Necesario, enseñar a leer de manera reflexiva a estudiantes: Estela Morales | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Viernes 14 de Octubre, 2016

Necesario, enseñar a leer de manera reflexiva a estudiantes: Estela Morales

Urge.La doctora Estela Morales destaca que la lectura reflexiva potencia el pensamiento abstracto y crítico. Foto: alonso gallegos

Cuando las estadísticas señalan que los mexicanos no leen, es que sólo miden cuántos libros han leído de los grandes autores. “Le ponen estrellitas de valor a quienes han disfrutado de las obras de Paz, Borges, Shakespeare o Cervantes y dejan de lado a un universo importante que goza de otro tipo de textos”, asegura la coordinadora de Humanidades de la UNAM, Estela Morales Campos.
La investigadora señala que “hay que ser más incluyentes para tomar en cuenta a cualquier tipo de lectura, porque con una ayuda las personas ya enganchadas se pueden volver lectores exquisitos. Pero si les cortan las alas y se califica que eso no lo deberían hacer, es un tipo de censura y debemos tener cuidado”.
“Hoy tenemos en el país casi 100 millones de personas que saben leer y escribir, pero el problema es que la mayoría no practica la lectura reflexiva, en la cual se potencia el pensamiento abstracto, la crítica y el análisis. Esta deficiencia viene desde la primaria, donde se prefiere que los alumnos puedan leer dos cuartillas en 15 minutos, en lugar de enseñarlos a comprender un párrafo que les daría más herramientas para sus estudios y vida personal” asegura.
Son las consideraciones de la investigadora Estela Morales Campos, quien es doctora en Estudios Latinoamericanos y maestra en Bibliotecología por la UNAM. También es integrante del Centro Universitario de Investigaciones Bibliotecológicas y profesora en el posgrado en Bibliotecología y Estudios de la Información.
Entre las distinciones que ha recibido, destacan la medalla Gabino Barreda (1989) del nivel de posgrado de la UNAM y el reconocimiento Juana de Asbaje.  En diciembre de 2007, en el marco de la 22 Feria Internacional del Libro de Guadalajara, recibió un reconocimiento por su obra a favor del libro y la lectura.
PROCESO. Estela Morales señala que el proceso cerebral de descifrar el alfabeto y entender lo que se dice es un acto muy complejo. “Porque es diferente leer un dato, luego pasar  a la cadena informativa y después obtener el conocimiento”.
Por ejemplo, un dato es leer “1810. Bicentenario de la Independencia”. Cada lector lo contextualiza como quiere. Se puede quedar con el inicio de la guerra de la independencia, que es la forma literal, pero también se puede remontar a personajes, lugares y si no sabe lo que sucedió, va y busca en libros. “Este último es un ejemplo de lectura  reflexiva”.
Pero este ejercicio poco se da en la población. “Hoy tenemos casi 100 millones que pasaron una prueba de lectura pero pocos reflexionan sobre lo leído”. Sólo hay una lectura lineal que fenece inmediatamente y nada aporta.
La lectura reflexiva, precisa, es un proceso complejo donde el individuo se inserta en un juego de preguntas y respuestas sobre lo leído. De esta manera se potencia el pensamiento abstracto que se queda para toda la vida y es una de las mejores herramientas del desarrollo humano.
Pero en el país andamos mal, “porque no enseñamos esta herramienta en las escuelas primarias. Con la abstracción, la crítica y análisis los alumnos mejorarían sustancialmente en matemáticas, las ciencias y sobre todo, les permitirían tener un pensamiento lógico para decidir lo que desean hacer o ser”.
Lo grave, añade, es que sólo les fomenta a los niños a descifrar el alfabeto y que lean dos cuartillas en 15 minutos.
La deficiencia se agudiza cuando son jóvenes y llegan a la secundaria, pasan al bachillerato y la universidad, ”y no pueden comprender textos”.
Por ejemplo, cuando leemos El Quijote, el ingenioso hidalgo dice en el capítulo XXV: “será que Dulcinea del Toboso ha hecho alguna niñería con moro o cristiano” ¿Por qué dice moro con cristiano? Si el lector hace un análisis se preguntará por qué moro o cristiano. Es la reflexión, después busca y se da cuenta que es un hecho histórico. Conoce que los moros ocuparon España y se enfrentaron a los cristianos. Una frase literaria va aun hecho histórico y popular. Pero también podrá descubrir, que moros con cristianos es un platillo realizado a base de arroz y frijoles.
Esta actividad, añade la investigadora, dota al individuo de un pensamiento crítico y lógico que le ayudará a definir lo que le interesa o no.
OTRAS LECTURAS. La doctora Estela Morales señala que todos podemos ser gran público lector, pero las estadísticas sólo reconocen en esta clasificación a los asiduos a los grandes autores.
“Por esto, se deja de lado a quienes leen el Libro vaquero, revistas de futbol, o el Tv y Novelas. Estos textos tienen una cualidad: ayudan a soñar a las personas y es otra de las bondades de la lectura”, añade.
“Son una fuente aspiracional para ser lo que no se puede. La mujer que mira a una artista en estas revistas, que es guapa y viste de manera atractiva, se imagina que si fuera como ella, tendría mucho pegue entre los hombres”.
En ese universo de lectores, están la población rural-urbana, los emos, los darks, la gente que trabaja en mercados ambulantes y que no se toman en cuenta porque se cree que lo que leen no es bueno. “Lo que se requiere son sistemas para encauzarlos a mejores textos y que puedan llegar a la lectura reflexiva.
“Porque debemos hacerles entender que esta actividad debe ser cotidiana, y es la herramienta que da respuesta a las dudas”.
NUEVAS TECNOLOGÍAS. La investigadora explica que el e-mail, Twiter y Facebook están regresando a los jóvenes a la lecto-escritura y en el futuro ofrecerá la posibilidad de tener grandes lectores.
Desde hace años se perdió el hábito de escribir cartas por la introducción del teléfono. Era un ejercicio de reflexión y escritura para comunicarse. “Las nuevas tecnologías recuperaron la palabra escrita aunque sea abreviada y llena de símbolos”.
Estos pequeños ejercicios cotidianos, si se busca la manera de encauzarlos para que los jóvenes aprendan a tener una lectura reflexiva de otros textos, podrían ser una de las llaves para aumentar el número de leyentes con pensamiento crítico, abstracto y analítico.

Imprimir