México, segundo país que más víctimas de trata de personas envía a EU | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

México, segundo país que más víctimas de trata de personas envía a EU

daño. Del total de víctimas de trata de personas identificadas en Estados Unidos, 14 por ciento era de origen mexicano. Foto: Archivo

México es el segundo país que más víctimas de trata provee a Estados Unidos, superado únicamente por Tailandia, señala el “Diagnóstico de las Condiciones de Vulnerabilidad que Propician la Trata de Personas en México”, elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y el Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social (CEIDAS).
En 2007 se reportaron 48 casos de víctimas tailandesas y 42 de víctimas mexicanas. En seguida se ubicaron Guatemala con 23, Filipinas con 22, China con 21… Del total de víctimas identificadas en Estados Unidos, 14 por ciento era de origen mexicano, señala el documento.
Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, cada año son explotados sexualmente entre 16 mil y 20 mil niños y niñas en nuestro país.
Según el documento de la CNDH y del CEIDAS, el entorno de violencia, cada vez más generalizado en nuestro país a causa del crimen organizado, es propicio para la trata de personas y, en particular, de menores.
“Además de esta violencia se ha arraigado en México una aceptación generalizada ante entornos violentos, y una de las expresiones más preocupantes es la que se presenta en las escuelas, pues tradicionalmente éstas han sido consideradas como el segundo entorno más importante después de las familias”, considera el Diagnóstico.
Y abunda en este binomio violencia—trata de personas: “Quienes sufren actos reiterados de agresión física o psicológica generalmente caen en estados de depresión, pérdida de autoestima o situaciones de vulnerabilidad que los colocan en mayores posibilidades de convertirse en víctimas de abuso, maltratos, tratos crueles o degradantes o la trata de personas, en particular cuando se es un niño o adolescente.”
En un documento de 2007 denominado “Estudio de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra las Niñas, Niños y Adolescentes”, de la Unicef, y citado en el Diagnóstico, se señala que “la violencia puede ser causa de que el niño huya de su hogar, exponiéndose así a más peligros… los niños y niñas que padecen violencia son más proclives, de adultos, a la depresión, al suicidio o a caer en redes de tratantes”.
En este tenor van las cifras del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, que señala: uno de cada tres hogares en México ha sufrido violencia y 45 por ciento de los niños en situación de calle ha dejado sus hogares a causa de la violencia que ahí sufrían.
Un estudio de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños sitúa a México como una de las naciones en que en mayor medida se maltrata a los menores. Esto, tomando en cuenta que nuestro país, sólo después de Brasil, es la nación de América Latina con mayor cantidad de niños y niñas.
“El ambiente de violencia en México tiene un impacto fuerte entre los niños y niñas, y queda reflejado en tasas de homicidio muy elevados. Este escenario no podría explicarse sin que existiera un alto nivel de tolerancia para la violencia que se ejerce contra los niños y niñas. La imposición de castigos físicos y el maltrato verbal, por ejemplo, siguen siendo prácticas cotidianas que gozan de altos niveles de aceptación”, apunta el informe de la ONU, citado en el Diagnóstico de la CNDH y Ceidas.
Más datos: 45 de cada 100 mujeres que son maltratadas, maltratan a su vez a sus hijos, y una quinta parte de los mexicanos afirma que al interior de sus familias no se demuestra el afecto. Las consecuencias en costos asociados a la atención de la violencia para el país ascienden a “más de 90 mil millones de pesos anuales”, según cifras del Sistema Nacional de Información en Salud (Sinais).
Trabajo infantil, propicio para la trata de personas. “El hecho de que las niñas, niños y adolescentes tengan que trabajar es casi siempre resultado de la conjunción de dos o más de los ámbitos de desigualdad o de los contextos de riesgo que pueden favorecer la comisión de trata de personas”, advierte el Diagnóstico de las Condiciones de Vulnerabilidad que Propician la Trata de Personas en México.
Y a pesar de que en nuestro país el artículo 175 de la Ley Federal del Trabajo prohíbe la utilización de menores de 14 años en trabajos que conlleven labores peligrosas o insalubres; en donde se vendan bebidas embriagantes, o en aquellos susceptibles de afectar su moralidad y buenas costumbres, entre otros puntos, esto no se respeta en México.
Cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo de 2008 señalaron que en 2007 había ocupadas 29 millones 203 mil 394 personas entre los cinco y 17 años.
“Debe destacarse que hay 15 estados en los que el número de niños y niñas que trabajan rebasan la cifra de 100 mil; de estas entidades destacan Chiapas, Jalisco, Guerrero, Estado de México, Michoacán, Puebla y Veracruz en los cuales la cifra rebasa a los 200 mil niñas y niños que trabajan; es decir, seis entidades concentran a cerca de 30 por ciento del trabajo infantil en el país”, señala el Diagnóstico.
Las adicciones, al igual que la migración, también son factor importante en la trata de personas.
“Hay evidencia de que muchas personas con adicciones se inician en la prostitución a fin de conseguir recursos para adquirir drogas”, agrega el Diagnóstico.
Cifras de la Encuesta Nacional de Adicciones 2008 apuntan que el consumo de drogas y sustancias adictivas creció en México en aproximadamente 50 por ciento en los últimos cinco años.
En tanto, los migrantes son presa fácil de los delincuentes. “Su intención de cruzar a EU los hace vulnerables a falsas promesas y ofertas de trabajo… así, con frecuencia son víctimas del crimen organizado y las mujeres migrantes, en particular, ven acentuada su condición de vulnerabilidad al ser víctimas de los secuestradores. Los abusos sexuales y la violación acompañan los eventos de secuestro de mujeres migrantes”, alerta un Informe Especial sobre los Casos de Secuestros contra Migrantes 2009, de la CNDH.

Historias

“Tengo 21 años y nací en Tijuana y comencé a ser explotada sexualmente desde los 13”. Flor

Hace como diez años, cuando teníamos 8 y 9 años, mi papá nos vendió. Nacimos en una comunidad Mixteca, muy pobre, en el Estado de Oaxaca. Acabamos en la Ciudad de Nueva York, en un prostíbulo, siendo explotadas sexualmente, a nuestra corta edad. María del Sol y María del Mar.

“Caí, como muchas otras mujeres y jóvenes, que llegan en búsqueda de mejores condiciones de vida, engañadas o forzadas al tráfico o trata sexual en Estados Unidos. Julia.

“Teníamos que atender como a diez señores cada una. Y cuando ya no pensábamos y se nos escurría la baba, nos echaban a la calle, como basura, y traían nuevas niñas”. Gris, de diez años, originaria de Coatzacoalcos, Veracruz.

Estas historias son proporcionadas por el Diagnóstico de la CNDH y CEIDAS

Imprimir