Muere José Emilio Pacheco,“maestro imprescindible y el poeta mayor” | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Muere José Emilio Pacheco,“maestro imprescindible y el poeta mayor”

INÉDITO. José Emilio Pacheco terminó un inventario dedicado a Juan Gelman, fallecido el pasado el 14 de enero.

El poeta, novelista, ensayista y traductor José Emilio Pacheco Berny falleció ayer  a las 18:20 horas a causa de un paro cardiorrespiratorio. “Se fue tranquilo, en paz. Murió en la raya, como él hubiera querido”, dio a conocer su hija Laura Emilia Pacheco.
Desde el pasado sábado, el autor de Las batallas en el desierto había sido internado en el Instituto Nacional de  Ciencias Médicas Salvador Zubirán, y en los reportes que ayer ofreció Laura Emilia a las 11:30 y 16:30 horas, indicaban que su padre estaba delicado y su pronóstico era reservado. “Él se encuentra en una situación difícil y vamos a ver qué pasa. Nos vemos a las 19:30 horas”.
Pero ese tercer reporte no llegó porque alrededor de las 18:40 horas, Laura Emilia, muy afligida, anunció a los reporteros que 20 minutos antes su padre había fallecido. “Murió en la raya, como él hubiera querido”, agregó. José Emilio Pacheco tenía 74 años de edad (1939-2014)
Su último trabajo, dijo, lo terminó el viernes y se trata de un inventario dedicado a Juan Gelman, quien falleció el pasado 14 de enero a la edad de 83 años. “Ese día se acostó después de escribir y ya no despertó”, agregó Laura Emilia.
José Emilio Pacheco, a partir de las 12:00 horas, será velado hoy en El Colegio Nacional —del cual fue integrante desde 1986—  y ahí se podrán despedir de él sus lectores, familiares  y amigos. Al respecto, Marcelo Uribe, editor de Pacheco, indicó que el cuerpo del poeta permanecerá en el INCMNSZ y hoy llegará a El Colegio Nacional.
ADIÓS A UN GRANDE. Tras conocer la muerte del autor de Los elementos de la noche, el presidente Enrique Peña Nieto, en su cuenta de Twitter, escribió: “Ha fallecido un gran representante de nuestra literatura. México extrañará al gran escritor José Emilio Pacheco. Descanse en paz”.
Las condolencias y el pésame a la familia se fueron sucediendo y el Fondo de Cultura Económica lamentó el deceso del escritor, de quien dijo: “es autor de libros clave para la literatura escrita en español y será recordado como figura fundamental para las letras mexicanas”.
El presidente del Conaculta, Rafael Tovar y de Teresa, dijo que el fallecimiento de Pacheco es una inmensa pérdida para las letras universales. Mi pésame a sus deudos. Por su parte,  el flautista Horacio Franco indicó que “es triste su muerte. Otra gran pérdida para la cultura mexicana e hispana. Mis condolencias a Cristina y familia”.
Mientras que el escritor Jorge Volpi destacó que “se ha ido una de nuestras inteligencias más generosas, discreto guía cívico, maestro imprescindible, poeta mayor: José Emilio Pacheco”.
PERFIL. José Emilio Pacheco Berny nació en la ciudad de México el 30 de junio de 1939. Estudió en la UNAM y allí inició sus actividades literarias en la revista Medio Siglo. Dirigió con Carlos Monsiváis el suplemento de la revista Estaciones, fue secretario de redacción de la Revista de la Universidad y de “México en la Cultura”, suplemento del diario Novedades, así como jefe de redacción de “La Cultura en México”, suplemento de Siempre! Dirigió la Biblioteca del Estudiante Universitario.
Fue profesor en varias universidades de los Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, e investigador en el Departamento de Estudios Históricos del INAH. Fue integrante de la llamada generación de los 50 y desde que publicó su primer libro de poemas Los elementos de la noche, su influencia en la letras se fue acrentando.
De acuerdo con el Instituto Cervantes, su obra poética, caracterizada por la depuración extrema de elementos ornamentales, destaca por el compromiso social con el país. Temas como el paso del tiempo, la vida o la muerte vertebran su obra. En tanto, su obra narrativa destaca por la experimentación en nuevas estructuras y técnicas narrativas. Temas como la pérdida y singularidad de la niñez, así como la relaciones afectivas, son recurrentes en su obra, aspectos todos ellos enmascarados por su preocupación social e histórica de México.
