La Crónica de Hoy | México ocupa el segundo lugar en consumo de refrescos

México ocupa el segundo lugar en consumo de refrescos
Patricia Huesca | Salud | Hora de creación: 00:00:00 | Ultima modificación: 20:39:54
Riesgo. Si la persona consume 2 mil quinientas calorías y toma refresco, en un mes subirá alrededor de dos kilos.
Nuestro país está considerado como el “inventor” de las aguas frescas y la costumbre de acompañar los alimentos con éstas es uno de los hábitos alimentarios más arraigados en los mexicanos. Esta conducta alimentaria ha propiciado, en parte, que México sea el segundo principal consumidor de refrescos en el mundo ya que hemos sustituido la sana costumbre de beber aguas frescas y aguas de frutas, por el poco aconsejable hábito de beber refrescos, explicó a Crónica Rebeca Camacho, jefa del departamento de Nutriología de la UNAM. Esta transición nos ha llevado a dos desventajas principales: Cuando bebemos un agua de fruta estamos consumiendo agua, fruta y azúcar (de una a dos cucharaditas de azúcar por vaso), detalló la experta. Recomendación. “Mientras que cuando bebemos un refresco, bebemos agua y nuestro consumo de azúcar se eleva a 5 cucharaditas por vaso; es decir, que quien bebe un litro de refresco al día está consumiendo 25 cucharaditas de azúcar (500 kilocalorías)”. Además de que un refresco no nos aporta ni las vitaminas ni la fibra que nos proporcionaría en el agua de frutas. En consecuencia, el refresco nos aporta gran cantidad de lo que coloquialmente se llama “kilocalorías vacías”, que es el término que popular para referirse a una gran cantidad de energía, proveniente de un alimento sin un aporte de nutrimentos como proteínas, vitaminas o minerales, abundó. Para ejemplificar, la nutrióloga explicó que si una persona consume una dieta adecuada a sus necesidades energéticas, por ejemplo 2.500 Kcal./día; pero además de eso bebe un litro diario de refresco (500 Kcal. más) Esta mayor cantidad de energía hará que la persona aumente 1/2 kilo de grasa la primer semana, dos kilos de grasa en un mes y finalmente 24 kilos de grasa en una año!. En esta época, dijo, “donde la obesidad y las enfermedades crónicas degenerativas (como la diabetes, la ateroesclerosis y la hipertensión) están en auge en nuestra población, el exceso en el consumo de azúcar es uno de los factores de riesgo para sufrir dichas enfermedades, y por lo tanto, evitar el consumo de éstas bebidas es una muy buena opción para disminuir nuestro consumo de azúcar y de su consecuente exceso de energía (kilocalorías).en la dia La recomendación del Instituto Nacional de la Nutrición es no consumir más de ocho cucharaditas de azúcar por día. Existe también la otra cara de la moneda, que se presenta principalmente tanto en los niños y adolescentes en crecimiento, como en las personas con delgadez extrema, que desean subir de peso, indicó. En estos casos, el consumo exagerado de refresco (un litro al día) puede contribuir a “engañar” al organismo para no tener hambre. Esto se debe a que uno de los tantos mecanismos que tiene nuestro organismo para sentir hambre, se da a través de la cantidad de glucosa que circula en sangre. Si la concentración sanguínea de glucosa desciende el cerebro (que se alimenta principalmente de glucosa) lo detecta y en consecuencia manda una orden al organismo diciendo que debe comer. Si una persona consume azúcar frecuentemente a lo largo del día o sustituye algunas comidas por dulces y refrescos, el cerebro no va a detectar que la persona necesita comer y por lo tanto no se alimentará, teniendo como consecuencia a la desnutrición. Esto puede ser muy grave, especialmente en los niños y los adolescentes pues una mala alimentación dañará tanto su crecimiento como su desarrollo. En conclusión es mucho más sano tomar agua de frutas que un refresco, los cuales pueden ser consumidos pero con moderación y jamás deberán sustituir a un alimento, concluyó.
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems