La Crónica de Hoy | "Estilo de vida saludable, presión arterial saludable" lema del Día Mundial de la Hipertensión

Notas relacionadas
"Estilo de vida saludable, presión arterial saludable" lema del Día Mundial de la Hipertensión
Bertha Sola | Bienestar | Hora de creación: 17:29:56 | Ultima modificación: 18:12:27
Cuida tu presión para que tu corazón y cerebro funcionen adecuadamente

Bajo el lema "Estilo de vida saludable, presión arterial saludable", la Liga Internacional de Hipertensión Arterial (World Hypertension Leage) conmemora cada 17 de Mayo como día mundial de la HTA con el objetivo de formar conciencia sobre esta enfermedad altamente perjudicial para nuestra salud.

La hipertensión arterial es el aumento de la presión arterial de forma crónica. Es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo y, si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como un infarto de miocardio, una hemorragia o trombosis cerebral.

Las primeras consecuencias de la hipertensión las sufren las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta de forma continua, se hacen más gruesas dificultado al paso de sangre. Esto se conoce con el nombre de arterosclerosis.

Se desconoce el mecanismo de la hipertensión arterial más frecuente, denominada "hipertensión esencial", "primaria" o "idiopática". Sin embargo hay factores de riesgos que no se pueden controlar como son la herencia, el sexo, la edad y la raza  y otros relacionados con el estilo de vida que sí se pueden controlar, como la obesidad, el consumo excesivo de sal y alcohol, el tabaquismo, el concumo de anticonceptivos orales y un estilo de vida muy sedentario.

Herencia: Cuando se transmite de padres a hijos se hereda una tendencia o predisposición a desarrollar cifras elevadas de tensión arterial.

Sexo: Los hombres tienen más predisposición a desarrollar hipertensión arterial que las mujeres hasta que éstas llegan a la edad de la menopausia. A partir de esta etapa la frecuencia en ambos sexos se iguala.

Edad y raza: Los individuos de raza negra tienen el doble de posibilidades de desarrollar hipertensión que los de raza blanca, además de tener un peor pronóstico.

Sobrepeso: Los individuos con sobrepeso están más expuestos a tener más alta la presión arterial que un individuo con peso normal.

La única manera de detectar la hipertensión en sus inicios es con revisiones periódicas. Mucha gente tiene la presión arterial elevada durante años sin saberlo. El diagnóstico se puede realizar a través de una exploración física y otras pruebas complementarias.

La hipertensión no puede curarse en la mayoría de los casos, pero puede controlarse. En general debe seguirse un tratamiento regular de por vida para bajar la presión y mantenerla estable.

Reduce el consumo de sal a 4-6 gramos al día; consume menos productos preparados y en conserva, y no emplees demasiada sal en la preparación de los alimentos. No obstante, existen pacientes que no responden a la restricción salina.

Reduce la ingesta de alcohol, que en las mujeres debe ser inferior a 140 gramos a la semana y en los hombres inferior a 210 gramos.

Realiza ejercicio físico, preferentemente pasear, correr moderadamente, nadar o ir en bicicleta, de 30 a 45 minutos, un mínimo de 3 veces por semana.

Reduce el consumo de café y no consumas más de 2-3 cafés al día.

Consume alimentos ricos en potasio, como legumbres, frutas y verduras.

Abandona el hábito de fumar.

Sigue una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados y pobre en grasas saturadas.

 

Existen diversas maneras de medir la presión arterial:

El esfigmomanómetro de mercurio o el de aire, utilizados en los servicios de salud es el más exacto y menos expuesto a errores.

El aparato electrónico que se puede tener en casa, lleva un detector del pulso incorporado y es de fácil manejo. No obstante, se trata de un aparato muy sensible a los ruidos y a los movimientos, por lo que para que los valores obtenidos sean exactos, es necesario que el brazo no se mueva y que no se hable. Es importante que el aparato esté en buenas condiciones y se revise periódicamente.

 

Bajo el lema "Estilo de vida saludable, presión arterial saludable", la Liga Internacional de Hipertensión Arterial (World Hypertension Leage) conmemora cada 17 de Mayo como día mundial de la HTA con el objetivo de formar conciencia sobre esta enfermedad altamente perjudicial para nuestra salud.

La hipertensión arterial es el aumento de la presión arterial de forma crónica. Es una enfermedad que no da síntomas durante mucho tiempo y, si no se trata, puede desencadenar complicaciones severas como un infarto de miocardio, una hemorragia o trombosis cerebral.

Las primeras consecuencias de la hipertensión las sufren las arterias, que se endurecen a medida que soportan la presión arterial alta de forma continua, se hacen más gruesas dificultado al paso de sangre. Esto se conoce con el nombre de arterosclerosis.

Se desconoce el mecanismo de la hipertensión arterial más frecuente, denominada "hipertensión esencial", "primaria" o "idiopática". Sin embargo hay factores de riesgos que no se pueden controlar como son la herencia, el sexo, la edad y la raza  y otros relacionados con el estilo de vida que sí se pueden controlar, como la obesidad, el consumo excesivo de sal y alcohol, el tabaquismo, el concumo de anticonceptivos orales y un estilo de vida muy sedentario.

Herencia: Cuando se transmite de padres a hijos se hereda una tendencia o predisposición a desarrollar cifras elevadas de tensión arterial.

Sexo: Los hombres tienen más predisposición a desarrollar hipertensión arterial que las mujeres hasta que éstas llegan a la edad de la menopausia. A partir de esta etapa la frecuencia en ambos sexos se iguala.

Edad y raza: Los individuos de raza negra tienen el doble de posibilidades de desarrollar hipertensión que los de raza blanca, además de tener un peor pronóstico.

Sobrepeso: Los individuos con sobrepeso están más expuestos a tener más alta la presión arterial que un individuo con peso normal.

La única manera de detectar la hipertensión en sus inicios es con revisiones periódicas. Mucha gente tiene la presión arterial elevada durante años sin saberlo. El diagnóstico se puede realizar a través de una exploración física y otras pruebas complementarias.

La hipertensión no puede curarse en la mayoría de los casos, pero puede controlarse. En general debe seguirse un tratamiento regular de por vida para bajar la presión y mantenerla estable.

Reduce el consumo de sal a 4-6 gramos al día; consume menos productos preparados y en conserva, y no emplees demasiada sal en la preparación de los alimentos. No obstante, existen pacientes que no responden a la restricción salina.

Reduce la ingesta de alcohol, que en las mujeres debe ser inferior a 140 gramos a la semana y en los hombres inferior a 210 gramos.

Realiza ejercicio físico, preferentemente pasear, correr moderadamente, nadar o ir en bicicleta, de 30 a 45 minutos, un mínimo de 3 veces por semana.

Reduce el consumo de café y no consumas más de 2-3 cafés al día.

Consume alimentos ricos en potasio, como legumbres, frutas y verduras.

Abandona el hábito de fumar.

Sigue una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados y pobre en grasas saturadas.

Existen diversas maneras de medir la presión arterial:

El esfigmomanómetro de mercurio o el de aire, utilizados en los servicios de salud es el más exacto y menos expuesto a errores.

El aparato electrónico que se puede tener en casa, lleva un detector del pulso incorporado y es de fácil manejo. No obstante, se trata de un aparato muy sensible a los ruidos y a los movimientos, por lo que para que los valores obtenidos sean exactos, es necesario que el brazo no se mueva y que no se hable. Es importante que el aparato esté en buenas condiciones y se revise periódicamente.

 
 
Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems