La Crónica de Hoy | Expulsión de jesuitas en el siglo XVIII, uno de los hechos que cambiaron al país

Expulsión de jesuitas en el siglo XVIII, uno de los hechos que cambiaron al país
María Teresa Adalid | Cultura | Fecha: 09-oct-11 | Hora de creación: 03:01:44 | Ultima modificación: 03:01:44
pasado. La obra muestra uno de los hechos históricos más relevantes del país.

La expulsión, poema dramático de José Ramón Enríquez aborda el conflicto e impacto histórico y social que cimbró a México tras el destierro de jesuitas de la Nueva España a partir del decreto realizado por Carlos III en 1767.  

“El montaje La expulsión se refiere a un hecho histórico que consideramos determinante en el proceso de construcción histórico de la nación mexicana, aborda el retiro de los jesuitas, pero en realidad esta obra trata de México, de la posibilidad de que México exista, de comprender a cabalidad qué es México y por lo tanto qué es ser mexicano, pregunta que tiene un sentido decisivo hoy y cuya posibilidad de respuesta actual depende de la aproximación que podamos hacer a partir de respuestas surgidas en otros momentos históricos de quienes quisieron llamarse mexicanos igual que nosotros”, comenta el director Luis de Tavira

En este sentido cabe mencionar que los jesuitas se asentaron en México en 1572 y durante casi 200 años desplegaron sus habilidades en la promoción de la educación, las artes y la ciencia.

“Los jesuitas en Paraguay y en el norte de México llevaron a cabo proyectos ejemplares de protección y respeto a los indígenas, desde la implantación de condiciones que generaran el desarrollo de su propias comunidades, de sus costumbres, de sus lenguas y la dotación de un sistema civilizatorio que les ofreciera lo que la cultura europea podía aportar a su prosperidad”

El respeto a las costumbres de las culturas indígenas provocó un distanciamiento con Carlos III, déspota ilustrado y rey de España entre 1759 y 1788, quien los acusó, junto con sus consejeros, de inducir el motín de Esquilache, además que su obediencia al papado por encima de la monarquía trajo diferencias políticas que cobraron más fuerza con la expulsión de jesuitas en Portugal y Francia.

OBRA. Con esta maniobra política inicia La expulsión, obra basada en personajes reales y algunos pasajes históricos que protagonizan los humanistas Francisco Xavier Clavijero, Francisco Xavier Alegre y el joven novicio José Ignacio Amaya. Los hechos transcurren de 1767 a 1828, tanto en España, Veracruz, Tepozotlán, Puebla, Italia y cuyos efectos se recrean tanto en la nobleza como en la clase indígena. José Ignacio Amaya vive el momento de la supresión de la compañía de Jesús en 1773 dictada por el Papa Clemente XIV, después se integra a la orden Rusa, donde la compañía fue acogida por Catalina la Grande, la reina no católica que ofreció refugio a los jesuitas y más tarde, en 1816 se restaura la orden. José Ignacio vuelve a México para continuar su labor educativa y compartir su experiencia con los nuevos novicios.

Otro personaje real de la Ilustración y la intolerancia racionalista que destaca por ser el brazo ejecutor de Carlos III es Francisco Marqués de Croix, Virrey de la Nueva España que bajo amenaza de pena de muerte sacó a los jesuitas.

La obra utiliza un vestuario inspirado en el siglo XVIII, está acompañada de un ensamble coral y tenor, además de contar con un gran mobiliario y cambios radicales de escenografía.

José Ramón Enríquez resume que La expulsión trasciende el tema religioso para incidir en la política y desarrollo de nuestro país. “Tal vez mucho del descontento que llevó a la Guerra de Independencia comenzó a fraguarse en aquellos momentos, así como el destino de los territorios del norte se selló en aquellas decisiones reales”.

La expulsión se presenta hasta el 16 de octubre. Jueves y viernes a las 20:00 horas; sábados a las 19:00 horas y domingos a las 18:00 horas en el teatro Julio Jiménez Rueda.

Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems