La Crónica de Hoy | Trastornos del sueño afectan a personas de la tercera edad

Trastornos del sueño afectan a personas de la tercera edad
Bertha Sola | Bienestar | Fecha: 14-ago-09 | Hora de creación: 06:21:23 | Ultima modificación: 06:21:23

Los trastornos del sueño son comunes en personas de la tercera edad, dicen los científicos de Mayo Clinic que estudiaron a una gran cantidad de gente dentro de ese grupo de edad en uno de los condados del estado de Minnesota.

Durante la reunión anual del año 2009 de la Academia Americana de Neurología realizada recientemente en Seattle, los científicos informaron que 59% de los 892 sujetos de 70 a 89 años de edad presentaron signos de al menos un trastorno reconocido del sueño diferente al insomnio. El trastorno más común, con 32% de los participantes del estudio, fue el de calambres en las piernas vinculados al sueño.

Los científicos dicen que su estudio es uno de los primeros en contemplar un espectro más amplio de los trastornos del sueño entre personas de la tercera edad y que al entender la prevalencia de estos problemas, se podría llegar a más diagnósticos con los consiguientes tratamientos provechosos.

"Todos estos trastornos del sueño pueden alterar la calidad de vida de la persona porque afectan el sueño", explica la investigadora principal del estudio, Dra. Jennifer Molano, miembro de neurología conductual en el Departamento de Neurología. "No obstante, si se reconocen estos problemas, el diagnóstico adecuado puede llevar a un tratamiento exitoso".

La investigación es parte del Estudio sobre Envejecimiento de Mayo Clinic, un esfuerzo multidisciplinario para entender las enfermedades vinculadas a la vejez y funcionamiento cognitivo. Las parejas de los participantes en el estudio, que son residentes del condado de Olmsted en Minnesota, donde se ubica la sede de Mayo Clinic, respondieron un cuestionario sobre cuán bien dormían sus cónyuges.

Los científicos también identificaron las siguientes perturbaciones del sueño frecuentes:

- Apnea obstructiva del sueño, que se caracteriza por pausas en la respiración durante el sueño y ocurrió en 17.6% de los participantes. Los hombres eran cuatro veces más proclives a presentar características de apnea obstructiva del sueño que las mujeres.

- Movimientos periódicos e involuntarios de las piernas o brazos durante el sueño, que se presentó en 17.4% de los sujetos.

- Un trastorno de movimiento, conocido como trastorno conductual del sueño MOR (TCSM) que se presentó en cerca de 9% de los participantes. Esto ocurre cuando una persona dormida parece que hiciera una representación teatral del sueño. En este estudio, los hombres fueron dos veces más proclives a mostrar esta conducta de representación del sueño que las mujeres. El trastorno también se apreció con más frecuencia entre gente de 80 ó más años de edad que presentaba empeoramiento de un impedimento cognitivo o demencia.

- Síndrome de las piernas inquietas, que consiste en una irresistible urgencia por mover las piernas, acompañada por sensaciones incómodas, y que se presentó en alrededor de 8% del grupo de estudio.

- Solamente 0.2% de los participantes presentó sonambulismo.

"Probablemente la mayor sorpresa del estudio es la alta frecuencia del posible TCSM entre estos participantes", comenta el Dr. Bradley Boeve, neurólogo de Mayo Clinic y uno de varios investigadores del estudio. El único estudio poblacional sobre la epidemiología del TCSM revela una prevalencia de 0.5%, mientras que estos resultados plantean una frecuencia de 9% dentro del rango de 70 a 89 años, acota el médico. "La frecuencia es importante porque investigaciones anteriores realizadas no sólo por nuestro grupo sino también por otros plantearon que quienes padecen TCSM son más proclives a desarrollar en el futuro un trastorno neurológico, como la enfermedad de Parkinson", añade.

Uno de los objetivos finales es que una vez desarrollados los medicamentos que afecten la biología de la enfermedad de Parkinson y la demencia de los cuerpos de Lewy, se espera que éstos puedan emplearse en personas con TCSM debidamente identificado para retrasar la aparición o evitar el desarrollo de síntomas vinculados a estos trastornos", explica el Dr. Boeve.

Los científicos esperan dar seguimiento a estos resultados con un estudio de validación que utilice una polisomnografía, o estudio del sueño que mide los movimientos de ojos y piernas mientras registra la respiración y actividad cerebral.

El estudio se financió gracias a subsidios del Instituto Nacional del Envejecimiento, el Programa Robert H. y Clarice Smith, y Abigail Van Buren de la Fundación Mayo para investigación sobre la enfermedad de Alzheimer. Científicos del recinto médico de Mayo Clinic en Florida también ayudaron en el estudio.

Mayo Clinic, a través de un enfoque dedicado a las necesidades individuales de los pacientes, proporciona servicios de diagnóstico y tratamiento en todas las sub-especialidades, dentro de sus instalaciones de Rochester en Minnesota, Jacksonville en Florida, Phoenix y Scottsdale en Arizona.

 

Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems