Hallan el Valle sagrado de los incas, ciudad fundada por nobles que escaparon de la Conquista | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 14 de Octubre, 2016

Hallan el Valle sagrado de los incas, ciudad fundada por nobles que escaparon de la Conquista

Lugar. El arqueólogo Thierry Jamin cerca de una torre funeraria de la necrópolis de Puccro, que es uno de los 30 sitios hallados. Un mirador de la fortaleza de Hualla Mocco a la entrada del Valle de Lacco. Fotos: Thierry Jamin

Una fortaleza inca, varias ciudades agrarias, centros ceremoniales relacionados con un panteón o necrópolis y varias ciudades pequeñas compuestas de edificios, calles y plazoletas forman parte del conjunto de 30 sitios arqueológicos de la cultura inca localizados por una expedición científica que se sumergió en el amazonas peruano a lo largo de 2010, y cuyos resultados fueron compartidos con Crónica.
El arqueólogo francés Thierry Jamin, quien encabezó la expedición, informó a este diario que la zona explorada ya puede ser considerada como un “valle sagrado de los incas”, y que los sitios son la evidencia más sólida colectada hasta ahora sobre la posible existencia de una mítica ciudad perdida, llamada Paititi, que habría sido fundada en la selva por la nobleza inca que escapó de la conquista española.
“Nadie encontró todavía esta misteriosa ciudad (Paititi). Después de la ejecución del último emperador inca, es allá donde habrían sido escondidos con urgencia todos los tesoros del imperio. Por lo menos los de la región de Cusco, la capital. Toneladas de oro y magníficos objetos preciosos habrían estado en tránsito así, de prisa, hacia la selva. Ciertos cronistas hablan de veinte mil llamas cargadas de oro, conducidas hacia el este, por un destino desconocido, por la Coya, o esposa del Inca emperador.
“La leyenda de Paititi, lo vemos, está muy ligada a esta historia de rescate y de oro”, explica el arqueólogo francés.
Los incas son considerados como una de las cinco culturas madres de la humanidad. Con ese nombre se agrupa a un conjunto de cinco culturas que, sin influencia de otros pueblos, pasaron de la vida nómada de cazadores y recolectores a una organización sedentaria, basada en la agricultura y la crianza de animales. Además de los incas, las otras cuatro culturas madres son los olmecas –habitantes de lo que hoy es México–, los chinos, los hindúes y los egipcios.
Los incas fueron conquistados paulatinamente por los españoles, pero una fecha clave ocurrió en 1532 cuando Francisco Pizarro toma prisionero a Atahualpa, máxima autoridad inca y por cuyo rescate se pagó con muchas cargas de oro y plata. A pesar del rescate, Pizarro ejecutó a Atahualpa.
El vasto  imperio inca se extendía por casi toda la costa de Sudamérica que encara al Pacífico: incluyendo los territorios actuales de Perú, Ecuador, Bolivia, sur de Colombia, parte de Chile y de Argentina. Su imperio fue mayor que el que llegaron a tener, en México, mayas, aztecas, toltecas y teotihuacanos (cada uno en un momento diferente).
El nuevo hallazgo arqueológico revela la existencia de una sociedad muy poblada y organizada, cuyas construcciones son de las mismas dimensiones que las de Machu Pichu, pero levantadas en las laderas de los andes, en territorio contiguo a la selva amazonas.
Los resultados de la expedición ya han sido presentados al Ministerio de Cultura de Perú, solicitándole resguardo inmediato de los sitios arqueológicos, descubiertos entre mayo y agosto de 2010, los cuales están expuestos a destrucción por saqueo o abandono.
SITIO. Los hallazgos fueron hechos en dos valles que se encuentran en la colindancia de los andes y la selva, entre los departamentos de Cusco y Madre de Dios. Thierry Jamin trabaja en la zona desde hace 12 años, buscando construcciones que habían sido detectadas en 1975 con fotos satelitales. Esta expedición en particular fue financiada por el Instituto Inkari, con sede en Cusco.
La mayoría de los 30 sitios arqueológicos hallados está en los valles de Lacco  y  Chunchusmayo.  Uno de los sitios hallados se llama Hualla Mocco y es un conjunto habitacional que incluye estructuras religiosas, domésticas y una fortaleza que puede ser una prisión o un centro de vigilancia militar.
Los hallazgos están a lo largo de un camino antiguo inca que se dirige a la selva, por lo que los arqueólogos piensan que aún hay más que encontrar.
“Según lo que se sabe, gracias a las crónicas de la época y a las tradiciones locales, Paititi habría sido una ciudad inmensa que se encontraría enterrada en alguna parte de la selva amazónica del sudeste de Perú. La buscamos a través de los siglos en toda Sudamérica. Pero desde una cincuentena de años las investigaciones se enfocan hacia una región particular arrinconada entre Perú, Brasil y Bolivia”, indicó en arqueólogo Jamin en un texto enviado a Crónica por correo electrónico.
 “Nuestra próxima campaña de investigación, bautizada Inkari 2011, debería, lo espero, aportar nuevos elementos de pruebas, nuevas piezas importantes al expediente jamás cerrado de la legendaria ciudad perdida de Paititi”, explicó a Crónica Thierry Jamin.

Imprimir