La historia de un “Gracias a Dios” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

La historia de un “Gracias a Dios”

Seguro que hay una enorme diferencia entre “Tierra a la Vista” y “Gracias a Dios” pero son las frases que enmarcan el primero y el cuarto y último de los viajes del Almirante de la Mar Océana, don Cristóbal Colón, que a diferencia de lo que ocurre en muchos países del Continente, su memoria es respetada en Centroamérica, considerando que fue aquí, precisamente donde finalmente ancló aproximadamente a las 2 de la mañana de aquel 12 de octubre de 1492.
De Rodrigo de Triana y su legendaria expresión “Tierra a la Vista”, es difícil trasladarse hasta el “Gracias a Dios que al fin salimos de esas honduras”, frase de Cristóbal Colón al refugiarse en las aguas poco profundas de lo que hoy se conoce como Cabo Gracias a Dios, después de que enfrentara una tormenta (probablemente un huracán) de 28 días en la costa de lo que hoy es Honduras y que lo llevó, en plena temporada de tormentas, a avanzar hasta la actual frontera de Nicaragua y entrar a las aguas salvadoras de la pequeña bahía que es hoy un refugio ideal para vacacionistas.
Y es que cuenta la historia que Colón llegó a América en su cuarto viaje, el 12 de septiembre de 1502 enfrentando lo que no se sabía era la temporada de huracanes en el Atlántico del Norte por lo que las 4 carabelas de la expedición fueron sacudidas brutalmente durante 14 días y otras dos semanas posteriores a la tormenta, según el testimonio de Fernándo Colón, hijo del Almirante que se decía genovés pero que a nadie le consta que hablara italiano y que se atrevió a ofrecer una navegación al poniente en la Mar Océana para llegar a las Indias.
Ya que hablamos de Colón, justo es decir que a más de 500 años de su muerte, el lugar donde descansan sus restos sigue en disputa, aunque se dice que la Catedral de Sevilla es el legítimo lugar donde está su sepulcro.
Antes de caer en desgracia, fue nombrado “Almirante de la Mar Océana” título que ejerció hasta su muerte en 1506, no así los de  Gobernador y Virrey de las Indias Orientales que terminaron por ser meramente honoríficos. En México, como en Honduras, sí se le rinde tributo, luego de que el general Porfirio Díaz decidiera erigir un monumento a su memoria, razón por la que en 1877 se colocó su estatua en el que entonces se denominaba “Paseo de la Emperatriz” hoy, Paseo de la Reforma.

“Con frijoles por favor…”

Sopa de frijol, caldo de frijol, frijoles refritos, en caldo, licuados, con aceite o sin él, con chile dulce, cebolla picada y unas buenas tortillas de maíz. No, no es la dieta del mexicano promedio, sino la especialidad de la casa. Después, unos buenos plátanos maduros.
Aquí en Honduras como en México, la base de la alimentación es el maíz, cultivo autóctono de los pueblos prehispánicos de Mesoamérica, aunque la variación más importante sería la inclusión de la llamada “machuca” que son plátanos verdes machucados con coco o bien solos verdes o maduros.
Cualquiera que sea finalmente el plato a elegir como principal, el famoso “levanta muertos” como se le llama al “consomé de garrobo (un reptil similar a la iguana, que es un golpe para quienes creían que lo más exótico era la comida china), carne asada o al carbón, aves o mariscos, sobretodo camarones, siempre vendrá la gentil pregunta “¿Con frijoles?”… Usted ya sabe lo que contestamos los mexicanos…

Junior Morales está listo

A sus 31 años Junior Morales sigue siendo el arquero suplente de la Selección de Honduras, a pesar de que una lesión de Noel Valladares en el 2002 parecía significar la oportunidad para ocupar de manera titular el marco de los catrachos.
Sin embargo, el entonces técnico Primitivo Madariaga decidió llamar a Milton Flores en aquel encuentro rumbo a Corea Japón 2002 que terminó con una goleada histórica de Costa Rica a los hondureños 4-2.
A pregunta expresa de la prensa catracha sobre si estaba preparado para ser el arquero titular en el partido, Morales no dudó y contestó con mucha seguridad. “Claro que sí, si se me da la oportunidad estoy preparado y confiando en Dios que de darse aprovecharla al máximo, porque hace tiempo la vengo esperando”.

No pierde en San Pedro Sula desde el 2001

En el camino al Mundial de Sudáfrica 2010 la escuadra catracha ha ganado cada uno de los cuatro partidos de eliminatoria que disputó como local, ejerciendo siempre esa ventaja en San Pedro Sula, en donde venció 4-0 a Puerto Rico, 2-0 a Jamaica, 3-1 a Canadá y 1-0 a México. De hecho en esa ciudad suma ocho juegos seguidos de eliminatoria mundialista sin perder, con un saldo de cinco victorias y tres empates. No pierde en San Pedro Sula un juego de clasificación a un Mundial desde el 7 de octubre de 2001 cuando sucumbió 0-1 ante Trinidad y Tobago, resultado que a la postre le dejó fuera del Mundial.

Imprimir