Durante la Edad de Oro México fue un imperio de la cinematografía hispana | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Durante la Edad de Oro México fue un imperio de la cinematografía hispana

0

México se convirtió en un imperio de la cinematografía hispana durante los años treinta y cuarenta, señala la investigadora y académica Maricruz Castro Ricalde, quien ha publicado, junto con el investigador estadunidense Robert McKee, el libro El cine mexicano “se impone”, investigación que revela el impacto de la época de oro del cine mexicano en el mundo hispano e internacional.
En su opinión, esta etapa fue la más brillante de la industria cinematográfica mexicana en términos de presencia, prestigio internacional e impacto cultural. Incluso considera que “el cine mexicano de la Edad de Oro fue el puente cultural que se tendió entre distintos países y distintas comunidades y culturas de habla hispana”, y fue tal su impacto que se reflejó en la vida cotidiana de países como Argentina, Colombia, Cuba, España, Venezuela y hasta Yugoslavia.
El volumen fue editado por la Dirección de Literatura de la UNAM y ofrece un recorrido ágil desde el triunfo arrollador que significó la película Allá en el rancho grande (1936), de Fernando de Fuentes, y las repercusiones que suscitó la cinta Ahí está el detalle (1940), donde destaca la actuación de Cantinflas, quien se convirtió en ícono de la comicidad de toda América Latina.
También aborda el impacto de otras cintas como Santa (1932), Simón Bolívar (1942), Doña Bárbara (1943), María Candelaria (1944), Jalisco canta en Sevilla (1949), Los olvidados (1950), hasta Espaldas mojadas (1955).
Una de las cosas que más impactaron a Maricruz Castro en el curso de esta investigación fue la doble línea que Latinoamérica mostró hacia las películas mexicanas. Por un lado estaba la admiración hacia las cintas que permanecían en cartelera por semanas, recuerda. “Incluso hubo cines casi exclusivos para el cine mexicano, lo cual sólo se había visto con las producciones hollywoodenses hasta entonces”.
Pero también llegaron los comentarios de rechazo y cuestionamiento, ya que el éxito apabullante de estas películas hizo que industrias incipientes de países como Cuba y Venezuela no florecieran.
Así que, en su opinión, México fue una especie de Hollywood con todas sus virtudes y vicios para los países de habla hispana durante la época dorada. “El cine mexicano influyó en las identidades nacionales, pero también en el extranjero, pese a la distancia cultural”, apunta.
Tanto fue el impacto que, incluso, en Yugoslavia los mariachis se convirtieron en un ícono, al grado que existieron mariachis serbocroatas. “Y vemos que independientemente de las diferencias y distancias de kilómetros y distancias geográficas, los vínculos culturales se tejieron de manera muy estrecha”, añade.
ALIANZA EXITOSA. Por su parte, el investigador estadunidense Robert McKee Irwin destaca que aunque se sabía de la influencia del cine mexicano en el extranjero, no existía una certeza del grado en que logró influir y penetrar.
“Además nos enteramos de detalles interesantes, como la competencia entre México y Argentina por dominar el mercado de la época”. Batalla que ganó México por una serie de circunstancias, la más importante fue su apoyo a Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial; en cambio, Argentina perdió el acceso al celuloide –controlado por Hollywood– al no aliarse en esta guerra.
Otro factor importante fue que Hollywood no tuvo éxito en la producción de películas sonoras en español, ya que no entendió el mercado y no supo producir. Su mayor problema fue que Hollywood no supo manejar los distintos acentos de español, así que eventualmente mezclaba actores de diferentes países hispanos.
Entonces México se convirtió en el líder de la época. El problema llegó cuando el cine nacional abusó de las fórmulas y permitió que cine como el argentino y el español se posicionaran con un cine más creativo.

Imprimir