Gloria Trevi enloquece al Auditorio Nacional | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Gloria Trevi enloquece al Auditorio Nacional

A las 20:47 horas, las luces se apagaron y en la megapantalla situada al centro del escenario, un reloj marcó 5:00 minutos, mientras imágenes y ritmos recordaron la trayectoria de la artista y entretuvieron a un público ya impaciente.

La espera terminó y Gloria Trevi apareció con un mini-body negro aderezado con pedrería; un pequeño saco con mangas tipo globo, y botas de caña alta. "México", dijo a manera de saludo, mientras entonaba "Agárrate".

"A soltarse el pelo raza", invitó a los 10 mil presentes para cantar el tema que la catapultó a la fama en 1991; las medias rotas fueron sustituidas por una capa de cintas multicolores y hombreras de plumas en tono lila. Como antes, bajó del escenario, causando el delirio de los fanáticos en el área Preferente del Auditorio Nacional.

"Capirucha, esta noche es de nostalgia, por eso esta gira se llama Agárrate. Raza, para poderte cantar 'Pelo suelto', hubo un momento en mi vida en el que tuve que renunciar a muchas cosas por ti. Cosas que uno ama, pero bueno, con la esperanza de recuperarlas", expresó, al tiempo que brindó con sus fanáticos.

"Esta canción", continuó, "forma parte de la nostalgia, es increíble cómo ha roto barreras generacionales, porque hoy, al igual que entonces, hay jóvenes que dicen 'nadie me comprende' y aunque me duela, llega el momento de decir 'Hoy me iré de casa'", tema con el que deleitó, ahora vestida con un saco largo en lúrex y apliques metálicos.

"Capirucha me fui de casa pa' buscarte y cuando te encontré, cuántas locuras", y con una camisa de fuerza (eso sí aderezada de estoperoles), para "controlarme" entonó "Dr. Psiquiatra", mientras revivió sus viejas costumbres: mojar al público de las primeras filas.

"La fama, el dinero y el éxito, no son nada si uno no tiene amor, si uno no tiene amigos, así como los que tengo… pero en la noche, cuando todos se van, me quedo con una amiga y le suplico un favor, el de la soledad.

"Raza, esta noche es de melancolía, de clásicos y hay canciones como ésta ('El favor de la soledad'), que si no la canto me linchan, porque ya es un clásico de los corazones", explicó Trevi, para después repetir un número de su gira Gloria, "Vestida de azúcar", que tocó en el piano.

"Recuerdan la primera vez que canté con un piano, fue en el programa de Verónica Castro, lo hice con una canción que le dediqué a una mujer que fue muy importante para la Gloria Trevi niña; en homenaje a ella pedí que tuviera su nombre en la telenovela que voy a protagonizar… para mi bisabuela Aurora, quien me habló de la esperanza y de Dios", señaló emocionada.

Con vestido de escote corazón; falda con capas de tul tipo globo, y guantes de encaje, señaló: "Raza, eso sí, uno se pone romántico, para que lo valoren, porque si no… Ahora no nos dejamos, porque al que nos quiere joder, no le damos ni un minuto, pero para que se humillen, sólo perdemos 'Cinco minutos'".

Recordó luego la época en la que "me vetaban y prohibían, porque toqué el tema del aborto y luego se puso de moda hablar de la libertad de las mujeres para decidir. También hablé de mi admiración para las mujeres que saben, que lo más bello en la vida es la bendición de tener un hijo.

"En ese entonces, hice una canción que dice 'la neta' y se la dediqué a todas las madres, muy en especial a las solteras, sin imaginar que yo lo sería. Supe antes de encontrar el amor, lo que es ser madre, padre y guerrera por un hijo… No le tengan miedo a la sociedad hipócrita, que dice no al aborto pero te señala como a una cualquiera, si eres madre soltera, porque cuando tienes un hijo no tienes que decir 'Me siento tan sola'", agregó para entonar el tema que dio nombre a su tercer álbum de estudio.

Con un smock top, que le brindó un look muy urbano, gracias a los accesorios, aseguró: "Ahora que tengo a mis hijos, quisiera un mundo de paz, amor, llenito de buena gente", y ofreció "Hoy no voy a gritar".

Se puso "salvaje", vestida como una india americana y puso a bailar a todos con "Amor apache"; "con la luz apagada, así mero es como tú y yo amamos, sin ver, únicamente con el corazón, amamos 'Con los ojos cerrados'", comentó.

Entonces quiso complacer a la audiencia y a su petición se escucharon "A la madre", "Chica embarazada" y "Lloran mis muñecas"; luego hizo memoria de esos momentos difíciles que vivió, "las pesadillas", que se proyectaron en la pantalla, como preámbulo de "Tu ángel de la guarda", que tuvo como intro la marcha fúnebre, sus bailarines vestidos como muertos y ella como Catrina.

"Ahora que estamos aquí en la tierra, hay que tener conciencia de dar amor todos los días, sin dejar nada guardado, porque uno nunca sabe cuándo va a dar 'El último beso'", cantó aún disfrazada.

Siguió con "Satisfecha", que enmarcó con un striptesse, que la dejó con medias rotas, top negro, faldón verde botella brillante y botas vaqueras; y subió al escenario a Luis Pablo, "un verdadero macho", a quien le quitó la camisa, pero al final la "dejó con las ganas" de quitarle el pantalón, por lo que decidió dejarlo regresar a su lugar.

Con un mensaje que dirigió a los que la aman y a quienes la odian, en el que dejó claro que es "una sobreviviente", enmarcado de imágenes de sus hijos y esposo, en una versión renovada regaló "Todos me miran", para la cual utilizó un frac con lentejuelas, —que sólo cubrían la parte frontal de su cuerpo, pues su espalda, glúteos y piernas estaban desnudos—, sombrero de copa y bastón; segundos más tarde, con un outfit de diva de los 70, interpretó "Gloria", que le permitió realizar el encore a las 22:47 horas.

Regresó y aceptó, "locos, les estoy chingando el tímpano con mi voz, pero saben que si no, lo hago con los huevos, porque al final, lo que quiero decir, sólo se dice con el corazón", expresó antes de "Qué voy hacer sin él", ahora con un saco largo drapeado en dorado y mini-body en malva.

"De verdad hasta la próxima, pero, ¿qué tal que nos despedimos con algo que forma parte de nuestra historia actual?, me acompañan con estas canciones", pidió para dar paso a "Pruébamelo", "Lo que una chica por amor es capaz", "Cambio y fuera", "La noche" y "Me río de ti" (con la que convirtió al Coloso de Reforma en un "cuarto oscuro", que se iluminó con la luz de los celulares).

"Esta canción es nuestra historia de amor y te la compuse a ti. Hasta 'Mañana', gracias México. Los amo", dijo, con un último cambio de ropa: miny-body de seda, con rayas en negro y cauda larga en tul, como adiós definitivo a las 23:13 horas.

En números…

10 bailarines
6 músicos
3 coristas

Imprimir