La Crónica de Hoy | En canoa, y no caminando, llegaron los primeros pobladores a América

En canoa, y no caminando, llegaron los primeros pobladores a América
Rigoberto Aranda | Academia | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 22:24:34
Pruebas. Un diente hallado en una cueva en Alaska fue suficiente para determinar que los primeros pobladores de América eran pescadores y llegaron en canoa; sus huellas genéticas se encuentran en los indios chumash.
Un estudio de ADN de poblaciones americanas y asiáticas empieza a develar un misterio clave en la historia de la humanidad. Los primeros pobladores llegaron a América hace sólo 15 mil años, y lo hicieron en embarcaciones de pescadores, por lo que se diseminaron relativamente rápido por toda la costa del Pacífico, hasta Sudamérica. La clave fue el ADN de un individuo encontrado en una cueva en la Isla Príncipe de Gales, en Alaska, de 10 mil 300 años de antigüedad, de un linaje genético que se ha rastreado hasta la Tierra del Fuego. Un diente fue suficiente para echar por la borda una teoría que prevaleció por siglos respecto de la migración que pobló América. Científicos de la Universidad de Nashville publicaron en la revista American Journal of Physical Anthropology un artículo el el cual describen cómo los descendientes de estos cavernícolas de Alaska se diseminaron por todo el continente. La ruta costera de diseminación de este linaje corresponde a una población de cultura de pescadores y se acomoda muy bien a los tiempos que las evidencias geológicas dan a la última glaciación. Brian Kemp, un antropólogo molecular líder del proyecto, secuenció el ADN de la muestra del cavernícola de la Isla Príncipe de Gales y asegura que la investigación genética será definitiva en el entendimiento de la migración humana. Debate. Cuándo y por dónde ocurrió la llegada de los primeros pobladores a América han sido sujeto de un intenso debate. Huesos, huellas, vasijas, restos de animales domesticados… varias son las evidencias que han servido de base a las diferentes teorías sobre este momento crucial en la evolución humana, que encuentra en las prácticas nómadas de estos primeros americanos una gran dificultad, ya que prácticamente no hay restos arqueológicos, templos o casas. La teoría en boga, la que aprendimos en la primaria, supone que los primeros en arribar fueron cazadores prehistóricos provenientes de Asia, que habrían cruzado a pie por un puente de hielo de mil 600 kilómetros en el estrecho de Bering, ocasionado por la última glaciación. Este paso fue tradicionalmente fechado hace 40 mil años, principalmente para hacerlo coincidir con la glaciación, pero los restos más antiguos de seres humanos en América apenas llegan a los 13 mil años. El diente protagonista de esta historia fue encontrado en una caverna denominada “En sus Rodillas”, llamada así por el explorador que la descubrió. Kemp y sus colegas aislaron fragmentos de ADN mitocondrial, el cual pasa directamente de la madre a sus descendientes, y el ADN del cromosoma Y, que hereda solamente el padre. De una base de datos genéticos de 3 mil 500 americanos nativos, Kemp encontró 47 individuos en Norte y Sudamérica que tienen los mismos marcadores genéticos que el hombre de la caverna de Alaska. Algunas de estas muestras fueron tomadas de huesos antiguos, y otras de personas vivas. “Con esta información pudimos trazar una línea genética que nos muestra cómo ha evolucionado este linaje con el tiempo, lo que llamamos tasa de mutación o evolución molecular”. Esta tasa de mutación da varias pistas. En primer lugar, en individuos cuya cercanía genética roza con la endogamia se corresponde con grupos que viajan juntos, se mezclan poco y se tienen que adaptar rápidamente; esta tasa es acelerada. Los marcadores genéticos de los individuos encontrados dan cuenta de ello y coinciden perfectamente con los 15 mil años de carrera evolutiva. “Es totalmente consistente con los hallazgos arqueológicos, y nos da además la ruta que recorrieron, y nos permite teorizar sobre las razones por las que siguieron esa ruta”, remarcó Kemp. Un puente demasiado lejos... La teoría del paso de los primeros pobladores de América por el estrecho de Bering empezó a derrumbarse cuando científicos del Woods Hole Oceanographic Institution de Massachussets encontraron evidencia de que el puente de mil 600 kilómetros de largo debió derretirse hace unos 13 mil años. Así, los científicos empezaron a pensar en otras opciones para explicar cómo llegaron los primeros americanos en cantidad suficiente para iniciar el asentamiento en América. Embarcaciones de pescadores costeros son la mejor opción, ya que eran comunes en Asia, especialmente en lo que hoy es Japón. Además, esta explicación geológica también hace lógica con los hallazgos arqueológicos, pero sobre todo con los genéticos recién revelados. “Mil años de diferencia son clave para explicar esta diferencia. Un calentamiento global, el fin de la edad de hielo que permitía un puente de hielo que unía Siberia con Alaska, es un duro golpe a la teoría en boga”, explicó Lloyd Keigwin en un artículo publicado en la revista Geology en octubre de 2006. El puente del estrecho de Bering estuvo disponible menos tiempo del que se había creído y se licuó hace13 mil años, como demostraron cilindros de hielo recolectados de lo que fue este puente, que hoy yacen en el piso del Mar de Chukchi en el Océano Ártico, de donde fueron recolectados por Keigwin.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems