La Crónica de Hoy | Narcos extraditados irán a penales con tolerancia cero, tortura y aislamiento para que se desmoronen

Narcos extraditados irán a penales con tolerancia cero, tortura y aislamiento para que se desmoronen
Daniel Blancas Madrigal | Nacional | Fecha: 31-ene-07 | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 22:03:19
Los narcotraficantes que fueron llevados a Estados Unidos experimentarán la Tolerancia Cero en ese país.
Días de oscuridad, de confinamientos solitarios detrás de puertas dobles de acero, en celdas de 1.5 metros de ancho por 2 metros de largo. Sin pertenencias personales ni comunicación y con un ruido, también solitario y desquiciante, el de las goteras del canal de desagüe… Esa es la vida que espera a los capos extraditados en las cárceles de alta seguridad de Estados Unidos. “Una chinga”, resume Luis de la Barreda, ex presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y quien ha sido visitador y observador de cárceles extranjeras. Allá, la ideología penal es una: tolerancia cero. Y bajo esa premisa se ocultan conductas como las reveladas en los últimos informes de Human Rights Watch: abusos sexuales, uso de perros agresivos sin bozal para intimidar reclusos, aislamiento y la aplicación de un nuevo modelo carcelario basado en Unidades de Control, cuyo objetivo es provocar un desmoronamiento espiritual, psicológico y físico de los internos. “Allá sí hay prisiones de alta seguridad. Aquí, en México, eso es utopía, por eso se les fugan los delincuentes”, asegura Jorge Chabat, investigador de asuntos internacionales en el Centro de Investigación y Docencia Económica. Un informe elaborado por el Grupo por la Abolición de Unidades de Control en Estados Unidos describe las condiciones: años de aislamiento, tanto de los demás presos como del mundo exterior (en Estados Unidos es legal mantener a un prisionero en un encierro absoluto durante 23 horas y media al día); negación del acceso a programas educacionales, religiosos o de trabajo; torturas físicas que incluyen ataduras a la espalda de manos y pies, palizas y peleas preparadas; torturas mentales como la privación sensorial, inactividad forzada, acosamiento verbal, violación de la correspondencia, revelación de información confidencial, confesiones bajo tortura y amenazas contra familiares y visitantes, así como negación del acceso a la atención médica y psiquiátrica. Erosión. “El sistema penitenciario mexicano es una zona de sombras, con un sistema de seguridad muy erosionado. Lo que vemos son escapes y homicidios, delincuentes que corrompen al personal carcelario y que desde dentro siguen coordinando sus organizaciones criminales”, comenta De la Barreda Solórzano. El también presidente del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad describe la realidad de las prisión estadunidenses: “Allá desaparecerán todas las comodidades a las que están acostumbrados los delincuentes de alta peligrosidad, empezando por la cadena perpetua. No fue gratuito el recrudecimiento de la violencia en Colombia en la época de las extradiciones”… “Aquí los reclusos podían ser visitados por familiares y amigos, allá esa libertad es muy limitada. Hay cárceles donde están todo el tiempo en su celda y sólo tienen una o media hora para hacer ejercicio o tomar el sol; cuando son visitados por sus abogados deben salir con grilletes o esposas”, añade. —¿Y qué pasa con las visitas íntimas? —En México son muy importantes, para que las parejas no se disuelvan y se satisfaga el deseo sexual o la necesidad humana de ternura, en Estados Unidos no hay ese tipo de visitas. Una criminóloga de allá me decía: por muy mal que estén las cárceles en México, no se nota el nivel de tensión en los internos que se ve en Estados Unidos, donde viven desquiciados. Un estudio del Partido Laboral Progresista acusa a la industria de prisiones de ser “una copia de la Alemania Nazi respecto al trabajo esclavista forzado y los campos de concentración”. A Norman Bishop, especialista en prisiones y política penitenciaria y asesor en varios países, se le preguntó: —¿Qué opina del sistema penitenciario de Estados Unidos? —Que no puede ser peor. Hasta ahora se sabe que Osiel Cárdenas Guillén, capo del Cártel del Golfo, será procesado en el Distrito del Sur de Texas, mientras que Héctor El Güero Palma, en el Distrito del Sur de California, con sede en San Diego, donde también comparecerán los hermanos Gilberto e Ismael Higuera Guerrero, y José Alberto Márquez, Uncle Gil, miembros del Cártel de Tijuana. Según el Departamento de Justicia, los hermanos Alicia y Efraín González Cisneros y Gracielo Gardea serán enjuiciados en Cortes federales texanas, mientras que Miguel Ángel Arriola y Saúl Saucedo, en Colorado. Gilberto Salinas será procesado en el Distrito del Sur de Nueva York. Y después de los procesos, las opciones más viables para purgar sus penas son la Penitenciaría de Florence, en Illinois, o El Encierro, la prisión federal de mayor seguridad en aquel país, donde los reclusos son mantenidos permanentemente en confinamientos solitario y se les prohíbe congregarse hasta para servicios religiosos. Las celdas están diseñadas para que los presos no se vean unos a otros y pueden pasar hasta 10 días para que logren ver a un guardia. Los muebles de sus celdas no son movibles. El objetivo es una total privación sensorial. El penal se encuentra en una zona donde el agua, el suelo y el aire están contaminados con peligrosos niveles de radiación por los trabajos de una planta procesadora de uranio. Bajo el esquema denominado Special Administrative Measures, las condiciones materiales y el trato a los prisioneros no se consideran castigos sino medidas administrativas. Y la otra opción, la prisión de Lompoc en California, el estado con mayor población penal en todo el mundo occidental, y donde el monto del presupuesto destinado a las cárceles es mayor al de la educación. Esta institución de máxima seguridad tiene sus perímetros bien delimitados y resguardados: muros fortificados, cercas reforzadas, celdas múltiples e individuales, la más alta proporción de carceleros con relación al número de reos y un estricto control de los movimientos de los prisioneros. Y un dato más: posee el récord de más incidentes violentos vinculados al hacinamiento… ahí estarán. w El origen 22 de octubre de 1983, prisión de alta seguridad de Marion: dos reclusos que estaban esposados mataron a dos guardias en incidentes separados. En el primer caso el preso logró meter las manos —que llevaba por delante— dentro de la celda de un amigo, quien, con una llave robada, lo liberó y le dio un cuchillo, después dio media vuelta y mató al guardia que lo custodiaba. Horas más tarde, otro preso usó la misma táctica. A partir de ese día se instituyeron medidas especiales de máxima seguridad, conocidas como Unidades de Control. w Las cifras carcelarias - 2.2 millones de reclusos. - 726 encarcelados por cada 100 mil habitantes. - 350 mil presos en institutos penitenciarios privados, los cuales cotizan en la bolsa. -1 mdd, el costo de un gobierno estatal para mantener cada reo condenado a cadena perpetua. - 170 millones de dólares, el costo anual de la lucha contra el crimen.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems