Urge reglamento nacional de construcción en el país: experto | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Urge reglamento nacional de construcción en el país: experto

Especialista. Mario Rodríguez ha detectado la necesidad de mejoras en el reglamento de construcciones del Distrito Federal.

En México existe un problema serio para la ingeniería sísmica: no hay un reglamento de construcciones para el país; existe uno en el Distrito Federal, pero a nivel nacional qué se les puede pedir a los inversionistas si legalmente no tienen la obligación. Se hace poco en materia legal y no hay solución de estructuras por problemas legislativos, señaló Mario Rodríguez Rodríguez, investigador del Instituto de Ingeniería de la UNAM.
El especialista en el comportamiento sísmico de estructuras de concreto, indicó que como parte de un proyecto de investigación ha detectado la necesidad de mejoras en el reglamento de construcciones del Distrito Federal, el cual sirve de modelo extraoficial para los demás estados, como es el caso de Guerrero.
“El problema es que para el diseño sísmico de muros se combina el concepto de columna con muros de concreto reforzado, entonces la columna de esos muros es una parte del muro, no es una columna. La deficiencia es el diseño de muros y estamos haciendo estudios para ver la gravedad del problema”, apuntó.
Actualmente Mario Rodríguez Rodríguez realiza un proyecto sobre la capacidad de deformación de estructuras de concreto en zonas de alta sismicidad de México con el que busca controlar los desplazamientos laterales para que no sean excesivos. “Y una manera de controlar los desplazamientos en los edificios convencionales es colocando una buena cantidad de muros, mientras más haya, el edificio se va a desplazar menos y a menor desplazamiento, menor daño”, explicó.
En un terremoto, añadió, las estructuras se desplazan, se mueven y son sometidas a fuerzas internas, por lo que el objetivo de su investigación y de muchas a nivel internacional, es lograr que las estructuras se comporten bien o sean tolerables ante las fuerzas internas y desplazamientos que se producen durante sismos.
Una forma, dijo, es mejorar la cantidad y distribución de estribos para tener un muro con refuerzo –ya que los extremos de los muros son los que más se deforman ante sismos– para dotar al edifico de una mejor respuesta con una baja inversión.
“Queremos que ante un terremoto fuerte, en primer lugar, no se caiga la estructura y segundo, que su daño no esté cercano al colapso, sino que sean reparables. Y ahora sabemos que las estructuras se pueden mejorar con unos cuantos pesos más; la cantidad de dinero no es muy grande, simplemente es mejorar las cantidades y distribución del refuerzo”, indicó.
DISEÑAR BIEN. En los últimos años, sobre todo a partir de un terremoto que golpeó a California, los ingenieros se dieron cuenta que no sólo era necesario que una estructura resistiera la fuerza del movimiento telúrico, sino también que los desplazamientos de ella no fueran excesivos.
Mario Rodríguez Rodríguez indicó que la tendencia actual de la ingeniería no es considerar sólo las fuerzas sino también los desplazamientos en ésta y “la pregunta es: qué deformación o desplazamiento lateral es permisible para que yo diga, lo acepto o no. Si tengo un sismo moderado la estructura debiera seguir trabajando bien, si viene un sismo fuerte, se va a dañar mucho pero la idea es que nadie se muera, al menos ese es el objetivo de los reglamentos actuales”.
Por eso, el investigador señala que hay dos maneras de diseñar bien: viendo los terremotos e identificar qué falló y haciendo ensayos de laboratorio para saber si lo que se observa en el terremoto también se observa en el ensaye.
PREVENCIÓN. En ese sentido, Shri Krishna Singh Singh, especialista en sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM y Premio Nacional de Ciencias y Arte 2005, consideró que más allá de predecir los temblores –una realidad que en muchos años que no será posible–, lo mejor para que la sociedad esté preparada, es la adecuada construcción y diseño de edificios, puentes y caminos.
En opinión de Singh Singh, sí es necesario pensar en otro tipo de instrumentos que puedan analizar los procesos geológicos anteriores a los movimientos telúricos como la deformación de la Tierra o la acumulación de energía “pero lo ideal es que los edificios durante su vida útil no se colapsen, eso es una solución más viable que adivinar los sismos”.
De acuerdo con lo expresado por Singh, el ingeniero Mario Rodríguez Rodríguez recalcó que el objetivo de los reglamentos es estar preparado, “en el caso de México hay intentos de mejorar la normativa de construcción pero al final de cuentas, ocurrirá lo del 85, ahí uno se dará cuento qué es lo que falla. Lo ideal es que tengamos conocimiento ahora pero con los terremotos se van a ir calibrando los reglamentos y no sólo por la teoría”.
Por último, el investigador de Geofísica, la red sismológica en México, se pudo desarrollar y actualizar después del temblor de 1985, y aunque hay zonas en donde hace falta instrumentación, esa carencia es un problema logístico pero no científico pues no hay seguridad ni caminos accesibles, los ejemplos son la sierra de Oaxaca, Michoacán y Guerrero.

Imprimir