En su trabajo periodístico, el escritor difunde las virtudes de los héroes y los momentos decisivos en la historia del país, refiere por su parte El Colegio Nacional, del que fue miembro desde 1986. “Su labor como editor y como traductor es gigantesca”.
Tarde o temprano recopila sus primeros seis libros de poemas: Los elementos de la noche, El reposo del fuego, No me preguntes cómo pasa el tiempo, Irás y no volverás, Islas a la deriva, Desde entonces, a los que han seguido Los trabajos del mar, Miro la tierra, Ciudad de la memoria, así como un volumen de versiones poéticas: Aproximaciones.
Es autor de dos novelas, Morirás lejos y Las batallas en el desierto, y de tres libros de cuentos: La sangre de Medusa, El viento distante y El principio del placer. Editó numerosas antologías, como la Antología del modernismo y obras de muchos autores como Federico Gamboa y Salvador Novo. Entre sus traducciones figuran Cómo es, de Samuel Beckett; De profundis de Oscar Wilde; Un tranvía llamado deseo, de Tennesee Williams, a las que se han sumado en años recientes Cuatro cuartetos, de T. S. Eliot y Vidas imaginarias, de Marcel Schwob.
PREMIOS. Se le han otorgado los premios Magda Donato (1967) por Morirás lejos; el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes (1969) por No me preguntes cómo pasa el tiempo; el Premio Xavier Villaurrutia (1973) por El principio del placer; el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Autónoma de Sinaloa (1979); el Premio Nacional de Periodismo (1980) en el renglón de Divulgación Cultural; el Malcolm Lowry (1991) por Trayectoria en el campo del Ensayo Literario; el Premio Nacional de Ciencias y Artes (1992) en el campo de Lingüística y Literatura, así como el premio Fernando Benítez de periodismo cultural (1995).
También obtuvo el Premio José Asunción Silva (1996) al mejor libro de poemas en español publicado entre 1990 y 1995 por El silencio de la luna; el Premio Mazatlán de Literatura (1998) por Álbum de zoología; el Premio José Fuentes Mares (2000) por La arena errante; el Primer Premio Iberoamericano de Letras José Donoso, (2001) otorgado por la Universidad de Talca, Chile; el Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo (2003); el Premio de Poesía Iberoamericana Ramón López Velarde (2003); el Premio Internacional Alfonso Reyes (2004); el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (2004), y el II Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada “Federico García Lorca” (2005).
En los últimos años recibió muchos otros honores y distinciones, entre los cuales sobresalen su nombramiento como Académico Honorario de la Academia Mexicana de la Lengua (2006); la Medalla al Mérito Artístico que le fue otorgada en Chihuahua durante la celebración del Primer Encuentro Internacional de Escritores (2007), evento que le fue dedicado; el Premio al Mérito Literario (2008), que le fue otorgado en el marco del Cuarto Festival Internacional “Letras en San Luis”; la Medalla de Bellas Artes, que le fue conferida durante el homenaje que se le rindió por el 70 Aniversario de su natalicio y el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Autónoma de Nuevo León (2009).
Además fue reconocido con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2009), otorgado por el Patrimonio Nacional de España y la Universidad de Salamanca; el Premio Miguel de Cervantes (2010), el de más prestigio concedido en España a un escritor; el Doctorado Honoris Causa que le otorgó la Universidad Nacional Autónoma de México (2010), por ser figura central de la poesía en español de los últimos 50 años, la Medalla de Oro al Mérito Artístico otorgado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (2010), y el Premio Alfonso Reyes, otorgado por el Colegio de México (2011), “por contribuir de manera relevante al conocimiento y difusión de las humanidades y por los aportes a la cultura hispanoamericana”.

Imprimir