Permanecen inmigrantes mexicanos en Galveston para desafiar a <i>Ike</i> | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Permanecen inmigrantes mexicanos en Galveston para desafiar a Ike

Pese a los continuos llamados de las autoridades a evacuar, decenas de residentes de esta comunidad texana, entre ellos mexicanos de los estados de Hidalgo y Veracruz, optaron por permanecer aquí y desafiar la ira del huracán Ike. Los mexicanos Pedro Rojas y Rafael Márquez dijeron a Notimex no estar preocupados por el fenómeno natural que se avecina y que de hecho la tarde de este viernes ha comenzado a inundar parte de esta isla de 65 mil habitantes. Sin preocupación aparente, ambos fueron entrevistados luego de ser vistos pasear en bicicleta sobre la esquina de la calle 37 y avenida M, a pesar de una ligera llovizna. "Estos güeros hacen mucho ruido", dijo Márquez, originario de Tulancingo, en el estado mexicano de Hidalgo. "Siempre hacen así", aseguró mientras sacaba un cigarro para fumar con calma. El inmigrante, de 55 años y quien labora aquí en una compañía que construye cobertizos metálicos para proteger embarcaciones, dijo sentirse seguro en su pequeño apartamento ubicado en un segundo piso. "Yo vivo casi en el centro, y ahí no llega la marejada y si llega no me alcanza", afirmó Márquez, aún cuando se le recordó que las autoridades habían advertido que el huracán provocaría inundaciones generales en la zona. "Ya tengo cuatro años aquí. Eso dijeron cuando el huracán Rita (en 2005) y no pasó". Rojas, quien llegó a Galveston proveniente de la comunidad de Tres Valles, en el estado de Veracruz, dijo por su parte que él si pensó en evacuar, pero que Rafael, su amigo y compañero de trabajo, le pidió quedarse para sortear juntos la tormenta. "Esperamos que nos vaya bien", señaló el inmigrante. Ambos dijeron no haber avisado a sus familias en México de su decisión de desafiar el huracán. "¿Para qué? se van a preocupar", afirmó Márquez quien tiene a su esposa y dos hijos en Hidalgo. "Ya mañana todo habrá pasado". Así como Márquez y Rojas, otras personas fueron observadas pasear en bicicleta o caminar curiosos observando las fuertes olas que se estrellaban la tarde de este viernes en el dique o muro construido aquí a lo largo de 16 kilómetros para contener la furia del mar. Personal del consulado de México en Houston recibió un reporte de que una mujer y su niña se habían resistido a evacuar, pero que luego habrían decidido salir de la isla. Una guardia del consulado, establecida para la emergencia, buscaba confirmar la información la tarde de este viernes. Galveston es considerada la comunidad más vulnerable a los huracanes a lo largo de toda la costa de Texas y las autoridades urgieron a todos los residentes a salir de la zona hacia sitios más seguros. Sin embargo, decenas, quizás cientos, desacataron las ordenanzas gubernamentales. Ante ello, la alcaldesa de Galveston, Lyda Thomas, decretó el toque de queda para toda la ciudad desde las 20:00 horas locales de este viernes (01:00 GMT del sábado) hasta las 05:00 horas locales del sábado (10:00 GMT). El toque de queda se repetirá durante los mismos periodos hasta el próximo lunes. Thomas, quien había advertido antes que no se abrirían albergues en la ciudad, decidió abrir uno en una en la Escuela Preparatoria Ball, para recibir a quienes decidieron no salir de Galveston.

Imprimir