Y tú, ¿de cuál fumas? - Raúl Cremoux | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016
Y tú, ¿de  cuál fumas?  | La Crónica de Hoy

Y tú, ¿de cuál fumas?

Raúl Cremoux

Series televisivas y películas hollywoodenses tendrán que adaptarse a la nueva realidad que ya vive en los Estados Unidos y Uruguay. En estos dos países el cultivo, posesión y consumo personal de mariguana ya está permitido. Si esto ocurrirá en breve en el país sudamericano, en Colorado ya es una verde realidad.
Gracias a una enmienda constitucional, desde hace dos días, el cannabis es producido y vendido en forma legal, tanto que ahora el consumo paga el 16% de impuestos. De este modo, por primera vez en su historia y, seguramente en la de la mayoría de los países, el estado de Colorado permite la venta de mariguana para consumir con alegría a ciudadanos mayores de 21 años.
La publicidad inicial señala que no sólo es con fines médicos y curativos, sino también con propósitos “recreativos”. En otras palabras, para armar una buena. Imaginemos lo que dará la mezcla con alcohol y no faltará quien traiga alguna pastilla nueva para experimentar un precioso reventón.
Hollywood dejará de lado todos los guiones en los que un esforzado detective o un comando destina su suerte a combatir a los traficantes y fumadores de esa hierba que pasa por tantas manos y produce fortunas su venta clandestina.
¿Seguirán nuestras fuerzas armadas esforzándose hasta el límite para impedir que rindan frutos los plantíos de cannabis y de paso de la goma opiácea?
¿Cuál es la dimensión del gasto en vidas, tecnología de detección y en recursos variadísimos que han hecho los gobiernos estatales y federales a lo largo de los últimos seis o siete decenios en nuestro país en contra de los mercaderes de la yerba?
¿Qué hay de los agentes policiacos y militar que han muerto para impedir el cultivo y tráfico de la yerba; ha valido la pena?
Y lo que es más decisivo, ¿seguiremos sacrificando gente y empeñando todo género de estrategias para impedir el tráfico de esos enervantes; veremos esas piras gigantescas de plantíos confiscados o arrasados?
Sería inútil y hasta ridículo que prosiguiera el gobierno con una política semejante para defender a consumidores que, del otro lado de la frontera, gozan legalmente de su posesión.
Veamos. Ahora es Colorado y en forma inminente sigue el estado de Washington, pero Texas, Massachusetts y Nueva York ya han dado los primeros pasos para hacer lo mismo: legalizar la verde y no son pocas las opiniones de que también debe legalizarse el consumo de drogas de otro calibre. El argumento es el siguiente: cada persona es libre de meterse en su cuerpo lo que quiera, incluso aquello que ya es evidente que le hace daño, como el tabaco y el alcohol. ¿Son efectivas las campañas destinadas a ofrecer información sobre los diversos tipos de cáncer que produce fumar?
¿Y lo son todos los preventivos sobre las lesiones y diversas enfermedades derivadas de la ingesta de alcohol?
Mientras que el estado de Washington ha recibido la petición de otorgar 3 mil 348 licencias para vender abiertamente la mariguana, Colorado ya cuenta con más de 500 “farmacias de mariguana médica”, que en un abrir y cerrar de ojos se convertirán en clubes o bares de yerba.
Uruguay acaba de aprobar el pasado 10 de diciembre en el Senado la legalización y, espera que a través del Estado regule la producción e importación al país. Es decir, será un producto más que podrá tener un tratamiento semejante a la venta de salchichas, neumáticos o caramelos.
La publicidad que de esto puede armarse podría ser un deleite: “Póngase en el éter con la dorada”, “No se deje engañar, la golden lo lleva al paraíso lo mismo en casa que en la oficina”, y los creativos podrían llevar a la pantalla chica series en las que los pachecos triunfarán en todos los torcidos renglones que ofrece la vida.
Nos guste o lo rechacemos, la legalización de la que se considera la más leve de las drogas abre un universo diferente que tendrá ramificaciones en la vida social, obviamente, pero también en la económica y política.
¿Esto hará que la clandestinidad se desplome y los actuales productores y traficantes de enervantes se vuelvan eficaces y honestos comerciantes; se logrará con ello que lo ilícito se transforme en parte de la economía formal?
Hay expertos que afirman que será el principio contra la maldad; y hay otros que, alarmados, advierten que la legalización traerá severas consecuencias, como mayor adicción entre niños y jóvenes. El futuro ya cercano nos dará las respuestas. Mientras eso ocurre, ya será válido preguntarle al vecino: Y tú, ¿de cuál fumas?

info@raulcremoux.com

Imprimir

Comentarios