La Crónica de Hoy | Hallan decapitados a 8 soldados en Chilpancingo

Hallan decapitados a 8 soldados en Chilpancingo
M. Horacio Ramos en Acapulco | Nacional | Hora de creación: 12:42:59 | Ultima modificación: 12:42:59
Violencia. Los cuerpos de los nueve hombres decapitados fueron llevados al Servicio Médico Forense de Chilpancingo, donde se les practicará la necropsia de ley. Foto: AP

La ola de violencia en el estado de Guerrero dejó ayer un saldo de 13 personas asesinadas, entre ellos nueve decapitados en Chilpancingo y cuatro más arrojados desde el puente Quetzalapa, pertenecientes al municipio de Iguala, región de la zona norte, confirmaron el gobernador del estado, Zeferino Torreblanca Galindo, y la Secretaría de Seguridad Pública de la entidad.

De los nueve decapitados –en cuyos restos dejaron un narcomensaje– ocho eran militares y uno el ex subdirector de la extinta Policía Judicial del estado, Simón Wences Martínez, mientras que los cuatro que fueron arrojados al río Quetzalapa aparentemente no son de Guerrero, porque sus rasgos no obedecen a los típicos de los surianos, de acuerdo con las declaraciones del mandatario estatal y el responsable de Seguridad Pública del estado, Juan Heriberto Salinas Altés.

El reporte de la Secretaría de Seguridad Pública en el estado señala que el hallazgo se registró alrededor de las 01:15 horas de la madrugada de este domingo, a unas horas de celebrarse las fiestas religiosas del Paseo del Pendón, una de las más importantes de la capital del estado donde participan el gobernador Zeferino Torreblanca Galindo y el alcalde de la capital Mario Moreno.

Los elementos de la Policía Preventiva Municipal de la capital, al realizar el patrullaje de rutina sobre la lateral norte-sur del boulevard Vicente Guerrero, al pasar a la altura de la tienda Sam’s Club encontraron una bolsa de plástico de color negro, amarrada con una cuerda de nylon color verde, la cual contenía en su interior varias cabezas humanas.

A un costado de las cabezas humanas había un narcomensaje escrito en una cartulina fluorescente.

Momentos más tarde, sobre la carretera federal México-Acapulco, en el kilómetro número 95, a la altura del deshuesadero Desloque, fueron localizados tres cuerpos decapitados, atados de pies y manos con cuerdas amarillas, mientras que en el acotamiento de la misma carretera federal, cerca del crucero de Chichihualco, frente a una caseta de información turística, fueron encontrados otros seis cuerpos igualmente decapitados.

Los nueve cuerpos encontrados en diferentes puntos de la carretera federal México-Acapulco estaban dentro de bolsas de plástico negras y tenían puestas ropas de civil, corte tipo militar y presentaban huellas de tortura. 

Fuentes extraoficiales informaron que los militares fueron interceptados al azar ayer sábado por un grupo armado cuando salían de descanso de las instalaciones del 41 Batallón de Infantería de la 35 Zona Militar con sede en Chilpancingo.

Las instalaciones del Semefo que se ubican en la capital del estado a donde fueron trasladados los cuerpos y las cabezas cercenadas se encontraban rodeadas de elementos del Ejército Mexicano, que impidieron a reporteros gráficos tomar fotos e incluso llegaron a quitar las cámaras a aquellos que las tomaban.

Mientras se llevaba a cabo la fiesta religiosa del Paseo del Pendón, donde el gobernador del estado, Zeferino Torreblanca Galindo, y el alcalde Mario Moreno recorrían las calles de la capital acompañados por danzas de la región, helicópteros de la SSP del estado y del Ejército Mexicano sobrevolaban la zona.

Entre la multitud que acompañaba al gobernador se comentaban los hechos y se lamentaba que en este día especial para los capitalinos se haya dado el macabro hallazgo de nueve personas decapitadas, sin embargo, otros comentaban que se vivía un ambiente tenso por los hechos.

