La Crónica de Hoy | Robot que habla, araña que vuela… seducen en la feria de la ciencia

Robot que habla, araña que vuela… seducen en la feria de la ciencia
Reyna Paz Avendaño | Academia | Fecha: 2013-11-09 | Hora de creación: 22:52:40 | Ultima modificación: 22:52:40

“Me llamo Zino, fui hecho en China y tengo casi los mismos movimientos que ustedes los humanos”, así se presentó ayer el humanoide de piel artificial que parpadeaba cada que le hablaba a sus espectadores: niños que lloraban por su voz robotizada, jóvenes que exclamaban un “¡qué chido!” a cada palabra de Zino y señores que no le retiraron la mirada al robot del IPN de 70 centímetros de altura, y que está expuesto en el Zócalo capitalino con motivo de la vigésima Semana Nacional de Ciencia y Tecnología organizada por el Conacyt.  

Este robot, junto con otros dos, fueron el principal atractivo al interior de las carpas porque afuera, en la Plaza de la Constitución, un multimotor fotográfico con forma de araña voladora –por sus seis patas giratorias, un cuerpo hecho con cables que articulan una panza con una cámara colgada-, llamó la atención de transeúntes y de quienes salían de la feria científica.

“Está hecho a base de electrónica. Sirve para capturar imágenes, pero que también puede transportar objetos, por ejemplo, en caso de catástrofes o contingencias podemos desplazarlo y colocarle medicamentos o cualquier objeto que requieran las personas. Éste que exhibimos aguanta 2 kilogramos, pero tenemos otros que aguantan hasta 40 kilos”, señaló un investigador jalisciense y que es parte de la empresa mexicana Flyingpas.

Otros objetos científicos que despertaron la curiosidad de los asistentes fue un mamut fosilizado que montó a manera de bienvenida el Museo del Desierto de Chihuahua, la cama de clavos en la que cualquier persona podía recostarse, la cadena de toques y el generador de pedal que relaciona la fuerza de las piernas con la nutrición y la electricidad.

En la exposición Genios y Genialidades de El Rehilete, Roberto Castro Sánchez, director de la secundaria técnica 42 comentó que le interesó traer a sus alumnos de tercer grado para que refuercen sus conocimientos en biología, química y física. “Es importante que lo aprendido en el aula lo vean en la práctica y más en el lenguaje de los instructores, todos son muy jóvenes”, indicó.

Mientras, en otro lado, el ruido del Theremin sorprendía a adolescentes pues, es el único instrumento musical que se toca sin contacto físico. Visualmente es una caja con dos antenas metálicas, una horizontal y otra vertical. “¡Es magia!”, gritó un espectador al ver que el sonido aumentaba cuando el guía movía sus manos sobre las antenas y explicaba que el ruido generado es una interrupción del campo electromagnético.

Al mismo tiempo la voz de Zino aún se escuchaba. Ahora presumía su habilidad para hablar en 26 diferentes idiomas, decía que no tiene órganos pero sí una computadora interna y que es capaz de bailar. Y así lo hizo. Bailó, pestañeó, bostezó y se despidió.

IMPACTO. La biología también estuvo presente con la exposición Tabasco ecos de agua y tierra, y fue la zona en donde al menos tres niños de ocho años se enamoraron del pejelagarto, pues al preguntarles por su animal favorito, contestaron que era ese pez de cuerpo alargado. “A mí me gustó la explicación del agua (¡Aguas! con el agua del Museo de Ciencia Explora) porque decían que era posible juntarla toda en un gran galón”, expresó Yael, un niño de siete años.

También los stands de medios de comunicación y empresas mexicanas recibieron visitas, incluido el de La Crónica de Hoy, donde se repartieron periódicos y se explicaba la importancia de divulgar la ciencia. Enfrente, los stands de empresas mostraban sus productos, por ejemplo, Ilumiméxico exhibió controladores de carga que almacenan electricidad generada por el Sol.

“Desarrollamos sistemas de cisternas, es decir, guardamos en baterías la energía eléctrica que generan los paneles solares para que el usuario pueda usarla por medio del controlador. Somos una empresa social que lleva luz a comunidades rurales de alta marginación que no cuenta con el servicio”, detalló Rodrigo Moreno, uno de los 8 ingenieros que conforman esta empresa que ya tiene presencia en 11 estados y ha beneficiado a 2 mil viviendas.

Al filo de las siete de la noche, las carpas cerraron y varios asistentes entendieron las palabras de inauguración de Mara Robles Villaseñor, secretaria de educación del GDF, “es una obligación educar en ciencias, porque es el único camino para lograr la equidad y el desarrollo de este país”.

Artículos de interés


Columnas
  | A-  | A  | A+

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems