Fernando Casanova murió a los 89 años | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Fernando Casanova murió a los 89 años

Éxito. Casanova compartió créditos con figuras de la talla de María Félix, Mario Moreno Cantinflas, Emilio El Indio Fernández, Sara García y Pedro Armendáriz, entre otros. Foto: Especial

Alejado de los reflectores y los sets cinematográficos, por los que profesó una intensa pasión, Fernando Casanova, pilar de la actuación de la Época de Oro del cine mexicano, murió el viernes a los 89 años, a las 09:40 horas, en el Hospital Santa Helena, por complicaciones en el sistema respiratorio, a causa del cáncer de próstata que padecía desde hace ocho años.
En entrevista telefónica con Crónica su hijo, Fernando Gutiérrez, indicó que Fernando Gutiérrez López, su nombre verdadero, recibió el último adiós en la Capilla 1 de Gayosso de Félix Cuevas y sus restos reposarán en el Panteón Español, en una cripta familiar, que ya ocupan los papás del actor, esto, cumpliendo su última voluntad.
“Estuvo toda la familia, tuvimos el tiempo necesario para despedimos cada uno de él. Mi papá estaba tranquilo. Su cuerpo fue colapsando por el cáncer en la próstata, que se propagó a sus pulmones y piernas”, explicó Gutiérrez.
En la agencia funeraria, también estuvieron presentes, además de los amigos de Casanova, sus dos hijas, Adriana y Ligia Gutiérrez, y quien fuera su compañera de vida, la señora María Gunariz, con quien se había casado por la iglesia, apenas en el 2009.
“Como hijo, me deja su legado, lo que me enseñó desde pequeño, he aprendido a seguir sus pasos, para que se sintiera orgulloso (…) Él estaba consciente que todos su compañeros lo apreciaban, no tenía enemigos, en todo el medio lo querían y, desde antes de partir, él lo sabía”, compartió Fernando.
El Águila Negra. Fernando Gutiérrez López nació en Guadalajara, Jalisco, el 24 de noviembre de 1922, en su adolescencia tuvo el sueño de ser un gran torero, por lo que abandonó sus estudios para convertirse en novillero, sin embargo, tras cinco años de participar en corridas, en plazas de provincia, dejó esta profesión.
En 1946 descubrió la actuación, que se convertiría en su gran pasión, al participar con papeles secundarios en cintas clásicas como: La vida íntima de Marco Antonio y Cleopatra (1946), La diosa arrodillada (1947), Juan Charrasqueado (1947), Si Adelita se fuera con otro (1948), La malquerida (1949), ¡Puerta joven! (1949), Él (1952), El mártir del calvario (1952) y Piel canela (1953).
Su primera oportunidad como estelar se la da el productor Raúl de Anda, quien junto con Alfonso Rosas Priego lo lanzan al estrellato con la cinta El águila negra (1953); debido al éxito del personaje, el productor planeó una serie de cintas con el rol como eje central: El águila negra en el tesoro de la muerte (1954) y El vengador solitario (1954), con Eulalio González Piporro como su fiel acompañante.
En 1956 llegaría El águila negra en la ley de lo fuertes, El águila negra contra los enmascarados de la muerte y El águila negra contra los diablos de la pradera, en estas tres últimas, con Fernando Soto Mantequilla como compañero de aventuras.
Esa intensa dedicación al celuloide lo llevó, en el siglo XXI, con 178 filmes en su carrera —siendo el último, el video-home La estampa del escorpión (2007)—, a tener el honor de ingresar al libro de récords Guinness, por ser el actor con más papeles estelares de la historia.
“La familia nos encargamos de ir reuniendo los títulos de sus películas, para entrar al libro y ahí está. (Siempre) lo compartió con todos nosotros y sus amigos, era su orgullo poder decir que él fue el actor con más personajes protagónicos en el mundo”, finalizó su hijo.

Imprimir