El futuro de las sinfónicas en México está en su renovación: Rodrigo Macías | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

El futuro de las sinfónicas en México está en su renovación: Rodrigo Macías

Talento. Rodrigo Macías es compositor y una de las jóvenes promesas en la dirección orquestal.

“México necesita más músicos y más cuartetos de cuerdas, más orquestas de cámara, quintetos, ensambles de alientos y de metales que puedan vivir de su trabajo”, señala Rodrigo Macías, compositor y una de las jóvenes promesas en la dirección orquestal, que ha logrado dirigir agrupaciones importantes como la OFUNAM, las sinfónicas Nacional y de Xalapa o agrupaciones como el Divertimento Ensamble de Milán y el grupo Hornpipe.
En entrevista con Crónica, asegura que el futuro de las orquestas mexicanas está en su renovación y lamenta que en nuestro país “siempre estemos acostumbrados a hacer el arte a contracorriente, siempre en el último lugar de las prioridades de la sociedad”. Y adelanta que el 15 de septiembre participará en el concierto de Fernando de la Mora, en el Auditorio Nacional, y el 28 de octubre en los festejos por los 200 años de la Catedral con un concierto de música sacra.
—Hace mucho que te preocupas por crear nuevos grupos, como sucedió con la Orquesta de Texcoco. ¿Qué necesita México para crecer musicalmente?
—Por desgracia México sigue siendo un país centralista en materia cultural –pese a los grandísimos esfuerzos en los estados–, así que la actividad de la ciudad sigue siendo la más destacada. Esta ciudad cuenta con ocho orquestas profesionales, como pocas ciudades del mundo, pero pienso que no sólo se debería crear orquestas, sino impulsar la creación de grupos para música de cámara.
—¿Cómo potenciar esta idea, considerando que cada año egresan cientos de músicos que no han optado por esta oportunidad?
—Comúnmente pensamos que muchos estudiantes egresan de las escuelas de música, pero quiero decirte que son muy pocos los egresados a nivel nacional, debido al alto índice de deserción. Aún no se gradúan suficientes muchachos de las escuelas de música, dado que del centro del país no se dan abasto, son insuficientes, y los conservatorios en los estados no existen o son muy jóvenes.
El panorama es complicado, reconoce Macías porque sí se han hecho esfuerzos importantes. Ahí está el Conservatorio del Estado de México o las universidades estatales que antes no contaban con facultades de música… pero aún falta mucho por hacer.
“A esto se suma el hecho de que en el mercado laboral la realidad es simple: entras a una orquesta sinfónica o tratas de ganarte la vida de manera muy aventurera con un grupo de cámara. Sí, mencionas el caso del Cuarteto Latinoamericano, el cual por desgracia es una excepción… ¿cuántos cuartetos como ellos conocemos en el país? Me sobran dedos de la mano cuando debería haber 20 o 30 que pudieran vivir de su trabajo”, añade.
SIN TWITTER. Rodrigo Macías tiene 35 años y se asume como una persona que odia el culto a la personalidad. No le agrada la idea de tener seguidores en Twitter ni amigos en Facebook. “No tengo Twitter, Facebook ni página electrónica. Y aunque mucha gente me critica, no siento esa necesidad de proyectar mi persona. Lo único importante es hacer lo mejor que puedo al frente de una orquesta”.
Él mismo se asume como un fanático de la pintura de Gilberto Aceves Navarro y de los Tres Grandes del muralismo mexicano, pero en los últimos meses se ha vuelto más asiduo al teatro y reconoce su particular atracción por Otello de William Shakespeare.
También le agrada el cine y se reconoce capaz de apreciar desde una cinta comercial, como Titanes del Pacífico, hasta las de Luis Buñuel. Pero sus cineastas favoritos son los mexicanos Alfonso Cuarón, Amat Escalante y Carlos Reigadas.
Schubert, Beethoven, Mozart, Verdi y Wagner son sus compositores favoritos, aunque reconoce que más bien los gustos son por épocas. “Hay años que no escucho más que Beethoven, Mozart o luego estoy drogado por Verdi… y luego me sucede lo contrario y pasa uno de un mar a otro”.
Sólo destacar que, en su experiencia profesional, Macías también ha colaborado con los ensambles de música Onix y Liminar, y como compositor su música se ha interpretado en el Festival Internacional Cervantino (FIC) y en el Foro Internacional de Música Nueva Manuel Enríquez. 
Entre sus próximos proyectos, detalla, está pendiente la grabación de dos discos con la Orquesta Sinfónica Juvenil del Estado de México. Y el próximo 30 y 31 de agosto se presentará con la Orquesta Sinfónica Juvenil del estado de México, acompañando a Elisa Carrillo con la gala de Infinita Frida en el Centro Cultural Mexiquense, de Texcoco.
El 15 de septiembre participará con Fernando de la Mora en el concierto Mi México lindo y querido en el Auditorio Nacional; posteriormente preparará el montaje de la ópera Don Pasquale, de Gaetano Donizetti, y el próximo 28 de noviembre ofrecerá un concierto de música sacra en la Catedral Metropolitana, como parte de los 200 años de este monumento histórico.
Sin embargo, el proyecto que lo absorbe de momento es el que ha programado el Estado de México para recorrer, con la Orquesta Sinfónica Juvenil del Estado de México, a todos los municipios del Estado de México, como parte del programa de música del gobierno del Estado de México, “donde puedo asegurarte que es falso que existan prejuicios hacia la música clásica… y lo que veo es una urgencia muy grande, una demanda increíble, particularmente en los municipios más alejados”, concluye.

Imprimir