“La propuesta de EPN es privatizadora, dígase lo que se diga”: CCS | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

“La propuesta de EPN es privatizadora, dígase lo que se diga”: CCS

El ex candidato presidencial, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, reafirmó ayer que la iniciativa de reforma energética presentada por el presidente Enrique Peña Nieto “es privatizadora, dígase lo que se diga”.
Al participar en el inicio de los foros de análisis sobre iniciativas en materia energética, en la Cámara de Senadores, señaló que “lo que no se ha dicho respecto de la propuesta para reformar los artículos 27, párrafo sexto-, pero particularmente el párrafo cuarto del artículo 28 de la Constitución, es que se cancelaría la condición de tareas ´estratégicas´, como hoy se considera a los hidrocarburos y la electricidad”.
Esto –añadió— abriría la posibilidad de que el Estado fuese totalmente desplazado de los sectores petrolero y eléctrico, e incluso estaría autorizado para deshacerse de todos los activos de Pemex y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) “al dejar sin materia lo establecido en el párrafo cuarto del artículo 25 constitucional”.
En su exposición, en la cual se dio tiempo para recordar algunos de los puntos de la propuesta de reforma energética presentada por las que denominó “fuerzas progresistas”, Cárdenas criticó la creación de empleos contemplados en la propuesta del Ejecutivo, el incremento en la restitución de reservas petroleras, así como la mayor transparencia y rendición de cuentas, aspectos que “suenan a cuentas alegres y en el mejor de los casos a buenos deseos”.
No hay, agregó, una cifra que los sustente, ni un análisis y proyecciones serias de la economía nacional para los próximos años, ni un estudio de desenvolvimiento de la industria petrolera internacional.
El cambio en el 28 constitucional cancelaría la condición de tareas estratégicas a los hidrocarburos y la electricidad, pues éstas ni siquiera alcanzan en la iniciativa del Ejecutivo la calidad de prioritaria, abriendo la posibilidad de que el Estado fuera totalmente desplazado de los sectores petroleros y eléctrico e incluso estaría autorizado para deshacerse de todos los activos de Pemex y la CFE,  al dejar sin materia lo establecido en el párrafo cuarto del artículo 25 constitucional, el cual establece:
“El sector público tendrá a su cargo, de manera exclusiva, las áreas estratégicas que se señalan en el artículo 28, párrafo cuarto de la Constitución, manteniendo siempre el gobierno federal la propiedad y el control sobre los organismos que en su caso se establezcan”.
En este sentido, puntualizó que con lo anterior, y al ya no ser “estratégicos” los sectores de los hidrocarburos y de la electricidad, “los órganos que los manejan hoy —Pemex y CFE—, podrían, de acuerdo con la Constitución modificada, dejar de ser propiedad gubernamental. Pemex y CFE, todo lo que poseen, podría ser vendido, privatizado”.
En este contexto, el fundador del PRD aseguró que la “propuesta progresista” no es desde ningún punto de vista, una propuesta que desconozca el papel de la inversión privada en el desarrollo del país y en particular en la industria petrolera.
Pero resulta absurdo, expresó, que los sectores petrolero y eléctrico no se consideren estratégicos, ya que son fundamentales, especiales “o como se les quiera llamar”, y contrario a ello –dijo— se les quiera dar el mismo tratamiento que la confección de ropa de lujo o a la elaboración de golosinas chatarra.
Consideró necesario avanzar en una reforma energética en la que la industria petrolera rija el crecimiento económico y la industrialización del país, como ocurría en el pasado, e instó también a sanear de corrupción y sentar bases de transparencia en Petróleos Mexicanos  y la CFE.

 

Imprimir