Siete mexicanas han llegado a la final del concurso Miss Universo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Siete mexicanas han llegado a la final del concurso Miss Universo

La participación de las mexicanas en el concurso Miss Universo ha producido seis semifinalistas y sólo una ganadora, aunque Rosa María Ojeda Cuen, representante de México en la 56 edición que se realizará el próximo lunes tiene todo para ganar. La primera mexicana en alcanzar el cuarto lugar en ese certamen fue Ana Bertha Lepe en 1952, y luego de más de 30 años, en 1988, Amada Olivares calificó como tercera, mientras que un año después Adriana Abascal se colocó en el cuarto sitio. En 1990 Marile del Rosario ocupó el quinto lugar y en 1991 Guadalupe Jones Garay logró la codiciada corona. Vanessa Guzmán llegó al cuarto lugar en 1996 y por último en el 2005 Laura Elizondo obtuvo la cuarta posición. Ahora la sinaloense Rosa María Ojeda Cuen de 20 años posee todo a su favor: belleza, preparación, inteligencia, carisma y personalidad, requisitos indispensables que analizan a profundidad los jueces del concurso internacional. Además, por cuarta ocasión, su país es la sede del magno evento, más de 40 millones de personas serán testigos del desenlace e inevitablemente, los ojos estarán puestos sobre ella en cada acto y en cada movimiento. La mayoría del público que acuda el próximo lunes a la final en el Auditorio Nacional de esta capital, le dará todo su apoyo. La competencia no es fácil, pues el resto de las 76 aspirantes, a decir de los expertos, son muy hermosas pero eso no debe importarle a Rosa María porque es ahora o nunca. Cuando Guadalupe Jones Garay ganó en 1991, en la ciudad estadunidense Las Vegas, Nevada, la máxima distinción de la belleza, México se convirtió en una verbena popular. Desde ese triunfo, ninguna otra representante ha logrado llegar tan lejos y ya son pocos televidentes que muestra interés por seguir de cerca los pormenores de la justa. Fue en 1952 cuando Olga Llorens se convirtió en semifinalista, pero al año siguiente Ana Bertha Lepe vistió con su encanto los noticiarios y planas de periódicos cuando alcanzó el cuarto lugar. Llovieron para ella infinidad de contratos de trabajo y luego obtuvo fama como actriz de cine y televisión. Tiempo después, alejada del medio artístico, recuperada de su adicción al alcohol y promotora de la ecología, declaró que de volver a nacer probablemente no participaría en el certamen Miss Universo. En 1956, Erna Martha Barman se colocó como semifinalista, lo mismo que Alba Cervera, aunque casi dos décadas después, en 1978 como octavo lugar. En 1988, Amanda Olivares calificó como tercera finalista en un evento realizado en Seúl, Corea del Sur que llevó la representante de Tailandia. En 1989 el orgullo de nuevo se hizo patente al anunciarse a Adriana Abascal como ganadora del cuarto lugar. Dicha Señorita México 1988, alcanzó fama mundial y no fue por el concurso, sino porque al morir Emilio Azcárraga Milmo, su ex pareja, le heredó acciones de Televisa, títulos en filiales del grupo y casas en la Ciudad de México, Acapulco y Nueva York. En 1990 Marile del Rosario ganó un quinto lugar y abrió brecha a Guadalupe Jones, quien finalmente se coronó como Miss Universo en 1991 y desde entonces, ha sido duramente criticada por un supuesto egoísmo, ya que al tomar parte de "Nuestra Belleza México, otrora Señorita México, ninguna de sus pupilas se ha perfilado tan alto. A Jones, le parece absurdo que alguien se atreva a decir que desea quedarse para siempre con la corona. "Desde 1994 lucho porque haya otra reina en este país, ese es mi compromiso y no descansaré hasta lograrlo", dijo a Notimex. En ese sentido, reveló que ganar no es cosa del otro mundo, basta con que la aspirante se sienta ganadora, mediante un compromiso firme, disciplina y dedicación. "Nosotros la preparamos, su responsabilidad es ganar", subrayó. (Cuando ganó, hace 16 años) "Me encontré con José Luis Rodríguez "El Puma" y con Jorge Rivero (miembros del jurado, en aquel entonces); me dijeron que si había algo que impactaba cuando yo salía frente al público era mi seguridad, decían que no había duda de que yo ganaría". "No estaba segura de que iba a ser Miss Universo, pero sí lo deseaba con todo mi corazón. Disfruté cada momento, me concentré en todo y al parecer los jueces lo captaron y se calificó como un buen desenvolvimiento en la competencia", apuntó. En 1994 la ganadora fue Luz María Zetina del Estado de México, y hubo un gran revuelo pues no era la favorita del público. A grito de fraude fue coronada como la primera Nuestra Belleza México, pero no clasificó en la evaluación más importante a nivel internacional. Ahí comenzaron las exigencias para Jones. En 1997 el recién fallecido conductor Raúl Velasco renunció a la conducción de "Nuestra Belleza", que en aquel entonces, ya era producido por Luis De Llano Macedo. Dijo: "Ya acabaron con el concurso, desde que empezaron a hacer modificaciones sustanciales". Agregó que "buscando originalidad hacen cambios como el que ya no participen todos los estados. Están haciendo la televisión del Distrito Federal, se les olvida que es televisión nacional". El certamen continuó y fue hasta 1996 que Vanessa Guzmán, originaria de Chihuahua, ocupó el cuarto lugar en Miss Universo, que ganó la venezolana Alicia Machado. "Durante 11 años de mi vida soñé con estar ahí; ya tenía mi premio y haber quedado en esa posición es una dicha pero en su momento no lo vi así. Me deprimí durante seis meses, enfermé de bulimia y anorexia y después regresé a la Ciudad de México para estudiar actuación", comentó a Notimex. En 1999 Silvia Salgado se convirtió en semifinalista, cinco años después Rosalva Luna consiguió lo mismo, hasta que en 2005 Laura Elizondo de 21 años, y originaria de Tampico Tamaulipas, logró la cuarta posición. Elizondo compartió el escenario de Bangkok, Tailandia con la canadiense Natalie Glebota, quien alcanzó la gloria en ese año. "Viví cada instante, lo gocé y lo disfruté con todos mis sentidos, e hice mi mayor esfuerzo". La joven ahora recomienda a Rosa María Ojeda que para ganar debe creer en ella y pensar de manera positiva porque en eso consiste el triunfo o el fracaso. "Se trata de adjudicarse una mentalidad de ganadora, los jueces se darán cuenta". Priscila Perales sin duda era favorita para obtener el éxito en 2006, su belleza, elegancia y conocimiento resaltaron. Sin embargo, sólo llego a ser una de las 10 finalistas. De acuerdo con Paula M. Shugart, presidenta de la Organización Miss Universo no se espera elegir a una reina de belleza perfecta, sólo real pues ya no existen los estereotipos, así que puede ser morena, castaña o rubia; bajita o alta; con ojos azules, verdes o café. "Buscamos a alguien con quien podamos trabajar todo un año, que sea hermosa, que pueda entrar a una sala y captar toda la atención, pero que cuando hable, lo haga desde su corazón", declaró. Rosa María Ojeda Cuen, de acuerdo con Lupita Jones, no desmerece en nada respecto a las otras concursantes, destaca mucho y los comentarios para ella han sido muy favorables". Tras un desafortunado encuentro con la prensa, hace dos meses, la joven ahora "se desenvuelve como pez en el agua". Así lo confirmó la ganadora del título Nuestra Belleza México 2006: "Me he preparado en todos los sentidos, con clases de inglés, oratoria, cultura, gimnasia, expresión corporal, y superación personal". De obtener el primer lugar trabajaría arduamente en labores sociales en pro del mundo. "Todas mis compañeras son hermosas y guapísimas, pero yo también me considero bella y tengo todo el apoyo de mi país", sostuvo. "En la era de Señorita México se obtuvo un 2.2 por ciento de éxito, pero Nuestra Belleza en 12 años, mucho menor tiempo, ha conseguido el 3.6 por ciento", subrayó Jones. Esta mujer ha logrado que México sea visto por primera vez en su historia en la cúspide de la belleza mundial. Durante 12 años ha logrado cinco clasificaciones en Miss Universo y Miss Mundo. No obstante, en esta ocasión, es ahora o nunca. El jurado que definirá el próximo lunes a la favorita está conformado por Fred Howard (modelo estadunidense); Dimitris Margetas (empresario de nacionalidad belga); Justin Pasek (ex Miss Universo); Leigh Rossini (publicista estadunidense); Thuy Tran (agente de modas) y Adel Chabbi (estilista francés). Cabe recordar que la finlandesa Armi Helena Kuusela Kovo fue la primera Miss Universo, seleccionada el 28 de junio de 1952 en Long Beach. En 1972 el concurso salió de Estados Unidos para realizarse en diferentes países. A la llegada de Donald Trump, el certamen de belleza fue exportado con éxito a Asia del Pacífico, coincidiendo con el vertiginoso crecimiento económico de países como Tailandia. Un total de 18 latinas han ganado la corona. Puerto Rico y Venezuela han colocado a sus reinas en cuatro ocasiones; Brasil en dos; Argentina, España, Colombia, Chile, México, Panamá, Perú y República Dominicana sólo una vez.

Imprimir