesión de Felipe Calderón, recibieron la condena unánime. Añade “no es necesario legislar, la ley es muy clara. Nada más tendrían que aplicarla. Se comete un delito que se llama sedición y se castiga con prisión a los que tratan de impedir que se instale uno de los poderes públicos”. Antes de esta toma de tribuna, el 5 de octubre de 2004, al darse la primera lectura a la reforma del artículo 122 de la Constitución relacionado con la subvención de recursos para educación en el Distrito Federal, un grupo de perredistas, asambleístas y diputados federales tomaron la tribuna e interrumpieron la sesión. Para el ex senador Demetrio Sodi, esa actitud mostró un PRD beligerante y desordenado que obstruye el funcionamiento de la democracia. “Con esas acciones se está convocando a las otras fuerzas políticas y a la población del país a la violencia y al choque. La toma de la tribuna no puede justificarse aun con la actitud facciosa de los diputados de PRI y PAN, ya que la gente decidió, con su voto, darles la mayoría en el Congreso, y en un sistema democrático las mayorías son las que deciden”, señaló. Para el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado, el priista Pedro Joaquín Coldwell, las tomas de tribuna son hechos bochornosos y representa el fracaso de la política como la herramienta para los acuerdos parlamentarios. “Ciertamente se puede legislar para fijar sanciones en estos casos, pero eso no sustituye la buena política que es lo que debe imperar en los congresos. Es fruto de la cerrazón, intolerancia y no se facilitan los acuerdos políticas”, dijo. El legislador quintanarroense consideró que los jaloneos e incluso el uso de gas pimienta por parte de los diputados “generó una imagen muy negativa del Congreso y del país. “Ha sido una página negra en la historia del Congreso mexicano, lo sucedido en esos días. Muy censurable. Pero se pudo haber evitado si a tiempo hubiéramos pactado todos los grupos parlamentarios representados en el Congreso, llevarnos la toma a un recinto alterno”, refirió. Invocar una nueva legislación o endurecer las sanciones a estos comportamientos no nos ayuda mucho porque hay todo un ordenamiento en donde se establece que ello no debe permitirse, opina el panista Alejandro González, presidente de la comisión senatorial de Justicia. En la práctica, dijo, se deben privilegiar los acuerdos, la política por encima de las diferencias. “Ya hay legislación al respecto, puede endurecerse pero no creo que evite la toma de tribunas, sino serán los acuerdos y la civilidad política lo que lo evite”. Sin considerar que sea momento de desgarrarse las vestiduras por “algo que sucede en todos los parlamentos del mundo cuando se agotan las armas de la política y entran en acción las armas de la sinrazón”, el senador perredista Graco Ramírez Garrido consideró inadecuado legislar al respecto. Y ejemplificó: “Eso pasa en todos los parlamentos del mundo. Entre las bancadas del parlamento inglés, los escaños de laboristas y conservadores están separados uno del otro la distancia de una espada, de modo que sus ocupantes no puedan agredirse físicamente. Si en la fundación de mayor tradición parlamentaria en el mundo el tamaño era la espada, eso no debe espantarnos ni preocuparnos”, aseguró.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems