El Ocaso de los Censos de Población y Vivienda Tradicionales - Gilberto Calvillo Vives | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Lunes 11 de Abril, 2016

Gilberto Calvillo Vives

El Ocaso de los Censos de Población y Vivienda Tradicionales

Los Censos de Población y Vivienda se han llevado a cabo desde hace más de dos milenios. Quizá el evento censal más famoso sea el que llevó a cabo el Imperio Romano en los inicios de la era cristiana, pues está ligado al nacimiento de Jesús (Lucas 2). Aparte de este pasaje bíblico, hay referencias a censos de población más antiguos en China (2200 a.C.) y en Babilonia (4000 a.C.).
Desde esos remotos tiempos, se ha considerado que un dato importante para conocer un país es el tamaño de su población y su distribución geográfica. La extensión territorial del país y su poblamiento son junto con la actividad económica los principales parámetros con los que se caracteriza un país, un continente o el mundo mismo.
Actualmente la población mundial es de poco más de 7,000 millones de personas y se espera que para el año 2050 sea de aproximadamente 9,500 millones. China y la India son los países más poblados y entre ambos contienen el 36% de la población mundial. México se encuentra en la undécima posición con 112 millones según el censo del 2010.
Tal es la importancia de los censos de población que en la Constitución Mexicana de 1827, la primera que tuvo México, se establecieron dos mandatos: Hacer un censo de población y definir los límites geográficos de cada uno de los estados del nuevo país. El censo de población se pudo hacer hasta 1895 mientras que la delimitación de los estados es aún tarea pendiente.  A partir de esa fecha México ha contado con censos de población cada diez años y en épocas recientes con conteos de población intercensales en 1995 y en el 2005.
En la actualidad, en un censo no sólo se cuentan las personas sino que también se obtiene información acerca de sus características sociodemográficas  y de las características de las viviendas en donde moran. Así, la información censal es vital para prácticamente todas las políticas públicas. El principal problema de los censos es que su elevado costo hace prohibitivo que se lleven a cabo con mayor frecuencia. Esto significa que un año o dos después del ejercicio censal, la información pierde relevancia debido a su obsolescencia. La teoría estadística ha abordado este problema y ese es el tema de este artículo.
DR. LESLIE KISH. Este año es el Año Internacional de la Estadística. En este marco de referencia, el presente artículo está dedicado a la memoria de un gran estadístico del siglo XX. Me refiero al Dr. Leslie Kish, quien demostró que hay mejores formas de obtener información acerca de las personas que los censos tradicionales. El Dr. Kish hizo contribuciones sobresalientes en el ámbito de la teoría de encuestas, en particular inventó el concepto de muestreo rodante como una alternativa a los censos convencionales. Leslie Kish nació en 1910 en Eslovaquia, la cual era parte del Imperio Austro-Húngaro; llegó a los 16 años a Estados Unidos. Después de graduarse como matemático en 1939, trabajó un par de años en el Buró de Censos de Estados Unidos y en el Departamento de Agricultura de ese país. Estos años en la estadística oficial lo motivaron para que años más tarde dedicara gran parte de su investigación a los problemas de la estadística oficial y en particular al tema de los censos.
Es costumbre decir en el ámbito de la estadística oficial que hay tres fuentes de información para elaborarla: censos, encuestas y registros administrativos. En México existen censos de Población y Vivienda; Censos Económicos y Censos Agropecuarios. Hay una gran variedad de encuestas entre las cuales destacan por su divulgación y uso la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo y la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares que usa el Coneval para calcular los índices de pobreza. Igualmente hay una diversidad de registros administrativos. Por ejemplo, los registros de causas de muerte. La diferencia entre censo y encuesta es, en principio, que el censo considera a todos los elementos de la población bajo estudio mientras que una encuesta considera sólo una muestra de ella. Sin embargo cuando se tiene la oportunidad de ver cómo se lleva a cabo un censo, digamos de población, es fácil darse cuenta de que en la realidad no es posible cumplir con el requisito de considerar a todos y cada uno de los elementos de la población. Es sencillamente imposible debido al número y la dinámica de las personas.
Leslie Kish vio esto claramente y simplemente consideró a los censos como encuestas en las cuales el tamaño de la muestra es muy cercano al de la población. Esta sencilla observación le sirvió a Kish para desmitificar los censos y abrir la puerta al estudio estadístico más formal de la estimación del tamaño de la población de un país y la cuantificación de variables sociodemográficas asociadas sin recurrir necesariamente a los censos tradicionales.