Más tarde, el secretario de Seguridad Pública, Heriberto Salinas Altés, informó que al  mediodía fueron encontrados tirados sobre el escaso río Quetzalapa cuatro cuerpos de personas que habían sido ejecutadas a balazos y tenían las manos amarradas hacia atrás, al igual que los pies y los ojos vendados.

Los cuatro muertos, uno de ellos partido a la mitad, fueron arrojados desde el puente de Quetzalapa de 110 metros de altura que se ubica sobre la Autopista del Sol y pertenece al municipio de Iguala, en la zona norte del estado.

Los cuerpos, que vestían ropa de civil y estaban completamente torturados, fueron encontrados por pescadores del lugar.

Antes, en el servicio de emergencias 066 se recibió una llamada de que en un camino de terracería que conduce al municipio de Mochitlán, perteneciente a la zona centro del estado, se habían encontrado tres cabezas cercenadas y tres cuerpos.

De acuerdo con información que proporcionó Salinas Altés, al lugar acudieron elementos del Ejército Mexicano y policías de los tres niveles de gobierno, pero nunca encontraron nada, por lo que no descartó que  la llamada fuera hecha para distraer la atención de los cuerpos de seguridad.

También descabezaron a un ex policía

El gobernador de Guerrero, Zeferino Torreblanca, confirmó que ocho de las cabezas cercenadas encontradas en la capital del estado son de efectivos militares, mientras que otra más pertenece a Simón Wences Martínez, ex subdirector de la extinta Policía Judicial del estado en la administración del gobernador José Francisco Ruiz Massieu.

El mandatario aseguró que las otras cuatro personas que se encontraron ejecutadas en el puente de Quetzalapa no se relacionan con los hechos de la capital.

Luego de participar con sus funcionarios en el tradicional desfile del Paseo del Pendón, Torreblanca Galindo reconoció que es un tema difícil y que a nivel nacional afecta la situación de la inseguridad. Dijo que seguirá reforzando la seguridad en la entidad a fin de que no se incrementen los hechos delictivos.

“La información que tenemos es que lamentablemente aparecieron nueve cabezas humanas en la ciudad capital, Chilpancingo, y algunas partes de los cuerpos fueron encontradas en Chilpancingo y otras en Quetzalapa, donde está el puente”. Añadió que seguirán coordinando los esfuerzos con el gobierno federal y que “este es el resultado de las acciones que de manera combinada estamos haciendo con la federación”. 

Identifica Sedena a los militares asesinados

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)  identificó a los ocho militares decapitados encontrados en Chilpancingo, Guerrero, cuyos cuerpos presentaban signos de tortura.

Se trata del sargento primero de infantería Carlos Alberto Navarrete Moreno, el capitán segundo de infantería Ervin Hernández Umaña; los cabos de infantería José González Mentado y Juan Muñoz Morales; los soldados de infantería Julián Teresa Cruz y Catarino Martínez Morales; el sargento primero de informática Juan Humberto Tapia Romero y el sargento segundo jardinero Ricardo Marcos Chino.

La dependencia a cargo del general Guillermo Galván Galván informó en un comunicado que el cadáver de Navarrete Moreno fue hallado el pasado 9 de diciembre; el resto fueron encontrados entre el 20 y 21 del mismo mes.

Detalló que las autoridades correspondientes realizan las investigaciones pertinentes del caso.

La Secretaría de la Defensa Nacional afirmó que las ejecuciones de sus ocho elementos fueron consecuencia de “los fuertes golpes” que el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos dieron a las organizaciones criminales de esa entidad federativa, los cuales provocaron una merma en su estructura tanto funcional como económica.

Tras la ofensiva del gobierno federal, añade el documento, (las bandas del crimen organizado) se sienten acorraladas y debilitadas, respondiendo con estos actos cobardes que pretenden amedrentar las acciones que realiza este instituto armado.

“La Secretaría (de la Defensa Nacional) ratifica su compromiso de continuar combatiendo con eficacia este flagelo para recuperar los espacios ocupados por el narcotráfico y brindar la seguridad y paz social que reclaman los mexicanos”, señala. (Redacción)

Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems