El Cristo Roto, santuario que salvó a San José de Gracia | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

El Cristo Roto, santuario que salvó a San José de Gracia

A 332 años de la fundación del pueblo de San José de Gracia, en Aguascalientes, que estuvo marcado por la calamidad, primero, por haber sufrido una tenaz lucha por la tierra ante el acoso de los hacendados de esos tiempos y luego, en épocas modernas por la inundación de sus tierras con la construcción de la presa Plutarco Elías Calles, a principios del siglo XX, hoy renace a través de la fe religiosa, que se desborda todo el año y en especial en Semana Santa con la muerte y resurrección de Cristo. San José de Gracia es una comunidad tranquila de siete mil habitantes, donde la actividad económica de sus pobladores era casi nula, por lo que se incrementó en consecuencia, la emigración hacia otras partes, en especial a los Estados Unidos. Desde hace dos años su economía ha crecido, debido a la construcción del santuario del Cristo Roto, que ya se ha hecho famoso en la parte central del país. Esta cabecera municipal, puede descubrirse como una comunidad o región que a lo largo de su historia, ha ido padeciendo el sufrimiento mismo de Cristo y se ha mantenido firme en su fe conservando sus tradiciones y tratando de construir su futuro, a pesar de las dificultades tan variadas y aún más tratando de rescatar y construir su vida en los valores humanos. Así que, luego de más de un año de haber sido inaugurado, durante el cual ha sido visitado tanto por el arzobispo de México, Norberto Rivera Carrera, y el ex presidente Vicente Fox, las aportaciones de los visitantes que acuden al lugar y que implican recorridos en lancha, gastronómicas, eco-turísticas y de souvenirs entre otras, reflejan para el municipio y para los lugareños entradas por más de 350 mil pesos mensuales. La maestra Blanca, vecina y locataria del mercado de artesanías, y quien vende artículos religiosos, en especial del Cristo Roto, manifestó a Crónica que con el apoyo del Gobernador del estado, este santuario ha significado mucho para la población de este municipio ya que sólo ha traído beneficios, porque gracias al turismo que llega de muchas partes del país e incluso del extranjero, muchas familias tienen ingresos económicos que antes no tenían. Señaló que en este año, y para dar seguridad a los automovilistas y autobuses de pasajeros que visitan el lugar fue ampliada, en un tramo, la carretera Pabellón de Arteaga-San José de Gracia a cuatro carriles. Dijo, que las autoridades municipales y del gobierno del estado, les dieron un lugar en el estado como nadie lo había hecho antes, gobierno tras gobierno no nos habían escuchado. Ahora, con esta infraestructura los jóvenes tienen más oportunidades y ya no se van a ir a Estados Unidos o a otros estados de la República, ya pueden trabajar, aquí, para sacar adelante a sus familias. La construcción del santuario del Cristo Roto. El proyecto surgió para dar un nuevo rostro y rumbo al municipio de San José de Gracia y presentarlo a la comunidad local, nacional y extranjera, que tiene una tradición y fe, como un atractivo turístico. Para ello se pensaron en diversas opciones tomando fortaleza y presencia este último que fue el de proyectar un santuario religioso. Finalmente, se decidió ubicar la imagen del Cristo Roto en una isla de la presa Plutarco Elías Calles, por la vida que ha llevado esta comunidad que ha sido mutilada por la historia, el desarrollo y la situación económica y aun la adversidad del entorno. Para su construcción se requirió de un gran esfuerzo humano, pero sobre todo, de fe y esperanza para poder cristalizar en un tiempo récord de poco más de dos meses, este santuario del Cristo Roto. El proyecto representó un gran reto ya que fue un proyecto que tuvo dificultades técnicas, en especial, de la logística para poderla terminar en tan corto tiempo, la obra en su totalidad duró aproximadamente 75 días, de los cuales en 22 se hizo la escultura, ésta inició el 5 de febrero de 2006 y concluyó el 16 de abril fecha de su inauguración. En primera instancia, se tuvo el obstáculo de salvar un trecho de agua, para poder llevar los materiales a la zona de la isla, para ello, se contó con 10 tractores para el acarreo de piedra, cemento, arena, varilla y se fabricaron dos barcazas de acero y se habilitó una existente que realizaron 3 mil 124 traslados en el horario matutino y dos mil 500 en horario nocturno, totalizando 5 mil 624 viajes las 24 horas del día, de manera ininterrumpida, lo que se traduce en una distancia total recorrida en ese lapso de 2 mil 587 kilómetros, que representa dos viajes y medio de ida y vuelta a la Ciudad de México o cinco viajes a Guadalajara. Desde el 5 de febrero de ese año, se trasladaron desde tierra firme a esta isla 1,180 metros cúbicos de tepetate, 1,525 metros cúbicos de piedra, 90 metros cúbicos de concreto premezclado, 80 toneladas de cemento, 15 toneladas de acero, 18 toneladas de andamio estructural para la escultura del Cristo Roto, que tiene un peso de 20.5 toneladas, así como dos grúas, con capacidades de 15 y 30 toneladas, que se requirieron durante el montaje. La fuerza de trabajo, tan solo en esta isla consistió en más de 300 personas entre proyectistas, supervisores, arquitectos, ingenieros, albañiles, jardineros, electricistas, escultores y operadores de los tractores y las barcazas, quienes laboraron incansablemente a lo largo de dos meses y medio. En el plano arquitectónico, el santuario del Cristo Roto se construyó en un área total de 6 mil metros cuadrados y consta de 7 embarcaderos, los cuales están proyectados para cuando el nivel del agua de la presa aumente o disminuya, cuenta con escalinata y rampa de acceso desde el espejo de agua hasta esa área, en donde se pueden observar 24 nichos con iluminación que alojan el mismo número de réplicas de cristos venerados en distintas partes de la entidad. Además del área perteneciente al santuario, se construyeron plazoletas en diferentes zonas de la isla para crear zonas de descanso y reflexión basándose en la piedra de la región. Se creó un módulo de sanitarios, se instalaron 12 luminarias en el andador perimetral y plazoletas; mientras que la iluminación de los embarcaderos se realizó a través de seis luminarias, que son alimentadas a través de una línea eléctrica aérea y sumergida bajo el agua con una longitud superior a los 600 metros.

Imprimir