Kish observó que la enorme muestra que constituye el levantamiento censal permite hacer inferencias para subconjuntos pequeños de población ya sea que se trate de pequeñas localidades geográficas o bien grupos de personas con características particulares, pero que son válidas sólo en las fechas relativamente cercanas al censo. Mientras tanto, las encuestas nacionales basadas en muestras pequeñas, unos cuantos miles de hogares o de personas, pero que se levantan con gran frecuencia, mensual o trimestral, permiten disponer de información más oportuna pero menos desagregada. El problema que él se planteó fue: ¿Cómo obtener información que tenga buena desagregación tanto espacial como temporal? En realidad, él asimiló en el término “espacial” a otros grupos de personas u hogares. La respuesta que Kish ofreció a la comunidad de estadísticos oficiales fue la del muestreo rodante (rolling sampling). Esta invención suya es un nuevo instrumento estadístico que generaliza las encuestas y permite aproximar las mejores características de los censos. El muestreo rodante está constituido por un secuencia de encuestas de gran tamaño (del orden de millones de individuos en lugar de miles) a lo largo del tiempo, basadas en muestras espacialmente disjuntas, que al considerase en conjunto permiten obtener información desagregada tanto especial como temporalmente.
Kish llamó censo rodante a un muestro rodante en el cual la unión de todas las regiones muestreadas cubre la población entera. La visión de Kish fue que los censos rodantes remplazarían a los censos convencionales por la sencilla razón de que permiten obtener la misma información que un censo convencional pero con desagregación temporal y con un costo comparable. 
El principal obstáculo de este sistema era la tradición de más de 2000 años de censos tradicionales. A lo largo de los siglos, la humanidad entendió que contar personas es difícil y fue encontrando formas de hacerlo cada vez mejor. El mayor  y más reconocido compendio de reglas para realizar un censo es el manual correspondiente de la Organización de las Naciones Unidas (Handbook of Population and Housing Census): http://bit.ly/11FIHIR
EU Y FRANCIA. Claramente el desarrollo de la tradición censal transitó por una senda independiente a la de la estadística matemática. Los censos y la forma de llevarlos a cabo se han institucionalizado a nivel constitucional en los países y como directriz en la máxima autoridad internacional del mundo, la ONU. Además, en torno a la información censal se han creado las técnicas demográficas prevalecientes lo que constituye otra resistencia al cambio.
A pesar de las dificultades técnicas, las rigideces institucionales y la tradición, la forma de hacer censos de Población y Vivienda ha ido evolucionando hasta convertir en realidad la visión de Kish en al menos dos países: Francia y Estados Unidos. 
En el caso de Estados Unidos los censos tradicionales no se pudieron sustituir por un censo rodante porque su Constitución especifica que el censo debe llevarse a cabo cada diez años. Así que el Buró de Censos decidió disminuir al mínimo el número de preguntas en el censo convencional y obtener toda la demás información a partir de una encuesta de gran tamaño llamada American Community Survey que se lleva a cabo cada mes, de forma que constituye un operativo continuo. Aunque esta encuesta no es estrictamente un censo rodante es claro que en su definición las ideas de Kish jugaron un papel muy importante. Este esquema fue implantado a partir del censo del año 2000. En la versión 2011 se visitaron más de 2 millones de viviendas.
Los censos rodantes de Francia siguen más de cerca el esquema de Kish con algunos ajustes técnicos. En este esquema las ciudades, por ejemplo París, son divididas en 5 regiones que son muestreadas secuencialmente a lo largo de 5 años. El tamaño de las muestras es de aproximadamente 8% de los domicilios. Los poblados de menos de diez mil habitantes se censan completamente una vez cada 5 años. De esta manera todo el territorio del país es cubierto en un periodo de 5 años, pero cada año se tiene información fresca que puede ser usada para actualizar algunas variables.  El censo rodante francés esta sustentado en gran medida en un buen registro de domicilios que permiten diseñar las regiones en que se parten las ciudades y las muestras.
Cabe mencionar que desde que Francia empezó su censo rodante, México y Brasil promovieron reuniones periódicas en ambos países para el estudio de las nuevas modalidades censales incluyendo no solo las innovaciones estadísticas sino también tecnológicas. De estos encuentros todos los países latinoamericanos aprendieron mucho y algunos tomaron sendas novedosas. Tanto Brasil como México planearon llevar a cabo la ronda censal del 2010 usando cuestionarios electrónicos en lugar de los tradicionales de papel. Brasil siguió adelante con el plan mientras que México desistió. La aplicación de esa tecnología le valió a Brasil reconocimiento internacional. Desafortunadamente, México optó por hacer el censo a la antigüita y desandando el camino, alejándose así de las innovaciones que parece serán la pauta en los futuros censos.
Las diversas formas en como son efectuados los censos de población y vivienda en la actualidad pueden consultarse en la Base de Conocimiento de Censos (Census Knowledge Base) de la ONU: http://bit.ly/10YxSKe. Leslie Kish murió repentinamente en el año 2000, a los 90 años de edad, en los albores de la nueva era de los censos rodantes. No tengo duda que en el mediano plazo los censos de población y vivienda se irán modificando en la dirección planteada arriba. Quizá en el largo plazo toda la información estará contenida en los registros administrativos de tal forma que no sea necesario hacer un operativo especial para contar a las personas y saber su perfil sociodemográfico.

Gilberto Calvillo Vives es físico y matemático egresado del IPN. De 2001 a 2008 fue presidente del INEGI. Actualmente realiza una estancia en la Unidad Cuernavaca del Instituto de Matemáticas de la UNAM. El Ocaso de los Censos de Población y Vivienda Tradicionales, es un artículo escrito en conmemoración del Año Internacional de la Estadística y promovido por el Centro de Investigación en Matemáticas (CIMAT).

Imprimir

Comentarios