La Crónica de Hoy | Lecturas de fin de año

Notas relacionadas
  Opinión de
  (Sergio J. González Muñoz)


Lecturas de fin de año
Sergio J. González Muñoz | Opinión | Fecha: 2013-12-18 | Hora de creación: 00:30:42 | Ultima modificación: 00:30:42

Hace ya casi 8 años (febrero 2006) salió a la venta un texto de lectura obligada por estos días de reformas profundas al sistema político mexicano: “La Presidencia Moderna”, de Liébano Saénz. Es, sin duda, uno de los mejores textos de estudio y referencia en el tema en México. Es una lectura obligada por la seriedad del análisis y dominio teórico de la institución, la experiencia de primera mano del autor en el servicio público y la calidad del aparato crítico.

Sáenz arranca con la parte histórica, en la que transita de muy buenas y documentadas referencias del caso norteamericano, país creador del presidencialismo y donde más se ha estudiado la institución, a un análisis del caso mexicano desde los sesenta y hasta los noventa, con un corolario de las dos presidencias bisagra entre siglos: la de 1994-2000 y la de 2000-2006, que hay que leer con detenimiento para asimilar mejor la diferencia entre aquel México y el de hoy, el de 2013, que en tantos y tantos temas parece tan distinto.

El libro entero puede ser utilizado para una gran reflexión teórica sobre la institución presidencial, pero al mismo tiempo como un muy específico manual de operación, con lo que sirve a esos dos públicos de los que Don Jesús Reyes Heroles hablaba: los preocupados y los ocupados, respectivamente.

Una obra con este alcance es necesariamente particular, pues discurre igualmente por la conceptualización del sistema presidencial y sus componentes que por los recursos a disposición del titular del Ejecutivo federal, así como por las capacidades y herramientas específicas que puede programar y debería usar y hasta una concreta y utilísima guía de funcionamiento de la oficina presidencial con recomendaciones particulares para optimizar el tiempo y las relaciones del jefe del Estado mexicano.

Mención especial hay que hacer de la sección denominada “apartidismo”, en la que, si bien muy brevemente, nuestro autor reflexiona con datos concretos (históricos y contemporáneos) sobre la función del Presidente de la República frente a su partido político, sobre todo en materia de cómo, cuándo, con quién y para quién capitalizar los logros del gobierno en turno.

No se pierda el último capítulo, denominado “A manera de conclusión”. Cuenta con acápites pletóricos, todos, de profundas reflexiones generadas tanto por el estudio analítico-teórico como por la participación directa en los procesos políticos que abordan y por ello son imprescindibles en el cuerpo del libro: “El Presidente y las Jefaturas”, “Facilitación de mayorías legislativas”, “Reelección consecutiva de legisladores”, “Un presidencialismo parlamentarizado”, “Derecho de asociación, prerrogativas y elecciones” y “Fiscalización, legalidad y democracia interna”.

Considere con particular atención que las propuestas visibles en los dos últimos de los mencionados se adelantaron por casi 24 meses a los contenidos fundamentales de la reforma política de finales de 2007 y eso no es producto de la casualidad, sino del conocimiento de causa. Recordemos que el autor fue uno de los principales actores e impulsores de los cambios de 1996 en la materia y conoce, por ello, los temas que se quedaron en el tintero y además, como buen observador de la cosa pública, entiende que ninguna reforma es definitiva.

En la introducción misma, Sáenz demanda con tino que la institución presidencial amerita ser mejor entendida por la sociedad, más profundamente estudiada y merece un más “explícito, cierto e irrenunciable” marco conceptual que la rescate del prejuicio, la controversia, la tensión y el desgaste a los que es sometida cotidianamente, sobre todo cuando toma decisiones trascendentes para la Nación, que no siempre reciben el reconocimiento y el consenso que merecen. Visto así, resulta más fácil comprender la motivación del subtítulo del libro: “Análisis de una institución que es urgente comprender.”

Por emblemática, cierro este TRAS BANDERAS con la cita que Sáenz hace de Cosío Villegas al inicio mismo del texto, y que me parece muy adecuada para entender mejor esta obra: “Quienes están adentro saben, pero no escriben; quienes estamos fuera escribimos, pero no sabemos”. En el caso del autor de “La Presidencia Moderna”, la admonición es exactamente a la inversa: estuvo adentro, supo, sabe y escribió.

Post data para speech makers: No se pierda tampoco la ANTOLOGÍA UNIVERSAL DEL DISCURSO POLÍTICO. LOS DISCURSOS QUE MARCARON LA HISTORIA DE MÉXICO Y EL MUNDO, Editorial Sanborns Hermanos, México, 2011. Prologada por el mismísimo Carlos Slim Domit, el texto compilado por Liébano Sáenz es un elegante destilado de 2,500 discursos con los que ambos acometieron de inicio su tarea, producto de décadas de recopilación, está organizado temáticamente, aunque en cada sección o apartado enlista los documentos en orden cronológico. No está compuesta exclusivamente de piezas retóricas. Contiene también decretos, manifiestos, epístolas, artículos, promulgaciones y hasta secciones de libros dignos de tener a la mano y revisar con la frecuencia que se pueda.

La Antología es también una convocatoria a repensar el eje que va de la reflexión a la acción y de regreso. Si como dicen los que saben, la historia del hombre es la historia de la relación entre el intelecto y la palabra, los textos contenidos en esta obra nos confirman que el aforismo no sólo es de cumplimiento obligatorio, sino de necesaria apropiación. ¡Felices fiestas! Nos leemos en enero.

gsergioj@gmail.com

Twitter: @sergioj_glezm

Artículos de interés


  | A-  | A  | A+

Columnas anteriores:

La Crónica de Hoy | Todos los derechos reservados ©2013 Powered by GYL Systems