Propone Luis Herrera invertir en ciencia parte de los petrodólares | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Propone Luis Herrera invertir en ciencia parte de los petrodólares

Luis Herrera Estrella (centro), recibió el Premio Crónica 2013 en la categoría de Ciencia y Tecnología.

Luis Herrera Estrella espera en el lobby de un hotel de la ciudad de México a científicos del Conacyt para iniciar la reunión de propuestas sobre el mejoramiento genético de productos agrícolas que podrían implementarse y ser tomados en cuenta por Enrique Peña Nieto en los próximos cinco años de su gobierno. Los colegas de uno de los investigadores mexicanos más reconocido a nivel internacional llegan como lo dicta el protocolo, de traje y corbata, pero Herrera Estrella no, es un invitado más que sólo necesita dos cosas: hablar de su ciencia y opinar.  
Minutos antes de este encuentro, el galardonado con el Premio Crónica 2013, en la categoría Ciencia y Tecnología, nos ofrece una entrevista en la que opina sobre divulgación científica, explica por qué la biotecnología y la aplicación de organismos transgénicos son técnicas que pueden lograr la sustentabilidad de la diversidad biológica mexicana y además nos platica su solución para que la ciencia y tecnología no padezca de recursos. 
“Lamentablemente en México no se le da atención a la ciencia y tecnología en los medios de comunicación, es un problema que hemos venido padeciendo desde ya hace muchas décadas, salvo algunos ejemplos como el periódico La Crónica, que da un foro a la difusión de noticias relevantes para que la sociedad mexicana conozca esta rama”, indica. 
Herrera Estrella considera que los esfuerzos por difundir el trabajo de científicos es poco y los medios nacionales distan mucho de los grandes trabajos que hacen las televisoras y periódicos europeos en donde —ejemplifica— la BBC dedica series de programas de una hora a diferentes tópicos de la naturaleza, tecnología, medicina, física, etcétera. 
—Siempre se habla de que difundir la ciencia es importante, como científico ¿por qué lo considera así? 
—Porque la sociedad se informa y una sociedad informada tiene más elementos para tomar decisiones convenientes, desde el momento de ir a votar para ver a quién va a elegir y cuál es el programa sobre desarrollo que tiene ese partido o candidato; e incluso para conocer si hay aceptación o no de nuevas tecnologías. 
Existen muchos ejemplos de desconocimiento científico y el caso más citado en los últimos años es el GT200, pero el también titular del Laboratorio Nacional de Genómica para la Biodiversidad (Langebio), comenta que algo similar sucede con el rechazo hacia los transgénicos. 
“Es un problema bastante grave, sobre todo por el desconocimiento y falta de información que tiene la sociedad; es muy fácil asustar a la población diciendo que hacen daño a la salud y entonces la gente ya no los quiere, pero sin entender qué es, cuáles son los objetivos y su potencial de mejorar la producción y calidad de alimentos”. 
Herrera Estrella comenta que en las casas mexicanas hay muchos productos biotecnológicos, pero que la gente no se percata de ellos, por ejemplo la cerveza, el yougurt y antibióticos. Además asegura que los organismos transgénicos se usan de forma común en la producción de insulina, interferon, vacunas y alimentos. 
“Es importante que se informe sobre los transgénicos para que las personas sepan su potencial y utilidad a futuro, no sólo en México, sino en el mundo, y por qué hablo de futuro, porque se plantean tres grandes áreas de la ciencia que van a impactar el futuro: la nanotecnología, la electrónica y la biotecnología. Y en ese sentido el que México sea uno de los países con mayor diversidad biológica nos representa  una ventaja competitiva”.
TRANSGÉNICOS. El científico egresado del IPN cree que el país puede ingresar a la lista de líderes mundiales en el conocimiento de diversidad biológica y en cómo utilizarla para hacer un uso sustentable generando productos de valor agregado que satisfagan no sólo la necesidad de más y mejores alimentos, sino la de tener productos menos dañinos al medio ambiente. 
—Suponiendo que la tecnología agrícola se masifica, ¿cuál sería el panorama social del país? 
