La Crónica de Hoy | Día Internacional del Síndrome de Asperger

Notas relacionadas
Día Internacional del Síndrome de Asperger
Bertha Sola | Bienestar | Fecha: 2013-02-18 | Hora de creación: 13:06:37 | Ultima modificación: 13:06:39
Problemas conductuales, emocionales y motrices entre otros

El año 2006 fue declarado el «Año Internacional del Síndrome de Asperger», por cumplirse en ese año el centenario del nacimiento de Hans Asperger y el vigesimoquinto aniversario del momento en que la psiquiatra Lorna Wing diera a conocer internacionalmente el trastorno. A partir del año 2007, el día 18 de febrero ha sido declarado Día Internacional Asperger en recuerdo del nacimiento de Hans Asperger.

El síndrome de Asperger es un diagnóstico relativamente nuevo en el campo del autismo. La persona afectada muestra dificultades en la interacción social y en la comunicación así como actividades e intereses en áreas que suelen ser diferentes a las de otras personas.

Se diferencia del autismo infantil temprano en que en el trastorno de Asperger no se observa retraso en el desarrollo del lenguaje.

Aunque la edad de aparición y detección más frecuente se sitúa en la infancia temprana, muchas de las características del trastorno se hacen notorias en fases más tardías del desarrollo, cuando las habilidades de contacto social comienzan a desempeñar un papel más central en la vida de la persona.

No existen dos seres humanos iguales. Las personas con Síndrome de Asperger comparten ciertas características, pero difieren en otras. Cada persona con Asperger es singular y única. Las siguientes características nos sirven de guía, para sospechar que una persona pueda tener esta discapacidad. Sólo después de verlas todas podemos tener una visión de conjunto, y sólo si creemos que se adaptan a las peculiaridades del niño debemos buscar asesoramiento profesional.

Es en la edad escolar cuando los padres empiezan a preocuparse por ciertas conductas de su hijo que no acaban de comprender. Es entonces cuando esta información puede ser más útil y es por ello que muchas de las siguientes afirmaciones hacen referencia a dicho periodo en el desarrollo.

Entre algunas señales o síntomas de esta enfermedad se encuentran:

·         Habilidades sociales y control emocional: No disfrutan del contacto social. Se relaciona mejor con adultos que con los niños de su misma edad. No entienden las reglas implícitas del juego queriendo siempre imponer sus propias reglas. No aceptan perder y tienen poca tolerancia a la frustración, por lo que prefieren jugar solos. El colegio les provoca muchos conflictos porque prefieren estar solos. Lloran fácilmente por cualquier motivo. Y cuando disfrutan algo suelen excitarse: saltar, gritar y aplaudir mucho. Le falta empatía y pueden realizar comentarios ofensivos para otras personas sin darse cuenta. No se interesan por la moda en juguetes, cromos, series de televisión o ropa.

·         En el ámbito de la comunicación. No suelen mirarte a los ojos cuando te habla. Interpretan literalmente frases como: "hay miradas que matan". No entienden ironías. Hablan en tono alto, monótono y como si fuera algún idiomas extranjero. En ocasiones parecen estar ausentes y en otros momentos hablan mucho y cambian de tema cuando tienen confusión.

·         En la comprensión: Le cuesta trabajo entender varias frases y necesita que le ayuden explicándoselo por partes, igual sucede con las preguntas y tarda en responder. No comprende por qué se le critica o se le castiga y cómo debe comportarse en una situación social determinada. Tiene problemas para vestirse, poniéndose los zapatos o la camiseta del revés. Tienen una memoria excepcional para recordar datos, fechas y hechos sin importancia. Les gustan las matemáticas y las ciencias en general. Aprenden a leer solos y a edad temprana.

·         Tienen intereses específicos. Les fascina algún tema en particular y seleccionan información o estadísticas sobre ese interés. Ocupa la mayor parte de su tiempo libre en pensar, hablar o escribir sobre su tema. Suele hablar de los temas que son de su interés sin darse cuenta si el otro se aburre. Repiten compulsivamente ciertas acciones o pensamientos. Les gusta la rutina.

·         Con relación al movimiento, presentan pobre coordinación motriz y un ritmo extraño al correr.

·         Otras características son: Miedo, angustia o malestar debido a sonidos ordinarios, ruidos inesperados como aparatos eléctricos. roces sobre la piel o la cabeza. Ponerse determinadas prendas de ropa. Ver ciertos objetos comunes. Comer ciertos alimentos por su textura, temperatura. Tienen tendencia a agitarse o mecerse cuando está excitado o angustiado. Falta de sensibilidad a niveles bajos de dolor y hacen muecas, espasmos o tics faciales inusuales.

Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems