Hallan arqueólogos de la UNAM dos piezas olmecas de más de tres mil años | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Hallan arqueólogos de la UNAM dos piezas olmecas de más de tres mil años

La escultura con forma felina hallada en el Palacio Rojo. UNAM

Un equipo de arqueólogos de la UNAM descubrió dos piezas olmecas de hace tres mil años en el Palacio Rojo, la residencia de la élite de este pueblo prehispánico. Son un disco de basalto con un grabado de patas de ave y una escultura de forma felina con las fauces abiertas.
La líder del grupo de investigadores,  Ann Marie Cyphers Tomic, señala que los hallazgos se realizaron en el edificio que fue ocupado por los gobernantes olmecas de la primera capital de esta cultura, y que se encuentra en San Lorenzo  Tenochtitlán, municipio de Texistepec, Veracruz.
Ann Marie Cyphers explica que San Lorenzo Tenochtitlán es la capital más antigua de la cultura Olmeca. Fue fundada desde el año mil 800 antes de nuestra era y tuvo su apogeo entre los años mil 400 y mil. Y en su edificio central, el Palacio Rojo, apenas hemos excavado casi cuarta parte de su totalidad.
El DISCO.  Esta pieza, explica la especialista del Instituto de Investigaciones Antropológicas, fue descubierta en 2012, tiene un diámetro de 61 centímetros con un grabado de dos huellas de patas de ave, probablemente de un águila.
“Es un objeto singular que se relaciona con el nombre de un gobernante olmeca. Se colocó al inicio de la construcción del Palacio Rojo, entre el año mil 400 y mil 200 antes de nuestra era. Se posicionó junto a un drenaje sinuoso de basalto. Por contar entre las primeras actividades de la edificación, el disco debió ser un símbolo conmemorativo y testigo del nombre de la persona que financió la obra”, detalla Cyphers.
Sobre la huellas de ave, dice, representan el símbolo de un gobernante de la capital. “En las cabezas colosales olmecas hay insignias que hacen referencia a los nombres de los gobernantes que representan. Y la número cinco de San Lorenzo tiene en su tocado los símbolos de dos patas de ave. Sospecho que es del mismo gobernante que inició la construcción del palacio”, agrega.
Respecto a la escultura, señala que tiene forma de un felino  con las fauces abiertas y las dos patas delanteras cruzadas y pesa 300 kilogramos de peso. “Está y podría corresponder a un jaguar”, añadió.
Está mutilada y eso refiere que los olmecas utilizaban las esculturas para su reciclaje y crear otras formas. Lo anterior, añade, tiene dos consideraciones: Económicas, pues la roca basáltica se importó de yacimientos distantes en la sierra de los Tuxtlas y por el tallado de segunda fase que permitió la creación de nuevos símbolos sagrados, la cual estaba bajo el control de la élite que residía en el Palacio. A este grupo de piezas pertenece el felino encontrado en la temporada de 2013, indica.

Imprimir