—Puede tener beneficios extraordinarios, el primero, es generar empleo para los jóvenes que se están graduando. Si traducimos estas tecnologías en la formación de empresas vamos a generar empleos para los miles de maestros y doctores que se están formando en el país y que lamentablemente en este momento no encuentran trabajo. 
—El desempleo también es un problema del que siempre se habla mucho en ciencia... 
—Siempre ha habido dificultad en encontrar empleo, siempre ha sido difícil incorporar maestros y doctores, pero hoy que tenemos el más alto índice de formación de recursos humanos, tenemos el menor índice de empleo en estas áreas. En ese sentido la biotecnología puede tener un impacto muy importante si generamos tecnologías que puedan licenciarse o exportarse al extranjero porque atraemos riqueza para el país. 
—¿Qué otros beneficios aporta la biotecnología? 
—En el nivel social se pueden crear más alimentos, queramos o no; en los próximos 10 o 15 años vamos a aumentar el 30% de la producción de alimentos, no para alimentar a los que ya somos sino para alimentar a los que vienen. Si queremos mejorar la alimentación de todos los que ya estamos, tendremos que aumentar el 50 o 70% la producción de alimentos, por tanto, resulta un área muy estratégica para México. 
QUÍMICA. Herrera Estrella admite que nunca tomó un curso de botánica y que de plantas sólo conocía las que se comen en ensaladas y las que se colocan como ingredientes secretos en la comida tradicional mexicana. Él se imaginaba creando vacunas que erradicaran infecciones en humanos. 
“Hice mi maestría en el Cinvestav de Zacatenco y aprendí biología molecular para aplicarlo a las fermentaciones y ver si podía hacer investigación en el desarrollo de nuevos antibióticos, que era algo que me interesaba mucho, me fascinaba cómo es que ciertos microorganismos producen sustancias para matar otros microorganismos y que eso se puede utilizar para proteger al ser humano contra infecciones”, platica 
Pero cuando concluyó sus estudios varias personas le comentaron que era impensable aportar algo en México porque la rama farmacéutica está dominada por multinacionales. Y les hizo caso y fijó sus intereses en la agricultura. Pero hoy reconoce que esas voces se equivocaron “porque si uno se plantea los objetivos y se tiene a los estudiantes y el talento para hacerlo, se logra”. 
Herrera Estrella retoma el tema de transgénicos y comenta que esa no es la única cara de la tecnología agrícola, pues también sirve para generar cultivos que requieran menos insumos agroquímicos para tener una alta productividad, es decir, menos herbicidas, fertilizantes, fungicidas y pesticidas.  
“Esto va a traer como consecuencia dos cosas muy importantes: que a los agricultores de escasos recursos les sea más fácil producir nuevas variedades dado que no tiene los recursos económicos para comprar estos insumos y, segundo, van a tener un beneficio al medio ambiente porque el uso excesivo de agroquímicos ha sido uno de los grandes problemas de este país y si lo podemos reducir sería de gran importancia”. 
—¿También implicaría ahorro? 
—El costo anual de agroquímicos en el país anda alrededor de los 8 mil millones de dólares; si nosotros pudiéramos disminuir el 10% estaríamos hablando de un impacto de 800 millones de dólares, muy significativo, pero además tendría un beneficio ecológico importante. Entonces creo que esto debería de reflejarse en una decisión política de apoyar la ciencia y tecnología, sobre todo en áreas estratégicas, no disminuir el apoyo a la investigación básica pero sí hacer proyectos nuevos, importantes y estratégicos en donde se conjunte el mayor talento de nuestro país para lograrlo. 
—El dinero en ciencia es otro tema siempre polémico... 
—Quizá la solución es que asignen unos dólares por barril vendido de petróleo para que se tengan los fondos. Cada vez que entramos a la discusión del presupuesto, por una u otra razón el área más golpeada siempre es ciencia y tecnología. Tienen la intención de incrementar al 1% del PIB pero los desastres que nos aquejaron este año se tienen que tomar en cuenta y eso parece que va a impactar de manera negativa a la asignación de recursos al rubro. Pero si se asignara directamente por un número determinado de  dólares de los barriles de petróleo, la ciencia sería un poco inmune a estos vaivenes que son reales por intereses sociales y a veces por intereses políticos.

Imprimir