Beber agua es vital, pero beber demasiada puede ser muy malo | La Crónica de Hoy
Facebook Twitter Youtube Jueves 29 de Diciembre, 2016

Beber agua es vital, pero beber demasiada puede ser muy malo

La potomanía es un trastorno de la alimentación y debe ser tratado de forma urgente e integral

El agua es un líquido vital y es el componente más abundante del cuerpo humano ya que  representa más de la mitad del peso corporal. Se encuentra distribuida en los diferentes tejidos y órganos corporales como los huesos, músculos, la sangre y todos los fluidos corporales. 

Todos los procesos que se realizan en el organismo, digestión, absorción de alimentos, circulación, respiración, excreción y eliminación de sustancias tóxicas, se llevan a cabo gracias al agua, por ello es importante reponerla diariamenteEl nivel de sodio en la sangre es un indicador del volumen de agua que existe en el organismo, cuando éste es elevado, el cuerpo retiene agua para diluir el exceso de sodio, aumentando la sensación de sed y produciendo menos orina, pero si es bajo los riñones excretan más agua para restaurar el equilibrio, lo que ocasiona daños a la salud. La concentración de agua está equilibrada cuando se compensan las pérdidas diarias, y para ello, las personas sanas, con un funcionamiento normal de los riñones y que no transpiren excesivamente, deben tomar de un litro y medio de líquido a dos cada día..

A pesar de que el volumen de agua en la sangre es muy poco, es fundamental para el correcto funcionamiento del cuerpo y debe mantenerse permanente y constante. Sin embargo hay funciones o situaciones que cuando se presentan provocan la eliminación de gran cantidad de agua lo que aumenta la necesidad de su consumo más de lo normal porque se pone en riesgo el equilibrio existente: la diarrea, el vómito, las infecciones, el sudor excesivo, el consumir una alimentación excesivamente salada, son algunos de los factores que hacen que el consumo de agua deba aumentarse.

Por la edad, la actividad que se realiza y el estado de salud, la cantidad de agua que necesita cada organismo está condicionada por la necesidad de que los líquidos corporales tengan el volumen y la concentración de sales y componentes precisos para asegurar el equilibrio en las funciones biológicas. La concentración ideal de agua presente en el organismo tiene relación con la  cantidad de electrólitos que se tengan, que son soluciones o sustancias disuelta que constan de diversos químicos que ayudan al funcionamiento del cuerpo como son el sodio, calcio, potasio, cloro, magnesio y bicarbonato entre otros.

Muchas personas con el afán por llevar una "vida saludable y bajar de peso", o porque las modas y anuncios así lo promueven, consumen más agua de la que su organismo necesita, pensando en que este vital líquido por ser natural no hace daño, lo que es un verdadero problema, ya que además de ser un síntoma de desequilibrio psiquiátrico, el exceso de agua en el organismo tiene consecuencias físicas severas.

La conservación del agua en el organismo y por lo mismo la emisión de la señal de su falta, en forma de sed, es una de las funciones del hipotálamo que es la parte del cerebro que controla diversos aspectos de la conducta emocional.

Los especialistas consideran que beber agua en forma  excesiva, de manera compulsiva y sin que exista sensación de sed, es parte de un desequilibrio psiquiátrico relacionado con el control de impulsos.

Este comportamiento que forma parte de los conocidos como trastornos alimenticios se conoce potomanía y es un problema que debe ser atendido por nutriólogos, endocrinólogos y psicólogos, ya que forma parte de una adicción y de conducta obsesiva-compulsiva que puede dañar mucho la salud integral.

Pero ¿por qué el tomar mucha agua puede causar daño? Los riñones están capacitados para expulsar varios litros de orina al día, o bien, en caso de deshidratación, conservar el líquido y deshacerse solamente de 500 mililitros. Al mismo tiempo se calcula que se pierden 750 mililitros de agua por la evaporación a través de la piel y los pulmones, cantidad que puede incrementar en caso de practicar ejercicio o estar expuesto a clima cálido.

Sin embargo algunas de las consecuencias de tomar agua en exceso debido a que los minerales como el sodio, potasio y magnesio se diluyen con mayor rapidez en el plasma sanguíneo, son:

·         Fallas en el ritmo cardiaco, por pérdida de minerales como potasio, sodio y magnesio.

·         Fallas en el funcionamiento de los riñones.

·         Daños cerebrales por bajos niveles de sodio en la sangre.

·         Calambres en las piernas.

·         Alteraciones en la composición de la sangre y en el equilibrio de los fluidos y electrolitos del cuerpo.

·         Problemas mentales como la pérdida de agilidad mental, alucinaciones, convulsiones y hasta parálisis cerebral.

·         Pérdida de minerales

·         Hiponatremia, que es un mal funcionamiento del cerebro y se debe a la carencia de sodio lo que produce a su vez, náuseas, dolores de cabeza intensos, somnolencia profunda y prolongada, y en casos graves convulsiones, parálisis, estado de coma y hasta la muerte por estado de shock, lo que se manifiesta con palidez, frío, pulso débil y respiración superficial. 

 La potomanía afecta principalmente a mujeres quienes, convencidas de que con esto podrán bajar de peso sin problema, beben más de dos litros de líquidos diariamente.

Esta adicción se relaciona con uno o varios trastornos de personalidad, como la ansiedad, la anorexia, las carencias afectivas y la falta de autoestima, pero también con enfermedades como la diabetes, alteraciones del hipotálamo o ingerir algunos medicamentos que intervienen en las funciones del riñón.

Es por ello que se deben conocer los niveles de agua que cada persona debe ingerir diariamente, según sus condiciones y actividades. Una persona normal que es sedentaria o realiza poco ejercicio, debe consumir de un litro y medio a dos. Atletas y personas con actividades físicas severas, como cargadores, albañiles, deben consultar a un médico para determinar la cantidad de agua que necesitan diariamente.

La potomanía es un trastorno de la alimentación y debe ser tratado de forma urgente e integral y con apoyo de nutriólogos, psicólogos y endocrinólogos.

Imprimir