Luto en el idioma español: murió el filólogo Arrigo Coen, defensor de un lenguaje moderno y bien expresado | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Abril, 2016

Luto en el idioma español: murió el filólogo Arrigo Coen, defensor de un lenguaje moderno y bien expresado

Tributo. Sus restos fueron velados en una funeraria de las calles de Félix Cuevas.
Definido por Ernesto de la Peña como un hombre que “ofreció un largo sacerdocio de dedicación y entrega a las faenas lingüísticas”, el maestro Arrigo Coen Anitúa fue un enamorado del lenguaje y del significado de las palabras; esa fue su gran pasión, que sólo podía haber sido interrumpida con su muerte, ocurrida la madrugada de ayer a los 93 años, tras sufrir un paro al miocardio. De formación autodidacta, el estudioso, hijo de padre italiano y de la reconocida cantante de ópera, la duranguense Fanny Anitúa, Coen hizo destacados aportes al estudio de la lengua y difundió sus conocimientos a través de su participación en diferentes medios de comunicación como el entonces XHDF Canal 13, en donde participaba en el programa “Sopa de letras”, conducido por Jorge Saldaña, Excélsior y, más recientemente, en Radio Monitor, a donde llegaba ceremoniosamente cada sábado, con su taxista de cabecera. Además, colaboraba en Diario Monitor con su columna “Redención de significados”, que aparecía cada viernes. La última se publicó en la edición de ayer. Durante su vida, Coen fue también conferencista, escritor y maestro, lo que lo llevó a ser conocido como el hombre del “buen decir”. Carlos Monsiváis no dudó en calificarlo de “minero de la lengua”, mientras que el escritor Carlos Illescas dijo: “Un sabio de letras divinas y humanas, que hurga hasta encontrar la etimología más profunda, el término más preciso, la composición más descriptiva de lo que se quiere transmitir”. Quien fuera colaborador en la división latinoamericana de la Enciclopedia Británica, siempre mostró su oposición a los radicalismos, a los que dicen “esto es así y no puede ser de otra manera”. “Sencillamente” —explicaba Coen— “hay que decir ‘así está siendo’, reconocer que el lenguaje es evolutivo; decir: ‘en estos momentos así nos entendemos’. Si alguien dice ‘eso es incorrecto’, debemos aclarar: ‘es que en esto ha derivado el significado y en estos momentos se entiende así...’”. Su asistente, Fabiola Hernández Reyes, lo recuerda como un “caballero” con el que diario se aprendía algo. “Todos los días me enseñaba cosas diferentes. Cuando me corregía me explicaba dónde estaba el error para que aprendiera”, recuerda en entrevista Hernández Reyes, quien conoció al autor de Para saber lo que se dice hace siete años en la Asamblea Legislativa, donde Coen daba consultas sobre propiedad y correción idiomática. “Fue una relación casi familiar la que tuve con él, fue como un maestro y un padre para mí”, en palabras de Reyes. Arnaldo Coen, uno de sus hijos, comentó que con su muerte “se va una de las instituciones filológicas más importantes del país”. Señaló que autoridades del gobierno del D.F. desean que sus restos sean colocados en la rotonda de las personas ilustres. AUTODIDACTA. Arrigo Coen nació en Pavía, Italia, el 10 de mayo de 1913. Vivió en México desde 1921, donde estudió primaria y materias de secundaria y preparatoria en los Colegios Franceses, hoy Colegios México. Fue autodidacta en varias disciplinas, principalmente de comunicación humana y lingüística. Después de la primaria, Arrigo Coen estudió la carrera de perito bancario. Fue en esa época cuando se reveló su interés por las lenguas, especialmente por el idioma español. Desde entonces, fue testigo de todos los experimentos que se han hecho para enseñar en las escuelas la asignatura antes llamada “Lengua nacional” y ahora “Español”: cambios de nombres a algunos tiempos verbales o la supresión del estudio de los casos gramaticales. Se nacionalizó mexicano en 1940. Amante de la buena lectura, buena comida y buena música, Coen se desempeñó como publicista para diversas empresas. Elaboró diversas Normas Oficiales Mexicanas e impartió diversos cursos y expuso múltiples conferencias. Es autor de, entre otros, El lenguaje que usted habla I y II, El lenguaje que usted habla en radio, televisión y prensa y el ya citado Para saber lo que se dice. Deja la obra inédita Así habla usted, que familiares esperan publicar en breve. Libros indispensables w El lenguaje que usted habla (1948) w El lenguaje que usted habla en radio, televisión y prensa (1948) w Para saber lo que se dice I y II (1987-1992) w ¿Género científico o fictocientífico? (1999) w Enciclopedia de Lemas del idioma español (2001) w Así habla usted (obra inédita) “La lengua, protagonista del desarrollo humano” Para el maestro Arrigo Coen la lengua es la protagonista del desarrollo humano. “La lengua materna es como un niño que se vale de recursos naturales y culturales, la madre, que en este caso son los hablantes, le dan cuidados e insertan en éste ideas de defensa, tabúes y actitudes frente al exterior. Así, el lenguaje natural se convierte en lengua cultural. “El hombre, por tanto, no olvida su lenguaje natural y sigue manifestándose a través del llanto, de reflejos y de todo tipo de sonidos, conocidos como interjecciones; todas estas son reminiscencias del lenguaje natural. Sin embargo, cuando una persona dice algo y apela a un oyente en espera de una respuesta, en ese momento hay comunicación, entonces ahí es cuando se hace uso de la lengua. “La lengua materna se puede explicar de muchas maneras. El mito de la torre de Babel es un ejemplo importante”.

Imprimir