Crean en el IPN robot de exploración con visión artificial | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 21 de Abril, 2016

Crean en el IPN robot de exploración con visión artificial

Prototipo. El proyecto implica crear las piezas para la combustión interna en un automóvil de 45 por 25 centímetros. Foto: IPN

Investigadores del IPN desarrollan un robot de combustión interna, es decir, un prototipo de automóvil a escala movido por gasolina, capaz de ayudar a los humanos a explorar terrenos afectados por catástrofes naturales. “El robot debe decirnos por dónde se puede pasar y cómo es el entorno inmediato, eso lo va a lograr sin control remoto porque estará dotado de visión artificial”, señaló Blanca Briseño Tepepa, especialista en robótica de la Unidad Profesional Interdisciplinaria en Ingeniería y Tecnologías Avanzadas (UPIITA).
Este proyecto financiado por el Conacyt es una innovación pionera a nivel mundial, aseguró la investigadora, porque la mayoría de los robots autónomos desarrollados son de gran tamaño y parten de carros eléctricos. “Nuestro proyecto implica crear las piezas para la combustión interna en un automóvil de 45 por 25 centímetros”, indicó.
El uso del robot está pensado para explorar cualquier tipo de ambiente e ingresar a zonas en donde los humanos no puedan acceder, por ejemplo, zonas afectadas por desastres o derrumbes, de esta forma, la función del robot será identificar a personas y describir el entorno que observa.
“Actualmente estamos realizando una tarjeta de adquisición de los estados del robot, la cual nos indicará su posición inicial respecto a la tierra mediante un GPS y su dirección, velocidad y posición final en tiempo real”, explicó Briseño Tepepa.
DECISIONES. La toma de decisiones que el robot efectuará, dijo, será controlada por algoritmos fuzzy: un control sencillo que varía según la utilidad, en este caso, qué piensa y qué se espera encontrar. “Si quiero que entre a un edificio donde hay personas atrapadas, debo inventar un algoritmo con secuencias sencillas para que la decisión a tomar sea en función de si hay humanos o terrenos bloqueados”, detalló.
La cualidad del control fuzzy es que dota al robot de variables lingüísticas básicas para interpretar lo que hay a su alrededor. “También estamos creando la tarjeta con GPS y una unidad de medición inercial, esta última nos proporciona información con respecto a su ubicación actual, es decir, nos indica cuál es su posición, orientación, velocidad y aceleración”, expresó.
Para crear la tarjeta, comentó, tuvieron que ajustar el GPS, pues el de uso civil y que está integrado en aparatos tecnológicos de acceso público cuenta con errores de precisión, por lo cual utilizaron una serie de filtrados para obtener una ubicación veraz en tiempo real.
Una vez obtenidos los datos, el robot los trasmite a través de un dispositivo de radio frecuencia. “Estamos usando módulos Xbee –de transmisión inalámbrica– que manda los datos por un puerto USB, ya que el carro cuenta con un trasmisor y nosotros tenemos el receptor, entonces desde una computadora portátil podemos ver la ubicación del robot en cualquier momento”, aclaró.
AUTÓNOMO. Este robot, que aún no es bautizado, puede recorrer 20 minutos continuos y su vida útil depende del mantenimiento del tanque, objeto que tiene una capacidad de 300 centímetros cúbicos de combustible.
Blanca Briseño Tepepa comentó que para lograr un mejor desplazamiento del prototipo, aparte de crearlo autónomo, tuvieron que moldear los motores de combustión para que se anularan las vibraciones y no se dañaran las piezas electrónicas.
La investigadora también señaló que a pesar de que el proyecto se encuentra en las primeras etapas, esta investigación se divide en seis bloques para afinar su resistencia y, sobre todo, lograr que el robot tenga inteligencia artificial
Finalmente, resaltó que en las pruebas y desarrollo del robot también participa Hugo Rodríguez Cortes, investigador del Cinvestav y especialista en control de sistemas no lineales y construcción de aeronaves no tripuladas.

Imprimir