La Crónica de Hoy | Las formas de transmisión del virus AH1N1

Las formas de transmisión del virus AH1N1
Dr. Alfonso J. Alanís | Opinión | Hora de creación: 09:00:45 | Ultima modificación: 12:18:43

La enfermedad ha continuado diseminándose en forma importante y comportándose en forma más agresiva en México que en Los Estados Unidos, donde sólo se ha registrado un muerto.

Por ello, es importante hablar de las formas de transmisión. Se me ha preguntado por cuánto tiempo una persona con influenza es contagiosa.

Por desgracia la eliminación respiratoria de virus (“virus shedding”) empieza entre 24 y 48 horas antes de tener los primeros síntomas de la enfermedad y continúa hasta que los síntomas primarios desaparecen, lo cual ocurre entre 4 y 7 días después de los primeros síntomas de enfermedad. Esto quiere decir que una persona puede infectar a otros individuos por más o menos 8 a 10 días desde que inicia el “viral shedding”.

También se puede adquirir influenza por contacto con objetos contaminados. El virus sobrevive de 12 hasta 24 horas en superficies lisas y en otros objetos como tela, piel, tierra, etc.

Si una persona se “contamina” al tocar una superficie con virus de influenza vivo y luego se lleva las manos a la boca o nariz, ocurre la infección.

La transmisibilidad depende de varias cosas incluyendo la severidad de la infección (los pacientes con síntomas más severos eliminan mayor cantidad de virus y por más días), las condiciones ambientales (el virus de la influenza humana se disemina óptimamente en ambientes menos húmedos –30% de humedad— y más fríos, y su transmisión se dificulta cuanto la temperatura es muy alta –más de 33° Celsius— o la humedad es mayor al 70%-80%) o cuando el paciente esta inmunocomprometido (lo cual puede aumentar el periodo de infectabilidad).

Además, cuando un paciente infectado empieza a recibir tratamiento antiviral específico, el tiempo de eliminación viral y la cantidad de virus eliminado en la expectoración o en el moco nasal y el periodo de viremia (virus en la sangre) disminuyen considerablemente.

Un trabajador de la salud que ha sido contagiado con la enfermedad y recibe tratamiento antiviral específico temprano (dentro de las 48 horas de iniciados los síntomas), tiende a acortar la duración de la enfermedad y también el tiempo de contagiosidad y puede regresar a estar en contacto con pacientes dos o tres días después de que la mayoría de los síntomas desaparecen.

¿Es posible que se declare una pandemia? Yo creo que sí lo es. No seria la primera vez. La humanidad ha enfrentado varias pandemias de Influenza en el pasado con consecuencias graves. La gran epidemia de influenza en 1918, la Influenza China de 1957, la Influenza de Hong-Kong en 1968 y más recientemente el SARS que aunque no es influenza tiene un mecanismo de transmisión parecido.

Como es claro en el caso actual, a medida que progresamos y nos globalizamos las pandemias tienden a diseminarse mas rápido y a causar más estragos que en épocas anteriores.

Así, mientras que en 1918 la epidemia de influenza tardo 9-10 meses en atravesar los océanos y convertirse en una pandemia, la Influenza China atravesó el mundo en 4-5 meses, la de Hong-Kong en 3 meses y el SARS en unas cuantas semanas.

Todo indica que el brote actual probablemente inicio en México y de ahí se ha trasladado rápidamente cuando menos a Estados Unidos y a Nueva Zelandia y Europa, aunque no sabemos mucho acerca de los casos de Europa o de Israel, pero las investigaciones epidemiológicas pronto arrojaran luz acerca de estos brotes y su vínculo a los tres países claramente ligados a la epidemia.

Cuando una pandemia inicia, el efecto inicial (la primera “ola” de diseminación) tiende a durar entre 6 y 12 semanas y una vez que la enfermedad alcanza masa critica, el numero de casos aumenta hasta que se duplican cada 3 días durante y la mayor parte de la población susceptible y expuesta ha sido infectada. Durante esta fase el virus tiende a irse adaptando al huésped para “mejorar” su transmisión y su infectabilidad. Es durante esta primera ola que el virus se puede hacer más patogénico (más agresivo) o más resistente a los tratamientos existentes.

Por desgracia, una vez que comienza una pandemia tiende a haber una “segunda ola” de enfermedad entre 3 y 6 meses después de la primera y a esta segunda casi siempre le sigue una tercera a los 12-18 meses de la primera. En estas segundas epidemias los pacientes en riesgo son aquellos que no tuvieron exposición durante las olas anteriores.

Es poco común que un paciente que ha tenido infección por un virus de Influenza vuelva a ser infectado por el mismo virus ya que la persona desarrolla memoria inmunológica.

Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems