Investigan con emisiones lumínicas la composición de objetos celestes | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Investigan con emisiones lumínicas la composición de objetos celestes

Foto: Archivo

El gas ionizado o plasma de objetos celestes, como la Nebulosa de Saturno, puede tener componentes aún no descritos, revela un estudio realizado por investigadores del Instituto de Astronomía (IA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En un comunicado, la UNAM indicó que los astrofísicos Michael G. Richer, Leonid Georgiev (ya fallecido) y Silvia Torres-Peimbert, del IA, además de Anabel Arrieta, de la Universidad Iberoamericana, compararon el movimiento del plasma con la utilización de las emisiones lumínicas de los átomos derivadas de distintos procesos.

El objetivo del estudio, agregó la universidad, era investigar si surgen de la misma parte del objeto estudiado y encontraron un componente no esperado.

Los resultados, publicados en The Astrophysical Journal, se obtuvieron tras medir los componentes del plasma de un objeto celeste muy brillante, la Nebulosa de Saturno o NGC 7009.

Ellos sugieren la necesidad de realizar más análisis de este tipo en otros objetos para comprender la producción de átomos en el universo, precisó Richer, jefe del Observatorio Astronómico Nacional y primer autor del estudio.

En el universo cercano aproximadamente 90 de cada 100 átomos son de hidrógeno; de los otros 10, entre ocho y nueve son de helio y el resto representa a todos los demás elementos conocidos.

Si se considera su fracción de masa, el hidrógeno es de entre 73 y 74 por ciento de la misma; el helio, 25 por ciento, y los demás, menos de dos por ciento, añadió.

Durante la Gran Explosión (o Big Bang, que dio origen al universo) y los tres minutos que siguieron, se formaron el hidrógeno y el helio, así como cantidades minúsculas de litio y berilio. Casi la totalidad de los otros elementos que conocemos se crearon en el interior de las estrellas.

Para conocer cuántos átomos más pesados que el hidrógeno y el helio hay en el universo, los astrónomos miden el número de aquéllos a partir de la cantidad de luz que irradian. Los de oxígeno emiten luz de varias maneras: una, que produce luz intensa, se debe a choques entre ellos y los electrones.

"Con esa luz brillante podemos medir la abundancia del oxígeno con nuestros telescopios e instrumentos a través de todo el universo. Los resultados con este método señalan que el oxígeno representa, en promedio, un poco menos que el uno por ciento de la masa del universo", detalló Richer.

Otra forma de medir es mediante luz muy débil, que se emite si átomos ionizados se combinan con un electrón para producir un átomo eléctricamente menos cargado. "Si calculamos la composición química con el uso de esta luz siempre encontramos que la cantidad de oxígeno es mayor que si se utiliza la luz brillante", dijo.

El segundo método, que mide las líneas de recombinación al combinar los átomos con electrones en el plasma, requiere detectores muy potentes, que se han desarrollado desde finales de la década de los 80 y durante los 90.

"Lo que pudimos afirmar es que parece que hay un segundo componente de material que emite, principalmente, en las líneas de recombinación, que tiene una cinemática diferente al resto del gas que emite en las líneas que resultan de colisiones", concluyó Richer.

wg3

Imprimir