Falleció el escultor y pintor Feliciano Béjar a los 86 años | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Falleció el escultor y pintor Feliciano Béjar a los 86 años

maestro. Feliciano Béjar se mantuvo alejado de los circulos intelectuales de México.
Falleció el artista michoacano Feliciano Béjar (1920-2007) víctima de arritmia cardiaca, informaron familiares cercanos; el deceso del escultor y pintor ocurrió en la ciudad de México en un hospital del sur. De acuerdo con esta fuente, el artista será sepultado en un rancho de su propiedad en Xilotepec, Estado de México. ACÓLITO. Feliciano Béjar Ruiz nació en Jiquilpan, Michoacán, en 1920. En su niñez fue acólito, ayudaba a su familia en tareas de mercería y trabajaba limpiando una carpintería. En este negocio, como pago por sus servicios, recibía madera de desecho con la que construía juguetes. A los ocho años sufrió de poliomielitis, por lo que tuvo que usar muletas hasta los 13 años. Su etapa como estudiante duró sólo dos años, lo que no le impidió obtener varios reconocimientos como artista autodidacta. En 1998 en el Instituto Nacional de Bellas Artes le rindió homenaje con una retrospectiva de su obra en el Museo de Arte Carrillo Gil. 50 AÑOS. Con motivo de celebrar sus 50 años de su primera exposición individual, el Instituto Nacional de Bellas Artes organizó una muestra en el Museo de Arte Carrillo Gil con el título Feliciano Béjar. Escultor de su tiempo. Homenaje. En esa ocasión el documento del INBA decía: “Fue un artista autodidacta en varias disciplinas artísticas (dibujo, grabado, pintura y escultura). Ha experimentado con multitud de materiales plásticos y artesanales, y sus obras se han exhibido en diversas partes del mundo. “Su primera exposición se llevó a cabo en 1948 en la ciudad de Nueva York y desde entonces ha presentado más de 150 muestras individuales y cerca de 100 en forma colectiva, en recintos nacionales y extranjeros, muchos de los cuales han adquirido su obra para sus colecciones permanentes”. En aquellos años de adolescencia, Jiquilpan se convirtió en centro de diversas actividades relacionadas con el arte. “Así contempló al muralista José Clemente Orozco, quien plasmó sus ideas sobre la Revolución Mexicana en una biblioteca del lugar. Trotamundos a pesar de todo, el artista se desempeñó como vendedor de telas, afanador, lavaplatos y elevadorista, entre otros empleos. “En Nueva York, el pintor inglés Arthur Ewart lo estimuló a observar y a organizar plásticamente otras zonas de la realidad. Fue ahí, en aquella ciudad, durante sus largas estancias de estudio en el Museo Metropolitano que Béjar dio los últimos pasos de un proceso para entonces irreversible: se convirtió en pintor.” En 1947 regresó a México y produjo una gran cantidad de obras. “Al año siguiente realizó su primera exposición individual con 18 pinturas en la Ward Eggleston Gallery de la calle 57 de Nueva York. Así, el futuro constructor de paraísos terrenales y creador del magiscopio irrumpió en el mundo del arte”. En 1949 continuó su formación autodidacta en museos de París, becado por la UNESCO. Pero después, en bicicleta, recorrió Europa. En 1950, de vuelta a nuestro país, cargado con pinturas y acuarelas, presentó su primera exposición individual.

Imprimir