Muere Guillermo Arriaga, pilar de la danza contemporánea mexicana | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 21 de Abril, 2016

Muere Guillermo Arriaga, pilar de la danza contemporánea mexicana

AUSENCIA. Guillermo Arriaga en su participación en la coreografía Zapata, la cual ha sido representada más de 2000 veces por la CND.

El coreógrafo y Premio Nacional de Ciencias y Artes 1999, Guillermo Arriaga Fernández, falleció ayer a los 87 años de edad, a causa de neumonía. Sus más de 60 años de trayectoria se traducen en un vasto legado –más de 400 coreografías-, donde destaca su obra Zapata con música de José Pablo Moncayo, muy valorada a nivel nacional e internacional.
Su fallecimiento ocurrió alrededor de las 10:30 horas en su domicilio particular en la ciudad de México. El presidente de Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, escribió a través de Twitter: “Lamento el deceso de Guillermo Arriaga, un fundador de la danza mexicana contemporánea”. Recordó que su coreografía Zapata fue aplaudida en escenarios de todo el mundo por su dramatismo y militancia.
Mientras que la directora general del INBA, María Cristina García Cepeda, externó su pésame por el fallecimiento del bailarín e informó que la institución que preside rendirá dentro unos días un homenaje póstumo al artista, nacido en la ciudad de México el 4 de junio de 1926.
El coordinador nacional de Danza del INBA, Cuauhtémoc Nájera, señaló que Arriaga fue una figura señera en la danza moderna mexicana, y Zapata, un hito en la historia nacional de esta disciplina.
A las condolencias se sumaron, también vía Twitter, el Instituto Veracruzano de la Cultura (Ivec) y el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), así como el escritor Alejandro Sandoval y el productor y director cinematográfico Guillermo Arriaga.
PERFIL. Nacido en la ciudad de México, en 1926, Guillermo Arriaga fue bisnieto del  abogado constituyente, liberal y federalista Ponciano Arriaga. A los 15 años inició sus estudios de danza y a los 23 comenzó su carrera profesional en el Ballet Nacional de México. Estudió con Anna Sokolow, Waldeen von Falkenstein, José Limón, Doris Humphrey, Margaret Craske, La Meri y Myra Kinch.
Su pasión por la danza lo llevó librar fuertes luchas a favor de la disciplina artística. Una de ésta tuvo su recompensa al ser incluida la danza en el Seminario de Cultura Mexicana en 1942 y figurar en la Academia de las Artes, además en 1982, como director de danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), estableció el Premio Nacional de Coreografía Fonapas-UAM (actualmente INBA-UAM).
También fue fundador de grupos y entre éstos destacan lo que hoy se conoce como el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón, del Ballet Mexicano, y con Alejandro Jodorowsky, creador del primer grupo de mimos mexicanos.
Asimismo, fue integrante de la Academia de Danza Mexicana y del Ballet de Bellas Artes del INBA, como coreógrafo, maestro y primer bailarín.
Entre los premios que se le otorgaron, destacan el Nacional de Ciencias y Artes 1999 y académico de número de la Academia de Artes, además de ser condecorado con la Medalla de Oro de Bellas Artes por su labor de 54 años en el INBA y en el 50 aniversario de su coreografía Zapata. 
En agosto de 2011, durante la celebración por sus 85 años de vida, Guillermo Arriaga dijo: “Yo lo único que he hecho es tratar de pagar un poquito a este maravilloso país que amo y profundamente adoro, por lo que me ha dado”. 
“He sido maestro muchos años. Siempre les digo: ustedes nunca serán ricos; esto es una vocación y si la tienen de verdad, cúmplanla, y si esto no es su camino, entonces búsquense otra chamba”, añadió Arriaga en esa ocasión.
CARRERA. Guillermo Arriaga fue un prolífico artista. Además de bailarín y coreógrafo, destacó, además, como compositor, escritor, investigador y promotor cultural. Pero el cénit de su carrera fue Zapata, estrenada mundialmente en 1953 en Bucarest durante el Festival Mundial de la Juventud Democrática y que ya fue representada más de 2000 veces por la Compañía Nacional de Danza.
Además, es autor de piezas coreográficas cortas para distintas series de televisión en México y el extranjero; coreografías para cine, ópera, teatro y más de 60 obras de repertorio para diversos grupos folklóricos, Arriaga marcó su estilo personal en sus obras como El sueño y la presencia (1951), La balada mágica (1952), Cuauhtémoc (1954) y La recepción del fuego olímpico en Teotihuacán (1968).
Los restos mortales de Guillermo Arriaga fueron velados en la funeraria J. García López-Casa Pedregal, de la colonia San Ángel.

Imprimir